Es noticia
Menú
Responde así al portavoz del PNV Josu Erkoreka, quien criticó las similitudes en la actuación en el País Vasco entre los partidos mayoritarios
  1. España

Responde así al portavoz del PNV Josu Erkoreka, quien criticó las similitudes en la actuación en el País Vasco entre los partidos mayoritarios

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que actuará "contra viento y marea" en el final de ETA y en la pacificación del País

Foto: Responde así al portavoz del PNV Josu Erkoreka, quien criticó las similitudes en la actuación en el País Vasco entre los partidos mayoritarios
Responde así al portavoz del PNV Josu Erkoreka, quien criticó las similitudes en la actuación en el País Vasco entre los partidos mayoritarios

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que actuará "contra viento y marea" en el final de ETA y en la pacificación del País Vasco y consideró que el miércoles quedó demostrado que el PSOE y el PP ya no comparten nada salvo el dolor por las víctimas. En su respuesta al portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, en el debate sobre el estado de la nación, Zapatero hizo hincapié en el nuevo escenario que han abierto en Euskadi las elecciones del 17 de abril. En ese nuevo tiempo aseguró que se va emplear "a fondo" para que "la oportunidad cuaje" y lo hará "contra viento y marea, contra el viento de la deslealtad y la marea de la intolerancia".

Un objetivo ante el que se mostró convencido de que el PNV actuará con responsabilidad. Zapatero rechazó las críticas de Erkoreka ante las similitudes del PSOE y PP en su actuación en el País Vasco y dijo que "por desgracia" para ambas formaciones y tras la sesión de ayer en el debate sobre el estado de la nación, ya sólo comparten en este momento el mucho dolor sufrido a consecuencia del terrorismo. "A partir de ahí, es evidente que ya no compartimos nada más", remachó el presidente del Gobierno.

Zapatero garantizó que su Gobierno va a actuar en todo momento conforme a los principios del Estado de Derecho, y en aplicación de esa máxima dijo que no se actuado para ilegalizar al Partido Comunista de las Tierras Vascas porque no hay elementos objetivos para deducir que esta formación incumple la ley de partidos. "Los cálculos y las insidias como las de ayer se las dejamos a otros", añadió Zapatero, quien hizo hincapié en que la ley de partidos sigue en vigor y su Gobierno sólo actuara para ilegalizar una formación de acuerdo con el Estado de Derecho, y no por un mero cálculo a corto, medio o largo plazo, por conveniencia o estrategia.

Además, se mostró convencido de que el tiempo dará la razón a quien actúa se esa forma. Zapatero dijo que le parece "una notable exageración" decir que el autogobierno del País Vasco está menguado y rechazó ligar este asunto con las discrepancias sobre el cupo vasco, "a no ser que -precisó- por autogobierno se entienda que el Estado tiene que hacer con o sin razón lo que diga un Gobierno, en este caso el vasco".

Acuerdo sobre el cupo

El jefe del Ejecutivo confió en un acuerdo sobre el cupo y recordó una serie de actuaciones del último año que han beneficiado al País Vasco, como derogar que la convocatoria de un referéndum ilegal sea delito. La actuación ante el problema de los astilleros de Izar, el impulso en Europa de las lenguas de las Comunidades Autónomas, entre ellas el euskera, la primera Conferencia de Presidentes (agradeció la presencia en ella del lehendakari, Juan José Ibarretxe) y las inversiones en infraestructuras fueron otras cuestiones apuntadas por Zapatero.

Para él, el incremento del autogobierno y el futuro de Euskadi "sólo tienen un camino", el de la sensatez, el sentido común y la convivencia. Además, rechazó la crítica previa de Erkoreka asegurando que la cuestión del autogobierno vasco está igual de bloqueada que con el Gobierno de José María Aznar y destacó el papel que debe jugar el Partido Socialista de Euskadi en el nuevo escenario abierto en el País Vasco.

Para Zapatero el resultado de los comicios pone de manifiesto que el PNV pidió a los electores un respaldo casi plebiscitario para que le arreglaran el problema del Plan Ibarretxe, cuando, en democracia, son los partidos los que tienen que dar soluciones a los ciudadanos.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que actuará "contra viento y marea" en el final de ETA y en la pacificación del País Vasco y consideró que el miércoles quedó demostrado que el PSOE y el PP ya no comparten nada salvo el dolor por las víctimas. En su respuesta al portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, en el debate sobre el estado de la nación, Zapatero hizo hincapié en el nuevo escenario que han abierto en Euskadi las elecciones del 17 de abril. En ese nuevo tiempo aseguró que se va emplear "a fondo" para que "la oportunidad cuaje" y lo hará "contra viento y marea, contra el viento de la deslealtad y la marea de la intolerancia".

Debate Estado de la Nación