Es noticia
Menú
La detención del traficante de armas Al Kassar vuelve a poner en evidencia a Marbella como capital de la mafia internacional
  1. España

La detención del traficante de armas Al Kassar vuelve a poner en evidencia a Marbella como capital de la mafia internacional

El nombre de Marbella ha vuelto a dar la vuelta al mundo. Y no para bien. En esta ocasión, con motivo de la detención del traficante

Foto: La detención del traficante de armas Al Kassar vuelve a poner en evidencia a Marbella como capital de la mafia internacional
La detención del traficante de armas Al Kassar vuelve a poner en evidencia a Marbella como capital de la mafia internacional

El nombre de Marbella ha vuelto a dar la vuelta al mundo. Y no para bien. En esta ocasión, con motivo de la detención del traficante de armas de origen sirio Monzer Al Kassar. La prensa digital de medio planeta, de Qatar a EEUU, de Israel a Argentina, no se ha resistido a recordar este fin de semana que Al Kassar es conocido como “El Príncipe de Marbella”, donde reside intermitentemente con su familia en un palacete desde los años 80.

Al Kassar pertenece, junto a su presunto socio Judah Eleazar Binstock y destacados capos italianos, a ese ramillete de oscuros delincuentes internacionales vinculados a los servicios secretos de medio mundo, incluida la CIA, que gozan de una sorprendente impunidad y que, casualmente, residen -o residían- en Marbella.

Monzer Mohammad Al Kassar Tarnsbusch se asentó en la Costa del Sol en 1984, fecha en la que se compró la mansión Mifaidil, por la que pagó 7 millones de dólares de la época. Se trata de una suntuosa villa situada en la urbanización Atalaya de Río Verde, junto a Puerto Banús. Entre otros lujos, la residencia cuenta con un jardín y dos fuentes, un búnker arabesco, un helipuerto privado y una sala de comunicaciones. Según la prensa malagueña, también es propietario de una veintena de apartamentos en el lujoso edificio Gray D´Albion de Puerto Banús y de otros inmuebles en la urbanización Nueva Andalucía, de cuyo casino es cliente asiduo. De él se dice que fue quien buscó las localizaciones de las mansiones de los muchos árabes que posteriormente acudieron a Marbella, y que “siempre vuelve a Mifaidil”.

La trayectoria de Al Kassar es de las que forjan leyenda. Este hombre, natural de Yabroud (Siria), de 62 años y traficante de armas de profesión, ha sido relacionado a lo largo de su vida con ex jefes de Estado y dictadores como Carlos Menem, Augusto Pinochet, Hafed El Assad, Yasir Arafat o Sadam Hussein. Su nombre, que en árabe significa fortaleza o alcázar, es uno de los que más se repiten en las listas de los servicios secretos de medio planeta. A lo largo de su vida se ha visto envuelto en múltiples escándalos de tráfico de armas, blanqueo de dinero, terrorismo internacional, tráfico de vehículos robados, falsificación de documentos y turbios asesinatos sin esclarecer. Sin embargo, siempre se ha librado de la justicia.

Le han declarado persona non grata en al menos cuatro países, entre ellos España. En 1987, el Ministerio del Interior intentó expulsarle del país por considerar que comprometía la seguridad del Estado. No obstante, los tribunales españoles dictaminaron que no había motivos para ello y, posteriormente -cuando en agosto de ese año Al Kassar abandonó el país-, el Gobierno español dictó una orden para prohibir su entrada durante tres años. En 1991, cumplido este plazo, llegó de nuevo a nuestro país con pasaporte argentino, y el Gobierno tuvo que concederle una tarjeta de residencia porque su documentación era legal.

Un año después, volvió a ser perseguido por la Justicia española por suministrar las armas al comando del Frente de Liberación Palestino que secuestró en aguas egipcias al buque italiano Achile Lauro, una operación que le costó la vida a un pasajero judío norteamericano. Al Kassar fue finalmente absuelto en marzo de 2005, y España renunció a seguir reclamándole seis millones de dólares bloqueados en Suiza a instancias de ese país.

“Una trampa de la DEA”, según el abogado de Al Kassar

El nombre de Marbella ha vuelto a dar la vuelta al mundo. Y no para bien. En esta ocasión, con motivo de la detención del traficante de armas de origen sirio Monzer Al Kassar. La prensa digital de medio planeta, de Qatar a EEUU, de Israel a Argentina, no se ha resistido a recordar este fin de semana que Al Kassar es conocido como “El Príncipe de Marbella”, donde reside intermitentemente con su familia en un palacete desde los años 80.

Marbella