empresas como factoo o Telefacturamos

Empleo investiga un fraude masivo a través de falsas cooperativas de autónomos

El Ministerio de Empleo inspecciona a las empresas que ofrecen facturar 'online' a través de cooperativas para ahorrarse la tasa de autónomos. El sistema se ha disparado en los últimos meses

Foto:

“¿Eres diseñador web? ¿Eres fotógrafo? ¿Eres locutor? ¿Eres 'freelance'? ¿Debes facturar? Evita darte de alta como autónomo y pagar las altas cuotas. Con Factoo, facturas sin ser autónomo. Es la solución para ser tu propio jefe. Ahorras tiempo y dinero. Factoo factura a tu cliente por ti. Te damos de alta en la Seguridad Social y cotizas por las horas trabajadas”.

Hace meses que la promesa viene repitiéndose a todas horas, sobre todo en anuncios de internet y radio. Se da por hecha la opción de trabajar por cuenta propia sin pagar la cuota de rigor, un hallazgo que asombra a los 3,2 millones de autónomos que hay en España y a todo aquel que se ha planteado alguna vez si le merece la pena ponerse en regla para cobrar por trabajos esporádicos.

El trato que ofrecen estas empresas es sencillo: ellos cobran tus facturas a cambio de una comisión que ronda el 5%, además de las “gestiones en la Seguridad Social” y el IRPF mínimo (a partir del 2%). Después, en un plazo de entre pocas horas y tres días, ingresan el dinero en tu cuenta. En la web de Factoo ofrecen una simulación que lo deja todo aún más claro: facturar 1.000 euros con ellos deja 879,50 euros en el banco. Hacerlo con el régimen de autónomos, 532,97. En la web de Freeautonomos se anima al cliente a cobrar trabajos esporádicos "sin renunciar al paro".

Factoo, con menos de dos años de vida, cuenta ya con 16.000 asociados que facturan a través de la web más de tres millones de euros todos los meses

¿Y cómo lo consiguen? Según un experto en derecho laboral a quien una de estas empresas pidió asesoramiento, cuando contratas sus servicios a través de la web “te registran automáticamente en una cooperativa, que es la que acaba cobrando”. Después, a la hora de facturar, te dan de alta “por las horas trabajadas” en la Seguridad Social y te pagan como trabajador del régimen general.

El sistema está creciendo exponencialmente en toda España y ha generado una avalancha de adhesiones. Factoo, con menos de dos años de vida, cuenta ya con 16.000 asociados que, según fuentes de la empresa, facturan a través de la web más de tres millones de euros todos los meses. El fulgurante éxito de estos negocios, sin embargo, ha hecho sonar todas las alarmas. El Ministerio de Trabajo ya está investigando sus prácticas y mantiene inspecciones abiertas cuyos resultados se verán en los próximos meses. Y las dudas sobre este sistema de facturación también han empezado a inquietar en el Ministerio de Hacienda.

Avalancha de adhesiones... y críticas

Los primeros en plantar cara públicamente a las llamadas 'cooperativas de facturación' son las asociaciones de autónomos y las propias gestoras, que ven con preocupación la proliferación de proyectos como Factoo, Freeautonomos, Freelance SCM o Tefacturamos... Creen que constituyen, además, una amenaza para sus propios intereses. “Es cierto que responden a una necesidad, la de los autónomos temporales, que no tienen un régimen que los acoja. Pero creemos que muchas utilizan un método que roza la ilegalidad porque nosotros sostenemos que no son cooperativas, sino un sistema para facturar sin pagar la cuota de autónomos, como dice su propia publicidad”, expresa Celia Ferrero, vicepresidenta ejecutiva de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Madrid (ATA).

La ministra de Empleo, Fátima Báñez. (EFE)
La ministra de Empleo, Fátima Báñez. (EFE)

Emilio Sampedro, presidente de la Federación Valenciana de Empresas Cooperativas de Trabajo Asociado (Fevecta), opina algo parecido. Dice que las “mal llamadas cooperativas de facturación” incumplen sus propios estatutos y “la legislación que regula esta forma de cooperativa así como la normativa laboral y de Seguridad Social”.

Factoo, por ejemplo, se sostiene sobre un entramado de sociedades que técnicamente actúan como proveedores de la cooperativa que registra a los asociados, según admite su fundador y director general, Chema Escrivá. De esta manera, quienes utilizan sus servicios son al mismo tiempo miembros de una cooperativa y clientes de las empresas subsidiarias que dan servicio a la misma y con las cuales se pagan los salarios de los más de 80 trabajadores que tiene ya la empresa en su sede, una oficina diáfana frente a la plaza de toros de Valencia.

¿Consecuencias?

Hasta que el Ministerio de Trabajo no cierre la inspección en curso, es difícil saber cuáles pueden ser las consecuencias de facturar a través de estas vías. “Se trata de cooperativas, de manera que la inspección podría afectar a todos sus afiliados, no solo a las empresas”, comentan desde ATA, donde subrayan que los clientes —o asociados— no disfrutan de beneficios sociales que sí tienen los autónomos, empezando por la propia cotización.

Al darse de alta solo por las horas trabajadas, pueden pasarse 10 años ingresando 1.000 euros al mes a través de cooperativas y tener solo un mes cotizado en la hoja de vida laboral. El alta con estas empresas, añaden, se tramita después del servicio, por lo que “claramente está fuera de plazo y podría ser perfectamente anulado por la Seguridad Social a instancias de la inspección de Trabajo”.

Me hace mucha gracia cuando dicen que algo bordea la legalidad. Soy abogado y las cosas son legales o no lo son, pero no bordean la legalidad

Desde las empresas que ofrecen estos servicios niegan rotundamente estar cometiendo ningún tipo de irregularidad y defienden su modelo de negocio. “Nos acusan de bordear la legalidad. Soy abogado y las cosas son legales o no lo son, pero no bordean la legalidad”, protesta Escrivá, quien además de fundador de Factoo es uno de los pioneros del método en España.

Insiste en que antes de poner en marcha la empresa pasó meses asesorándose legalmente para que no hubiese ninguna grieta en su sistema. “Estamos sometidos a inspección, pero eso es bueno porque queremos que se cumpla la legalidad al máximo. Es más, nos ponemos al servicio del ministerio para reformar una ley posfranquista que está totalmente encorsetada y pensada para tiempos pasados donde los trabajos eran hiperestables”.

Los servicios que ofrece Factoo, argumenta Escrivá, no están pensados para “autónomos que facturan mucho”, sino para 'freelances' con trabajos puntuales “que en España están totalmente desprotegidos”. Dice que en su empresa han expulsado ya “a varios asociados que facturan mucho y que lo hacen con nosotros para ahorrar la tasa de autónomos”, pero no concreta en qué cifra sitúan el tope de ingresos anuales a partir de la cual considera ilegítimo utilizar Factoo.

“Sobre los 18.000 o 20.000 euros al año deja de merecer la pena, porque acabarías pagando más en otros impuestos. En ese caso, les recomiendo pasarse a Autonomoo”, dice, en referencia a otra de las opciones que ofrece su empresa, una suerte de gestoría 'online' para autónomos.

__

¿Tienes información sobre este u otros casos? Envíanosla de forma anónima y segura a través de buzon.elconfidencial.com o ponte en contacto con nosotros en investigacion@elconfidencial.com.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios