Los ultracongeladores se disparan con la vacuna de Pfizer, pero quizá sea un error
  1. Empresas
LA VACUNA DEBE ALMACENARSE A -75º C

Los ultracongeladores se disparan con la vacuna de Pfizer, pero quizá sea un error

El prometedor anuncio de la vacuna del gigante farmacéutico queda en el aire por la falta de datos científicos y las dificultades logísticas. Mientras, la producción de ultracongeladores se multiplica

placeholder Foto:  Granja de ultracongeladores de Pfizer en Kalamazoo, Michigan. (Pfizer)
Granja de ultracongeladores de Pfizer en Kalamazoo, Michigan. (Pfizer)

El anuncio de una vacuna prometedora por parte de Pfizer ha despertado al mismo tiempo ilusión por las expectativas y ansiedad ante el mayúsculo reto logístico de distribuir la BNT162b2, un producto que necesita almacenarse a temperaturas de unos -75 °C y cuya ventana de caducidad es bastante breve. Los congeladores de este tipo solo se dan en entornos hospitalarios y desde luego no con la capacidad suficiente como para guardar millones de dosis.

Según ha podido saber El Confidencial, grandes fabricantes de este tipo de equipamientos, como ThermoFisher, han multiplicado por tres la producción de ultracongeladores en previsión a la enorme demanda que esta vacuna suscitará de dichos productos. "Ellos tienen capacidad para fabricar, aunque todo depende de cómo se haga la distribución", nos explica una portavoz de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria. "Aún no sabemos si le pedirán a Pfizer que haga toda la cadena de frío o será el propio ministerio quien haga una compra centralizada o hable con las CCAA y decidan cómo hacerlo".

Foto: La sede de la empresa BioNTech en Mainz, Alemania. (EFE)

Desde la multinacional, tratan de apaciguar los ánimos garantizando que "anticipamos que los puntos de vacunación variarán, pero pueden incluir hospitales, centros de salud, lugares de vacunación comunitaria y farmacias", explican a El Confidencial fuentes de Pfizer.

Esto puede ser cierto, pero solo durante unas horas, las que la vacuna sea capaz de mantenerse en buen estado una vez extraída de los contenedores de hielo seco que la farmacéutica se compromete a repartir. Estos sí, pueden resistir hasta 10 días sin ser abiertos, pero el resto del plan —por ejemplo, que cuando ese contenedor, del tamaño de una maleta de viaje y unos 32 kilos de peso, se abra ya haya cientos de personas en fila y preparadas para recibir la inyección— depende del Gobierno. Tendrán que aprovechar cada uno de los viales que se extraigan, el mínimo serán 195 y el máximo 795 dosis, porque luego esos centros de salud o lugares de vacunación no dispondrán de un congelador de temperaturas ultra bajas donde almacenar el resto.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

La propia Pfizer, según contaba el químico y experto en desarrollo de fármacos Derek Lowe, se ha apresurado a hacerse con un buen número de ultracongeladores y ya está detallando con los distintos gobiernos la forma de hacerles llegar la vacuna. "Durante la etapa inicial de la pandemia, nuestros contratos son con los gobiernos y proporcionaremos dosis de acuerdo con el canal y los lugares de vacunación designados por los mismos", añaden desde la empresa estadounidense.

Importante aquí subrayar la palabra 'inicial'. Pfizer prevé fabricar unos 50 millones de dosis a lo largo de 2020 de las que unos cuantos miles llegarían a España a comienzos de 2021. A estas —destinadas a grupos preferentes como sanitarios y mayores de 65 años— puede ser posible hacerles un hueco sin demasiada infraestructura extra, dado que la farmacéutica cuenta con nodos de distribución en Alemania y Bélgica que podrían trasladar los contenedores a España en un par de horas. "Hemos desarrollado planes y herramientas logísticas para asegurar un transporte, almacenamiento y control continuo de la temperatura de las vacunas efectivos", dicen estas fuentes. "Nuestra distribución se basa en un sistema flexible que enviará los viales congelados al punto de vacunación en el momento necesario".

Nuestra distribución se basa en un sistema flexible que enviará los viales congelados al punto de vacunación en el momento necesario

Pero ¿y luego? Para finales de 2021, está prevista una producción mundial de 1.300 millones de dosis de la vacuna. En esta pandemia, la densidad de población ha sido un factor en contra por su capacidad de multiplicar los contagios del coronavirus, pero logísticamente es una bendición para una vacuna como esta. Y por desgracia, un 50% de los españoles vive en municipios con baja densidad de población. En resumen, harán falta nodos intermedios equipados con este tipo de ultracongeladores, que pueden extender la vida útil de esta vacuna hasta seis meses.

"Liebherr tiene 'stocks' de los ultracongeladores en sus almacenes, y Frigicoll la próxima semana también", explican a este periódico desde Frigicoll, distribuidora de la marca alemana, otro de los referentes en este tipo de equipamiento. El problema, según señalan, es que "nadie sabe cuál es la demanda real del mercado a día de hoy, es toda una incógnita".

"Las empresas del sector del frío en España cuentan con la tecnología para conservar la futura vacuna contra covid-19 a la temperatura que sea requerida por la o las compañías farmacéuticas que desarrollen la misma, incluso si esta debe alcanzar muy bajas temperaturas como -70 o -80 grados centígrados", dice Manuel Lamúa, gerente de la Asociación de Empresas del Frío y sus Tecnologías. "La industria del frío en nuestro país es puntera tecnológicamente y, además, cuenta con experiencia de años en el desarrollo de instalaciones especiales para conservar cualquier tipo de producto a muy bajas temperaturas".

La complicada logística de la vacuna a 80 grados bajo cero

Hay otro factor. Pfizer ha revelado estar desarrollando también un tamaño de contenedor aún más pequeño para poder satisfacer pedidos allí donde la densidad de población sea menor. Estos deberían estar listos, según los planes de la empresa, en 2021... pero ¿quizá sea ya demasiado tarde para entonces?

En Estados Unidos, el CDC ha dicho a los estados que no merece la pena gastarse entre 10.000 y 15.000 euros en un ultracongelador, dado que habrá vacunas que aparecerán poco después de la de Pfizer y no precisarán tantos requerimientos. Por ejemplo la de Moderna, que también es de ARN mensajero, podría almacenarse a unos -20 °C, y la de AstraZeneca, con una nevera más convencional.

El CDC ha dicho que no merece la pena comprar un ultracongelador, dado que pronto aparecerán otras vacunas con menos requerimientos

Muchos estados, sin embargo, han hecho caso omiso al CDC. Según informa 'Stat', en Dakota del Norte, California, Carolina del Norte y Ohio han anunciado su intención de adquirir nuevos ultracongeladores.

¿Los acabarán usando? La vacuna de Pfizer es ahora mismo la más rápida en la carrera, pero la duda es razonable, dado que Moderna y AstraZeneca mantienen sus planes de pedir una autorización para el uso de emergencia de la vacuna apenas un mes después que la farmacéutica estadounidense, a finales de este mismo año.

El anuncio de una vacuna prometedora por parte de Pfizer ha despertado al mismo tiempo ilusión por las expectativas y ansiedad ante el mayúsculo reto logístico de distribuir la BNT162b2, un producto que necesita almacenarse a temperaturas de unos -75 °C y cuya ventana de caducidad es bastante breve. Los congeladores de este tipo solo se dan en entornos hospitalarios y desde luego no con la capacidad suficiente como para guardar millones de dosis.

Coronavirus Pfizer Vacunación Vacuna Hielo
El redactor recomienda