Los bancos se preparan para las primeras pérdidas por la crisis de los suministros
  1. Empresas
CRISIS

Los bancos se preparan para las primeras pérdidas por la crisis de los suministros

Las entidades tienen en vigilancia a las empresas más afectadas por el repunte de los precios energéticos y por los problemas de suministros y aprecian los primeros deterioros

Foto: Empresa industrial de Bilbao. (EFE/Miguel Toña)
Empresa industrial de Bilbao. (EFE/Miguel Toña)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Problemas a la vista en una de las mayores carteras empresariales de la banca. Las entidades financieras han empezado ya a percibir las primeras señales de deterioro en sus grandes clientes industriales a raíz de la crisis de los suministros y del encarecimiento de los costes de producción por la energía. Bancos consultados por este medio reconocen que ya han encontrado "algún síntoma preocupante", por lo que podrían asumir las primeras pérdidas en las cuentas que se cerrarán a final de año.

Estas fuentes añaden que todavía no se ha llegado a impagos por las dificultades transitorias que sufren las empresas industriales —principalmente automovilísticas—. Explican que estas compañías están esquivando los primeros golpes de la crisis gracias la liquidez que guardan de las líneas ICO (Instituto de Crédito Oficial) que recibieron en 2020.

Foto: El logo de General Electric junto al nombre de sus tres grandes divisiones. (Reuters/Dado Ruvic)

El miedo del sector es que la crisis de los suministros y los altos costes energéticos se acentúen durante la primera mitad de 2021 y provoquen algún gran susto. Por ello, y por los "peores síntomas", algunos bancos están planteando llevar parte de su cartera industrial a la clasificación de créditos bajo vigilancia ('Stage 2', por la terminología de supervisión), algo que de por sí implica un desembolso importante en dotaciones, según reconoce el alto directivo de un gran banco español. Esta clasificación engloba todos aquellos préstamos al corriente de pago, pero con indicios de que podrían dejar de hacerlo a corto y medio plazo.

La cartera industrial es una de las que más pesa en los balances de los bancos. Las entidades españolas tenían créditos valorados en 108.000 millones a finales de junio en este tipo de empresas, sin contar ninguna relacionada con la construcción. Estas cifras representan un 19% de todo el negocio de empresas de los bancos españoles. Ningún otro sector tiene un peso de tal magnitud.

Ralentización

La preocupación en torno a este segmento coincide con la visión que tiene el Banco de España, según un informe que dio a conocer la semana pasada. El regulador español estima que los problemas en las cadenas globales de suministros podrían impactar en el PIB (producto interior bruto) en entre dos y tres décimas este año, y otras cinco-nueve décimas en 2022.

"Los fuertes desajustes entre oferta y demanda que se han venido registrando recientemente en la industria de semiconductores y circuitos integrados han tenido un impacto negativo muy significativo en el sector del automóvil, donde muchos fabricantes se han visto obligados a paralizar o a recortar sus planes de producción", expone el Banco de España.

placeholder El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. (EFE/Marcial Guillén)
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. (EFE/Marcial Guillén)

El supervisor añade que "las tensiones observadas en diversos mercados energéticos y de materias primas también han repercutido negativamente en numerosos sectores industriales; por ejemplo, en aquellos intensivos en el uso de gas natural —como los de producción de fertilizantes y plásticos— o de magnesio —necesario para producir aleaciones de aluminio—".

El Banco de España asume que este 'shock' durará durante al menos otros tres trimestres —hasta el tercer de 2022— e insiste en que la mayor parte del golpe a la economía española llegará a través del sector automovilístico.

Junto a este foco, supervisores y bancos siguen con atención lo que ocurra con la nueva ola del covid y los efectos que pueda tener en los otros sectores más afectados por la pandemia: turismo y restauración. El próximo año será clave para ver cómo de saneadas están las empresas de estos segmentos.

Problemas a la vista en una de las mayores carteras empresariales de la banca. Las entidades financieras han empezado ya a percibir las primeras señales de deterioro en sus grandes clientes industriales a raíz de la crisis de los suministros y del encarecimiento de los costes de producción por la energía. Bancos consultados por este medio reconocen que ya han encontrado "algún síntoma preocupante", por lo que podrían asumir las primeras pérdidas en las cuentas que se cerrarán a final de año.

Banca Industria
El redactor recomienda