Iberdrola cancela la compra de Solarpack por su exposición a la India
  1. Empresas
por más de 600 millones

Iberdrola cancela la compra de Solarpack por su exposición a la India

La compañía con sede en Getxo tiene el 60% de su producción en el extranjero

Foto: Placas solares en Guayarat, India. (Reuters)
Placas solares en Guayarat, India. (Reuters)

Había acuerdo, pero no llegaron al notario. El pasado mes de noviembre, Iberdrola estuvo a punto de formalizar la compra de Solarpack por algo más de 600 millones de euros, según fuentes financieras.La oferta pública de adquisición (opa) era de carácter amistoso y contaba con el visto bueno del núcleo duro accionarial del operador renovable fundado por José María Galíndez y Pablo Burgos, que controlaban entonces en torno al 60% del capital.

La vorágine inversora de Iberdrola alcanzó 10 operaciones corporativas en 2020, a pesar del contexto provocado por el covid, y pudo ser alguna más en caso de haberse sustanciado la carta de Solarpack. La joven renovable con sede en Getxo está especializada en desarrollar, construir y operar proyectos solares fotovoltaicos por todo el mundo y tiene una cartera en explotación de más de 750 MW, con el 60% repartido entre Chile, India, Perú y Uruguay.

El ángulo internacional de Solarpack es, 'a priori', complementario de la política de expansión y consolidación de mercados de Iberdrola. La energética presidida por Ignacio Sánchez Galán invirtió el año pasado en países como Francia, Suecia, Japón e Irlanda en proyectos eólicos marinos, además de Escocia y Brasil para eólicos terrestres (y una distribuidora) y de las compañías eléctricas adquiridas en Australia (Ingifen) y EEUU (PNM Resoruces).

Foto: Foto: Angel Haro, presidente de Prodiel.

Esta compra habría reforzado la condición de líder de Iberdrola en nuestro país, pues cuenta con 11.700 MW y otros 1.800 en construcción, a los que habría sumado otros 300 MW que Solarpack tiene en España. No en vano, la segunda empresa del Ibex tiene el objetivo de llegar a los 25.000 MW para 2025, pero la exposición a la India hizo descarrilar la operación, después de meses de negociaciones, con precio acordado incluido en torno a los 19 euros por acción.

Una vez abortada la operación, Solarpack se disparó en bolsa en el transcurso de varias semanas, como otros promotores renovables o empresas vinculadas al sector. En el caso de la vasca, sus acciones superaron los 34 euros a principios de enero, coyuntura que aprovecharon días después los accionistas de referencia (los hermanos Galíndez, Burgos y Onchena) para vender con descuento respecto a mercado un 12% de la compañía por 114 millones.

Los vendedores explicaron entonces su interés de incrementar el 'free-float' de la sociedad para enmarcar el sentido de la operación. Lo que no añadieron es que dos meses antes, Solarpack estuvo a punto de pasar a manos de Iberdrola a un precio bastante inferior. A finales de enero, tras un 'rally' de más del 60% solo en diciembre, su valor en bolsa se ajustó casi al precio del acuerdo para la venta. El furor renovable seguro que pone en su camino a nuevos pretendientes.

'The Wall Street Journal' con tu suscripción

Con tu suscripción a El Confidencial puedes tener acceso ilimitado a todos los contenidos de 'The Wall Street Journal' por solo 20 euros más. ¡Mejora tu suscripción aquí!

Había acuerdo, pero no llegaron al notario. El pasado mes de noviembre, Iberdrola estuvo a punto de formalizar la compra de Solarpack por algo más de 600 millones de euros, según fuentes financieras.La oferta pública de adquisición (opa) era de carácter amistoso y contaba con el visto bueno del núcleo duro accionarial del operador renovable fundado por José María Galíndez y Pablo Burgos, que controlaban entonces en torno al 60% del capital.

El redactor recomienda