Cese fulminante del gerente de la sanidad catalana por desavenencias con la consejera

Ha sido cesado fulminantemente Francisco José María, gerente del Instituto Catalán de la Salud (ICS), el mayor proveedor de servicios sanitarios de Cataluña, la entidad de sanidad

Foto: Cese fulminante del gerente de la sanidad catalana por desavenencias con la consejera
Cese fulminante del gerente de la sanidad catalana por desavenencias con la consejera
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Ha sido cesado fulminantemente Francisco José María, gerente del Instituto Catalán de la Salud (ICS), el mayor proveedor de servicios sanitarios de Cataluña, la entidad de sanidad pública de la Generalitat, con más de 38.000 trabajadores. Según fuentes de la consejería de Salud, el cese de José María refuerza la posición de la consejera, Marina Geli. Las fuentes precisan que había una situación de “total enfrentamiento” entre ambos.

    Durante el mandato de José María ha habido incomprensibles expedientes sancionadores. Algunos por hechos banales. Los médicos siempre han creído que eran perseguidos, al considerarse peor tratados que otros estamentos. Un profesor de Derecho Administrativo, en ejercicio como abogado, manifestó que “ninguna consejería ha tratado jamás a sus funcionarios como lo ha hecho la de Salud bajo José María”.

    Ignorando que su gestión hizo que millares de médicos exigiesen su dimisión, José María utilizó ayer términos nostálgicos para referirse a su mandato en una carta que mandó por correo electrónico a una gran parte de los 38.000 empleados del ICS. En ella, expresaba su "decepción por no poder continuar al frente de un proyecto tan ambicioso". Admitía "haber sido cesado", pero no comentaba causa alguna.

    El Confidencial ya informó el pasado 7 de julio que el ICS se encontraba en situación de quiebra técnica. Añadió que una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña acababa de obligar al ICS a pagar una cantidad estimada entre setenta y cien millones de euros por la jubilación obligatoria masiva de médicos comprendidos entre los 65 y los 70 años. El padre de esta operación, declarada judicialmente improcedente, fue Francsico José María. Paradójicamente, aquella decisión fue acordada por él para reducir gastos. La jubilación era paralela a la contratación de médicos del Tercer Mundo y de Europa del Este, con menos requerimientos profesionales que los autóctonos cesados.

    Otra imputación, formulada contra José María por sectores médicos de izquierdas y de derechas, era el deseo de privatizar la institución, empezando por sustituir el personal médico con estatuto profesional (de hecho funcionarios) por personal laboral. Los médicos extranjeros serían un elemento deliberado del proceso.

    Otras informaciones destacaron la estrecha relación de José María con el presidente del Consorcio Hospitalario de Cataluña, el ex alcalde de Reus Josep Abelló Padró y su predecesor Carles Manté. El citado consorcio es visto como un elemento en la sombra y a la espera interesada del proceso que pueda seguir el ICS. Numerosas incógnitas se centran en la empresa Innova de Reus, a la que estuvo vinculado José María.

    Sin duda, la situación económica del ICS -hoy peor que antes de su mandato– obligará a replanteamientos, ahora más necesarios por la crisis económica general. Pero pensar que ello podía ser posible con la manera de obrar de José Maria fue un sueño, o una pesadilla, de la cual parece que felizmente la Generalitat se ha despertado, con una decisión que ayer mereció muchos aplausos.

    Pan, trabajo y libertad

    José María es un antiguo dirigente del Partido del Trabajo de España (PTE) y hoy presidente del colectivo 'Pan Trabajo y Libertad', que fue constituido en enero del 2006, exclusivamente por antiguos militantes de aquella organización marxistaleninista.

    Llegó al cargo el diciembre del 2006, sin poseer ninguna experiencia como gestor. Después del descalabro electoral de 1979, militantes del PTE se aproximaron al PSC, de la mano del antiguo dirigente socialista Eduardo Martín Toval, hoy retirado de la política. Uno de aquellos antiguos dirigentes del PTE fue Calixto Corral, presidente y único propietario de Fincas Corral, en una situación con características de puro derribo. Hoy Corral se encuentra en paradero desconocido. José María pasó a ser un abogado de organizaciones patronales del sector sanitario, y actuó con mucha severidad en procedimientos legales contra trabajadores.

    Su nombramiento como la máxima autoridad de la principal empresa pública catalana creó desconcierto. Desde su llegada las relaciones laborales empeoraron. “Nunca se había llegado a nada parecido a los desastrosos niveles de falta de diálogo que impuso José María”, manifestó un dirigente del Sindicato de Médicos de Cataluña.

    Por ello, la designación del doctor Enric Argelagués Vidal como substituto fue recibido con gran satisfacción. Es un prestigioso hematólogo, antiguo director del programa de donación y transfusión sanguínea de la Generalitat, en tiempos de Jordi Pujol. Ahora ocupaba el cargo de gerente del hospital público “Hermanos Trías y Pujol”. Trabajadores de este centro le han definido como "un hombre diálogo, la antítesis de José María”.

     
    España
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0comentario
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios