pese a la controversia

Regling defiende la intervención en los bancos del Véneto y da la razón a Guindos

El director gerente del fondo de rescate de la eurozona ha reconocido este martes que la operación es polémica

Foto: Oficinas centrales de Banca Popolare, en Venecia. (Reuters)
Oficinas centrales de Banca Popolare, en Venecia. (Reuters)

La controversia sobre la intervención de Popolare di Vincenza (BPVI) y Veneto Banca no arrecia. Este martes, el director gerente del fondo de rescate de la eurozona, Klaus Regling, ha reconocido que la operación -que muchos consideran un agravio comparativo para el Banco Popular- es polémica. Aunque no obstante insiste en que es necesario actuar para solucionar los problemas que arrastran algunos bancos italianos. Y para esto, dice, era imprescindible recurrir a ayudas públicas.

“Es bueno que algunos de estos problemas se estén resolviendo. Sé que ha habido controversia sobre el modo que se ha hecho, pero es bueno que los bancos difíciles vayan a una resolución bancaria o se liquiden, y que aquellos que tienen que elevar su capital, lo hagan”, ha asegurado Regling en un encuentro con la prensa.

Klaus Regling, director ejecutivo del Mecanismo Europeo de Estabilidad
Klaus Regling, director ejecutivo del Mecanismo Europeo de Estabilidad

El director general del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) afirma que, hasta donde se sabe, las decisiones tomadas tanto por las autoridades europeas como por las italianas cumplen con las normas europeas creadas para tratar de rescatar a los bancos en problemas o dejarles caer sin poner en riesgo el conjunto del sistema financiero. Y dice que los pasos dados “son positivos en general para el sistema bancario”.

Coincide con la lectura de Guindos

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha encontrado en este veterano alemán un inesperado apoyo a sus palabras. Como el titular español, Regling cree que Italia está en un periodo similar al que atravesó España en 2012, cuando no tuvo más remedio que sanear su sistema bancario. Aunque entonces, en plena crisis del euro, el país se vio arrastrado a un rescate financiero del que utilizó 41.000 millones de euros, que tardará años en ser devuelto a los socios acreedores y que conllevaba el cumplimiento de un estricto programa de condiciones, con reformas y ajustes.

Regling cree que Italia está en un periodo similar al que atravesó España en 2012, cuando no tuvo más remedio que sanear su sistema bancario

Aunque pueda resultar paradójico, dado que Italia logró eludir un rescate a la española, Regling cree que era “de algún modo más inteligente” proceder a sanear la banca en 2012, como hizo España, antes de que entraran en vigor las nuevas reglas europeas de resolución bancaria, que obliga a aplicar primero quitas a sus accionistas y acreedores equivalentes al 8 % de los pasivos de la entidad antes de inyectar dinero público. La obsesión de Roma ha sido, tanto en el caso de Monte dei Paschi di Siena como en los dos bancos del Véneto, evitar estas provisiones para que los ahorradores minoristas no sufrieran pérdidas.

Italia es uno de los países donde las tasas de euroescepticismo son más elevadas y tanto en Bruselas como en buena parte de las capitales, por no decir la propia Roma, preocupa el alza del movimiento populista y euro-crítico Cinco Estrellas. Ahora que la UE, ya embarcada en las negociaciones del Brexit y con lo peor de la crisis del euro a sus espaldas, parece que recupera el ritmo, preocupa el resultado de unas elecciones generales que podrían ser convocadas en otoño.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios