El sector, ante un futuro digital y urbano

Eduardo Pastor (Grupo Cofares): "Sanidad es uno de los ministerios más maltratados"

¿Ha superado el sector farmacéutico la crisis? ¿Está abandonada la farmacia rural? ¿Teme el sector que Amazon venda medicamentos? Hablamos de todo esto y más con el presidente de Cofares

Foto: Eduardo Pastor, presidente de Cofares.
Eduardo Pastor, presidente de Cofares.

El farmacéutico es uno de los sectores esenciales de nuestra economía y, como todos, sufrió el arreón de la crisis. De hecho, para la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), la crisis aún no ha desaparecido del todo.

Para solucionar la incertidumbre del futuro hemos quedado con Eduardo Pastor, presidente de Cofares, con el que hemos hablado tanto del presente y el futuro de la farmacia española como de su transformación digital, la posible competencia de tecnológicas como Amazon o la necesidad de un pacto de Estado por la sanidad.

PREGUNTA. ¿En qué momento se encuentra actualmente el sector farmacéutico? ¿Ha superado la crisis o aún le queda?

RESPUESTA. Aunque nuestro sistema sanitario es referencia mundial, la crisis se ha dejado sentir, especialmente en gasto sanitario, tanto público como privado. En España es el 9,2% del PIB, mientras que en Alemania es el 11,2%, en Francia el 11,1% y en Reino Unido el 9,9%. Nuestro gasto ha bajado un 19,9% respecto a 2009 y las farmacias facturan al Sistema Nacional de Salud un -24,38% que entonces. Seguimos en el camino de la recuperación y aún queda trabajo por hacer.

P. Hace poco supimos que analgésicos, oftalmológicos y antinflamatorios eran los productos más vendidos en farmacias. ¿Hay algún tipo de tendencia hacia unos medicamentos u otros? ¿Cuáles serán los más vendidos a futuro?

R. El nuevo escenario sociosanitario está marcado por el envejecimiento y la cronicidad. El 19% de los españoles tiene ya más de 65 años y se estima que en 2040 seremos el país más longevo del mundo. Asimismo, actualmente hay cerca de 19 millones de pacientes crónicos en España y más de 2 millones de personas en situación de dependencia. Todo esto marcará la tendencia en el consumo de medicamentos. Además en este contexto es fundamental contar con modelo asistencial, para lo que la farmacia es un agente clave.

"En España el gasto sanitario es el 9,2% del PIB, mientras que en Alemania es el 11,2%, en Francia el 11,1% y en Reino Unido el 9,9%"

P. Es cierto que estamos pasando de una medicina preventiva o curativa a otra para enfermedades crónicas. ¿Cómo se nota eso en la farmacia?

R. La farmacia juega un papel clave por su cercanía y proximidad con la ciudadanía, así que necesitamos un modelo que garantice la continuidad asistencial, ya que el farmacéutico tiene una visión holística e integral del paciente, además de un conocimiento muy completo tanto de los fármacos como de su situación sanitaria y social.

P. España es un país marcado por la despoblación rural. ¿Corre la farmacia de los pueblos pequeños el riesgo de desaparecer?

R. Se trata de un asunto preocupante. Siempre he sido claro en este aspecto: el farmacéutico rural es el único profesional sanitario presente en muchos pueblos durante toda la jornada, son auténticos centros sociosanitarios, cuya labor abarca mucho más que la mera dispensación de medicamentos.

Actualmente 3 de cada 4 oficinas de farmacia están ubicadas en municipios de menos de 5.000 habitantes y más del 50% en poblaciones de menos de 1.000 habitantes. La farmacia rural es vertebradora del actual modelo farmacéutico y de distribución, es el único punto sanitario presente en muchos pueblos durante toda la jornada. Necesitamos medidas de apoyo y una revisión del actual marco legislativo para mantenerla en condiciones óptimas y evitar su desaparición.

Para Pastor, la farmacia rural corre el riesgo de desaparecer.
Para Pastor, la farmacia rural corre el riesgo de desaparecer.

P. Decía hace poco que sería ideal que en España hubiese pocos actores para facilitar la expansión internacional. ¿Afectaría eso a la competencia?

R. Contamos con un sistema de distribución que funciona principalmente a través de cooperativas. La compra de distribuidores europeos por parte de gigantes norteamericanos conlleva el riesgo de adoptar una orientación muy centrada en el beneficio y despersonalizar la atención de los pacientes. Esto sí representaría un riesgo para la competencia.

Aunque todavía no ha llegado a nuestro país, debemos estar preparados para hacer frente a este movimiento y apostar por la defensa de nuestro modelo. Y eso pasa por fortalecer nuestro modelo cooperativo. Debemos ser capaces de consolidar el liderazgo de grandes actores de la distribución, que nos ayuden a competir con los grandes operadores europeos y americanos. Así podremos preservar nuestra principal razón de ser: la fortaleza de la oficina de farmacia.

P. Estamos en una época en que cualquier empresa introduce nuevas tecnologías en sus procesos. ¿A cuáles ha recurrido Cofares?

R. La introducción de nuevas herramientas tecnológicas es una parte fundamental de nuestro plan estratégico. Desde el Grupo Cofares tenemos como meta principal consolidar a la cooperativa como el socio estratégico para que la oficina de farmacia siga siendo el punto de salud de referencia para la sociedad, para lo que la tecnología y digitalización juegan un papel clave.

Para ello, hemos establecido cuatro ámbitos de actuación en los que la digitalización va a tener un papel clave: los servicios que ofrecemos tanto a la farmacia como al paciente; la gestión de clientes y sus necesidades mediante la utilización de tecnologías Big Data y Analytics; las operaciones, con la incorporación de sistemas de trazabilidad y tecnologías para la optimización del picking en almacenes; y los procesos administrativos, mediante la implementación de tecnologías RPA (Robot Process Automation).

"¿Amazon? Nuestro marco regulatorio es muy claro: la venta ‘online’ de medicamentos de prescripción médica no está permitida"

P. En Estados Unidos se puede comprar medicamentos por internet y, cuando Amazon entró en ese sector, las farmacéuticas bajaron en Bolsa. ¿Teme que pueda pasar algo así en España?

R. El comercio electrónico es una tendencia totalmente instaurada en nuestros hábitos de consumo, así que la farmacia no permanece ajena a esta corriente. La irrupción del ‘ecommerce’ no es una amenaza, sino una oportunidad para el cambio. El peligro aquí es que lideren el sector inversores totalmente desvinculados del mundo farmacéutico, sin responsabilidad sobre los productos sanitarios y que hagan una dispensación fuera del canal autorizado.

Nos movemos en un marco regulatorio muy claro y el producto que estamos manejando es especialmente sensible. La venta ‘online’ de medicamentos de prescripción médica no está permitida y, en el caso de productos sanitarios no sujetos a receta médica, la venta ‘online’ debe ser directa desde la oficina de farmacia con la intervención de un profesional farmacéutico como responsable de la dispensación. El modelo sanitario de Estados Unidos es distinto.

P. Llegado el caso, ¿tendría la farmacia española capacidad de luchar contra gigantes como Amazon?

R. Sin duda alguna. Y para ello es fundamental acelerar en la búsqueda de estrategias digitales para las farmacias, es una oportunidad para ser más competitivos y ganar alcance, además de una garantía de seguridad para los pacientes. Debemos adelantarnos para crear valor y saberlo difundir de forma omnicanal, es decir, igual de potentes en el mundo digital que en el mundo físico donde el titular de oficina de farmacia es el profesional de la salud mejor valorado por los ciudadanos. Ya no hablamos de economía, sino de salud. La farmacia es el punto de salud que mayor capilaridad a nivel territorial presenta, llegando de forma directa a más 95% de la población.

Cofares confía en que la legislación española frene la entrada de Amazon en el sector.
Cofares confía en que la legislación española frene la entrada de Amazon en el sector.

P. Con la situación política actual, ¿hay algún problema del sector farmacéutico que deba solucionarse ya y se esté dejando de lado?

R. Hay muchos temas que se quedan en ‘stand by’, ante una situación de incertidumbre el sector no puede avanzar. El de Sanidad es uno de los ministerios más maltratados: hemos cambiado cinco veces de ministro en los últimos cuatro años y con políticos que cambian constantemente lo que se consigue es que los asuntos importantes se vayan quedando en el cajón. El sector sanitario necesita un marco político y regulatorio estable, en el que no cambien las reglas del juego continuamente y que nos permita desarrollar nuestra actividad de forma continuada y con una visión a largo plazo.

Por ejemplo, un tema que nos preocupa –y está quedando parado– es dar respuesta a retos sociodemográficos como el envejecimiento poblacional y la cronicidad, para los que la farmacia tiene mucho que hacer desde su faceta asistencial. Necesitamos un marco regulatorio común y unas estrategias claras que nos permitan seguir proporcionando una atención de calidad, sostenible y adaptada a las nuevas realidades.

P. Usted siempre ha hablado de la necesidad de que España necesita un pacto por la sanidad. ¿En qué consistiría ese pacto?

R. El sistema sanitario debe ser tratado del mismo modo que la educación o las pensiones. La salud es una de las palancas más importantes que tenemos y en España disfrutamos de una salud envidiable y de una sanidad formada por profesionales con una alta cualificación. Hay que cuidar a los profesionales que se dedican a la salud. Siempre hemos estado dispuestos a colaborar y echamos en falta un interlocutor con la administración. Asimismo, es fundamental buscar alianzas por el bien del paciente, desde la unión de todos los actores (no solo los profesionales sanitarios, sino también administración, asociaciones, etc.), y que se contemplen todos los nuevos escenarios que harán posible la sostenibilidad del sistema.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios