La mayor naviera española impaga la deuda y lanza un SOS para evitar la quiebra
  1. Empresas
ADMITE EL PRÓXIMO IMPAGO DE SUS BONOS

La mayor naviera española impaga la deuda y lanza un SOS para evitar la quiebra

Los bonos se desplomaron entre un 7 y un 9% después de que la compañía comunicase a los titulares, entre ellos, Axa, Deutsche Bank y BlackRock, su incapacidad para pagar el próximo cupón

Foto: Barco del grupo Naviera Armas en Santa Cruz de Tenerife. (EFE)
Barco del grupo Naviera Armas en Santa Cruz de Tenerife. (EFE)

Naviera Armas, la dueña de Transmediterránea y la principal conexión marítima de Canarias y Baleares con la Península, ya no puede hacer frente a sus deudas. Según fuentes internas, la compañía canaria, que tiene un pasivo que supera los 800 millones de euros, ha anunciado a sus acreedores que no podrá atender los siguientes intereses, por lo que les pide sentarse a negociar una quita importante de lo que adeuda. La empresa de la familia Armas Fernández ha contratado a Houlihan Lokey y a PwC para buscar una solución a su delicada situación financiera.

Según fuentes financieras, Naviera Armas acaba de comunicar que no dispone de dinero suficiente para abonar el cupón de los bonos por valor de 282 millones de euros con vencimiento en 2023, que tendrá que devengar a finales de enero del próximo año. Es decir, dentro de apenas tres meses. La compañía tiene además otra emisión por 300 millones que expira en 2024 y cuyo próximo pago de intereses está fijado para este 16 de noviembre.

Foto: Un ferri de Naviera Armas, en una imagen de archivo. (EFE)

Los bonos de Naviera Armas se desplomaron este miércoles entre un 7 y un 9% después de que la compañía comunicase a los titulares, entre los que se encuentran Axa, Deutsche Bank y BlackRock, su incapacidad para pagar el próximo cupón. Actualmente, estos bonos se cambian por debajo del 50% de su valor nominal, lo que refleja la delicada situación de impago que vive la sociedad. Entre los acreedores bancarios, destacan el Santander, CaixaBank, Bankia y Sabadell, entre otros.

Los problemas de Naviera Armas se han agudizado por la expansión del covid-19. La empresa es el principal medio de transporte marítimo en las Islas Canarias y Baleares, que, pese a ser unas zonas con menos impacto del coronavirus respecto al resto de España, también ha sufrido el desplome de la actividad comercial en la población autóctona y la falta de turistas por las restricciones impuestas por la mayoría de los países de Europa.

Armas consiguió una línea de financiación del Instituto de Crédito Oficial (ICO) de unos 55 millones de euros el pasado mes de mayo para hacer frente a los primeros estragos del covid-19. Después, en agosto, logró otro préstamo por parte de los fondos oportunistas HPS y Apollo, que le concedieron 75 millones a un tipo de interés de empresa de alto riesgo. Pero estos 130 millones son insuficientes para cumplir con sus obligaciones, que se dispararon después de que en 2018 comprase Transmediterránea a Acciona por 260 millones.

Embarcación de Transmediterránea. (EFE)
Embarcación de Transmediterránea. (EFE)

El pasado 26 de marzo, Moody's rebajó dos escalones el 'rating' de Bahía de las Isletas, la matriz de la compañía, hasta Caa2, una nota que supone describirla como bono basura, al estar ocho pasos por debajo de lo que se conoce como 'investment grade' o grado de inversión.

Moody's, que ya había recortado su calificación a finales de febrero y en la última parte de 2019, justificó su decisión por el impacto que tendrá el covid-19 en su cuenta de resultados, que ya en 2019 demostró problemas para poder hacer frente a la deuda acumulada por la sociedad y que le obligó a vender dos ferris. Unos días antes, Standard & Poor's colocó su 'rating' en B-, seis escalones por debajo del nivel mínimo de inversión, con perspectiva negativa.

El pasado mes de agosto, Moody's reiteró los graves problemas de liquidez de Naviera Armas y su grave debilidad para hacer frente a sus deudas, lo que solo sería posible mediante una política agresiva de recorte de costes y de venta de algunos de sus barcos. La compañía ha llegado a operar 40 embarcaciones de transporte de viajeros y de mercancía, pero la familia tiene fuera del perímetro del grupo otros navíos que los acreedores quieren que ponga como garantía para negociar una reestructuración de la deuda.

Naviera Armas, la dueña de Transmediterránea y la principal conexión marítima de Canarias y Baleares con la Península, ya no puede hacer frente a sus deudas. Según fuentes internas, la compañía canaria, que tiene un pasivo que supera los 800 millones de euros, ha anunciado a sus acreedores que no podrá atender los siguientes intereses, por lo que les pide sentarse a negociar una quita importante de lo que adeuda. La empresa de la familia Armas Fernández ha contratado a Houlihan Lokey y a PwC para buscar una solución a su delicada situación financiera.

Naviera Armas Baleares PwC Houlihan Lockey
El redactor recomienda