Mediante una amortización de acciones

La heredera de Zara se concede un dividendo millonario antes de cambiar la tributación

Rosp Corunna, la sociedad instrumental de Sandra Ortega Mera, utilizó un atajo para meterse en el bolsillo 84 millones de euros sin pasar por la Agencia Tributaria y eludir la reforma fiscal del ministro

Foto: Fotografía de archivo de Sandra Ortega Mera en el entierro de su madre. (EFE)
Fotografía de archivo de Sandra Ortega Mera en el entierro de su madre. (EFE)

Sandra Ortega Mera, la hija de Amancio Ortega y Rosalía Mera, parece haber aprendido rápidamente los trucos para gestionar de la forma más eficiente posible la gran herencia recibida. Rosp Corunna, la sociedad que gestiona la fortuna creada gracias a su participación del 5% en Inditex, se pagó contra los resultados de 2014 el mayor dividendo desde que fue constituida hace 15 años. En apariencia, para eludir el cerco de la Agencia Tributaria.

Según documentos oficiales, Rosp Corunna aprobó en noviembre de 2014 una reducción del capital social por importe de 84 millones de euros mediante la amortización del mismo número de participaciones sociales, con el objetivo de restituir aportaciones a sus socios. La única socia de la empresa es Sandra Ortega Mera, que se convirtió en la administradora única de la sociedad tras el fallecimiento de su madre, en agosto de 2013.

La excepcional medida se adoptó, por la vía de urgencia, antes incluso de que acabara el ejercicio ordinario, puesto que en 2015 entró en vigor la nueva reforma fiscal aprobada por Cristóbal Montoro durante el verano de 2014. Hasta ese momento, los socios de sociedades de capital, al acordarse el reparto de prima de emisión o la reducción capital social no procedente de beneficios no distribuidos en dichas sociedades, no tributaban en su IRPF por la cuantía recibida que no superara el coste de sus participaciones.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)

A partir de 2015 se considera al contrario que hasta ese momento, pues las primeras cantidades entregadas corresponderán a las reservas y tributan como rendimientos de capital mobiliario, tal y como venían haciendo los dividendos hasta ahora. Es decir, el dinero recibido por la reducción de capital -los 84 millones de euros- iba íntegramente al bolsillo del beneficiario, mientras que si el abono lo hubiera hecho en el año en curso o mediante el reparto de dividendos, hubiera tenido que pagar el 25% a Hacienda.

Desde el punto de vista técnico, la revisión del tratamiento fiscal de las reducciones de capital social con devolución de aportaciones y del reparto de la prima de emisión tiene como objetivo que la parte de las mismas que corresponda a reservas generadas por la entidad durante el tiempo de tenencia de la participación tribute de forma análoga a si se hubieran repartido directamente tales reservas, así como el derivado de la venta de derechos de suscripción. De tal manera, se iguala el tratamiento fiscal entre sociedades cotizadas y no cotizadas, como es el caso de Inditex y de Rosp Corunna.

Las reducciones de capital han sido un atajo que Rosp Corunna ha utilizado de vez en cuando, como cuando en 2013 hizo lo mismo por importe de 1,6 millones. En 2010, la sociedad usó la misma fórmula para pagarse un dividendo por 2,7 millones. Pero nunca desde que la firma se creó para administrar el 5% que Amancio Ortega le dio a su exmujer cuando Inditex salió a bolsa, en la primavera de 2001, había procedido a hacer una operación de este calibre. Los 84 millones esquivados al fisco son más que la cantidad que la sociedad cobró en dividendos procedentes de Inditex -76 millones- en 2014.

La decisión de amortizar acciones la ejecutó José Leyte, el hombre de confianza de Rosalía Mera y ahora de su hija. Hombre discreto, educado en los jesuitas, de poco más de 50 años, Leyte consigue con esta maniobra mejorar las arcas de la heredera de Zara, a quien el año pasado le jugó una mala pasada su administrador. Porque Rosp Corunna Participaciones, una de las instrumentales, registró unas pérdidas de 76,99 millones de euros por especular con derivados sobre divisas, con la diferencia de cambio entre el euro y el dólar. Un agujero que supuso a la filial reducir su beneficio desde los 58,4 hasta los 3,78 millones y los de la 'holding', Rosp Corunna, desde los 114,95 hasta los 44,97 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios