SIETE AOS DESPUÉS DE LAS DETENCIONES

El Supremo anula la condena por fraude que llevó a Verbatim a cerrar su filial en España

El Alto tribunal da un varapalo a la Audiencia Nacional y ocho años después absuelve tambén a los exdirectivos condenados por evadir dinero a Hacienda con un fraude del IVA

Foto: Discos de Verbatim.
Discos de Verbatim.

El Tribunal Supremo ha anulado la condena por fraude fiscal que llevó a la multinacional de CD Verbatim a cerrar su filial en España. El alto tribunal da un varapalo a la Audiencia Nacional y absuelve a los exdirectivos Luis Fisas ElizaldeÁlex Lozano Quer, que fueron condenados a tres años de cárcel cada uno por fraude fiscal. El Supremo considera que no estaba probado que Verbatim enviara sistemáticamente mercancía a Portugal para importarla de nuevo de vuelta a España y así ahorrarse el pago del IVA y del canon digital. El Supremo no duda de que eso ocurriera en parte, pero señala la "escasa consistencia" de las pruebas usadas por la Audiencia Nacional para calcular una cuota defraudada que resultó "claramente inexacta".

En 2009, la Guardia Civil detuvo a 18 personas por un caso de fraude del IVA tipo carrusel. Lo hizo por orden del juez Eloy Velasco, de la Audiencia Nacional, que buscaba un entramado para defraudar típico de productos tecnológicos. Las empresas simulan que venden al exterior (operación exenta de IVA) y luego la mercancía vuelve a España. Todo formalmente, sin salir del país. Las operaciones las realizan empresas pantalla -o truchas- que son disueltas inmediatamente sin liquidar el IVA. El caso partía de una denuncia de EGEDA, la patronal encargada de cobrar el entonces vigente canon digital y que EGEDA cifraba en 89 millones.

El Tribunal Supremo falla que "el cálculo de las cuotas defraudadas no se ha realizado correctamente"

En marzo de 2015, la Audiencia Nacional validó la operación y condenó a los directivos, a Verbatim y a los intermediarios, aunque ya redujo la cuota defraudada por IVA a 3,28 millones de euros entre 2005 y 2008. Los condenados recurrieron y una dura sentencia de la sala segunda de lo penal del Supremo les da la razón. El fallo señala que en la primera sentencia "no se explicitan las razones ni las pruebas tenidas en cuenta para llegar a la conclusión de que todas las operaciones con las sociedades [intermediarias de Portugal] eran simuladas".

Tampoco detalla, según el Supremo, cómo ha calculado la cuota defraudada. Por ello considera que se ha vulnerado la presunción de inocencia de los condenados y que "no puede considerarse acreditado el importe de las mercancías" de Verbatim España que salieron a Portugal y volvieron en ese fraude carrusel. La sentencia rectifica todo el sistema de cálculos usado por la Audiencia Nacional en su sentencia y señala que la sala ya no dispone de los datos para evaluar cuánto fue lo defraudado. 

La sentencia concluye: "En consecuencia, de todo lo dicho se desprende que el cálculo de las cuotas defraudadas no se ha realizado correctamente, por lo que no es posible tener acreditado, más allá de toda duda razonable que su importe anual superó los 120.000 euros que exige la ley penal. Ello determina la absolución de los acusados, sin que sea necesario examinar los demás motivos del recurso, que quedarían referidos ya a una conducta que en ningún caso podría calificarse como constitutiva de delito".

Verbatim liquidó su filial en España antes que poner una fianza de 19 millones que le impuso la Audiencia

Así, siete años después Fisas y Elizalde quedan absueltos. El abogado de Luis Fisas, Rafael Roca, destaca el daño que han sufrido en este tiempo. También queda absuelto el abogado José Luis Cuervo, que había sido indultado por el Gobierno del PSOE tras una condena por el caso Banesto y que tiene otras causas en instrucción por problemas fiscales.

Las consecuencias de la sentencia serán relativas para la empresa. Cuando la Audiencia Nacional le impuso una fianza de 19 millones de euros para asumir eventuales responsabilidades la multinacional cerró su filial en España. Entró en concurso de acreedores y comenzó a importar la mercancía a España desde Francia. Antes de cerrar, Verbatim España facturaba entre 12 y 14 millones al año —aunque llegó a 30 millones— y empleaba a 14 trabajadores.

Verbatim significa en latín “palabra por palabra”. La firma fue fundada en 1969 en California y es de puntera en almacenamiento de datos: CD, DVD, Blu-ray, discos duros externos, tarjetas de memoria, USB... Pertenece a Mitsubishi Chemical Corporation Group y está presente en 120 países. Ahora se ha pasado al mercado de la iluminación LED. 

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios