Industria ve la fábrica verde de Heineken en Jaén un ejemplo para la captación de fondos UE
  1. Empresas
70% biomasa y 30% fotovoltaica y eólica

Industria ve la fábrica verde de Heineken en Jaén un ejemplo para la captación de fondos UE

La ministra del ramo, Reyes Maroto, inauguró junto al presidente de Heineken España, Guillaume Duverdier, la nueva caldera de biomasa que abastecerá de energía térmica con residuos de la poda del olivar

placeholder Foto: Fábrica de Cruzcampo en Jaén. Fuente: Heineken
Fábrica de Cruzcampo en Jaén. Fuente: Heineken

El Gobierno de Pedro Sánchez apoya el proyecto de Heineken para producir cerveza en su fábrica de Jaén con energía 100% de origen renovable, una apuesta que cree un ejemplo para la captación de subvenciones europeas, aunque al tratarse de un proyecto concluido ya no puede recibir ayudas comunitarias. La ministra de Industria, Reyes Maroto, se desplazó a la capital jienense para la inauguración de su nueva caldera de biomasa, que pretende cubrir el 70% de las necesidades energéticas de la factoría con los restos de los olivares que se generan en el entorno de la planta. El otro 30% se abastecerá con energía eléctrica de origen fotovoltaica y eólica que produce Iberdrola en su planta de Andévalo (Huelva).

"Esta fábrica es un ejemplo del espíritu con el que nace el Next Generation EU y el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que basa sus pilares en la transición ecológica, la transformación digital y la cohesión social y territorial. Todos estos pilares están representados en esta planta”, ha afirmado la ministra Maroto. Con este proyecto, Heineken asegura que la fábrica de Cruzcampo de la Imora se convierte en la primera fábrica cervecera cero emisiones de España y la más grande de Europa. No obstante, el presidente de Heineken España, Guillaume Duverdier, quiso matizar que la inversión ya está hecha por lo que ya no es subvencionable.

La ministra ha hecho pública la aprobación de un fondo de 500 millones de euros, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, dedicado a inversiones de economía circular y sistemas de gestión y tratamiento de residuos. El Ministerio para la Transición Ecológica ya hizo público esta reserva de fondos dedicados a este fin el pasado mes de noviembre.

placeholder Fuente: Heineken
Fuente: Heineken

Heineken ha instalado una planta de biomasa que se alimenta de los restos de la poda del olivar, un recurso abundante en la provincia de Jaen. Utilizarán 6.000 toneladas de residuos de poda que anteriormente no tenían ningún uso. Eso les permite cubrir sus necesidades de calor y contribuir a mayores ingresos para el campo jienense, otro de los objetivos -el de la cohesión social- que logra este proyecto. Además no genera excendentes, por lo que la empresa pone en valor su aportación a la economía circular. Con este plan pretenden elaborar un millón de cañas de cerveza cada día. Eso permite a Heineken a avanzar en su proyecto de ser cero emisiones de manera global en 2025. Además de la ministra de Industria, al acto de inauguración de la nueva planta de biomasa de Heineken también asistieron autoridades locales, de la Diputación de Jaén y de la Junta de Andalucía.

El Gobierno está mostrándose públicamente junto con los proyectos susceptibles de recibir ayudas europeas con las que España pretende impulsar la recuperación económica tras el covid-19. El pasado viernes la propia ministra de Industria junto con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y rey Felipe VI asistieron a la presentación del consorcio publico-privado de Seat, Iberdrola, Telefónica, Caixabank, Gestamp o Antolín, que pretenden recibir fondos Next Generation para la producción de vehículos eléctricos en España en la próxima década y crear una fábrica de baterías. Maroto aseguró que la fábrica de baterías estará en España, pero no ha querido concretar dónde, porque aún está pendiente de valorar los distintos proyectos recibidos.

Heineken Pedro Sánchez Reyes Maroto Energías renovables Cerveza Social Transformación digital Rey Felipe VI Recuperación económica Resiliencia