La trama oculta de Pescanova abre otra guerra en el parqué con vínculos en Guinea
  1. Empresas
Urbar Ingenieros

La trama oculta de Pescanova abre otra guerra en el parqué con vínculos en Guinea

Tres de las sociedades que KPMG identificó dentro de la trama de facturas falsas de Pescanova están inmersas en una pelea accionarial en Urbar, donde el otro bando teme que se repita la operativa

placeholder Foto: Sede principal en Chapela (Redondela), en la ría de Vigo. (EFE)
Sede principal en Chapela (Redondela), en la ría de Vigo. (EFE)

Una bomba de relojería late en el Mercado Continuo y amenaza con volver a escribir otro oscuro capítulo tras los escándalos de Pescanova y Gowex. Tres de las sociedades que el informe forensic de KPMG incluyó en la trama de sociedades ocultas del grupo gallego, Omero, Compañía de Inversiones Europa Holding España (Ciesa), e Inversiones Ribera del Tajo (IRT), están inmersas en una guerra accionarial por tomar el control de Urbar Ingenieros.

En principio, esta historia podría acotarse al clásico enfrentamiento entre los inversores de referencia de una empresa cotizada vapuleada por la crisis económica y ahogada por sus deudas, pero las ramificaciones del conflicto apuntan hasta Guinea Ecuatorial, país donde las citadas sociedades, propietarias del 22,81% de Urbar, afirman haber encontrado la tabla de salvación para la empresa. Un contrato que ha desatado las suspacacias del otro gran accionista de la compañía, Rafael Salama Falabella, propietario del 23% del capital y en cuyo entorno se sospecha que pueda haber operaciones irregulares con el régimen de Obiang.

El origen de estos miedos, según ha podido confirmar El Confidencial, se basa en la, a su entender, similar forma de actuar de Ciesa, Omero e IRT en Pescanova y en las negociaciones que están llevando a cabo con el Gobierno de Guinea, donde están operando al mismo tiempo como accionistas de Urbar y como intermediarios de la operación.

De hecho, según la documentación a la que ha tenido acceso este medio, el propio presidente de la compañía, Daniel Salama Millet, tío de Rafael Salama,pero alineado con el otro bando, informó al consejo de Urbar celebrado en noviembre de un contrato entre Metrocompost, filial de Urbar, y las sociedades Compagnie Invetissement Europe Holding Luxembourg (CIEHLSA) y Ciesa Guinea Ecuatorial "de prestación de servicios" fechado un mes antes, el 6 de octubre.

En concreto, estas dos sociedades "tienen el encargo de proyectar y ejecutar un contrato de construcción de una planta de tratamiendo de residuos sólidos urbanos en la isla de Bioko de forma conjunta con el Gobierno de Guinea Ecuatorial y es por ello que necesita contratar, en esta primera fase, los servicios de ingeniería de Metrocompost al objeto de conocer el diseño definitivo de las antedichas obras".

CIEHLSA y Ciesa Guinea Ecuatorial tienen como sociedad dominante a Inversiones Ribera del Tajo, empresa que, como ya se ha señalado, controla el 22,81% de Urbar junto a Compañía de Inversiones Europa Holding España (Ciesa). Estos lazos conllevaron que sus representates en el máximo órgano de administración de la ingeniería, los consejeros Enrique Gómez-Gil Mira y Francisco Deirós Castosa (quien también tiene lazos con Omero), se abstuvieran en la votación donde se aprobó dicho contrato con los votos a favor de Daniel Salama y Francisco Sánchez Doñoro.

Guerra accionarial

Ante el doble papel jugado por estas empresas, Rafael Salama Falabella promovió la convocatoria de una Junta General Extraordinaria para los próximos 9 y 10 de junio, para la que ha requirido presencia notarial y entre cuyos puntos del orden del día figura el de informar "sobre la contratación y/o intervención directa o indirecta de miembros del consejo en la contratación de negocios para la matriz o sus filiales".

Aunque las suspicacias de Rafel Salama encontraron su detonante en los lazos de estas sociedades con la trama oculta de Pescanova, en realidad, son la gota que ha colmado el vaso del encarnizado enfrentamiento que,desde hace un año, mantienen los dos grandes grupos accionariales de Urbar. Una lucha que tiene sus dos grandes caballos de batalla en cómo abordar la refinanciación de la empresa, por una parte, y en la estrategia de Metrocompost, por otra.

El primero de estos frentesvive ahora mismo un momento crítico, ya que según ha comunicado la propia ingeniería a la CNMV ultima un acuerdo de refinanciación a 60 meses con su banca acreedora que tiene como daño colateral aplazar cinco años el saldo de la deuda con Yakan, fondo ligado a Rafael Salama y principal acreedor de la empresa, por considerarlo parte vinculada.

Este vehículo se constituyó con la vista puesta en utilizarlo para adquirir la deuda de las entidades financieras y, así, recapitalizar la empresa, planteamiento que según la documentación a la que ha tenido acceso este medio se negoció tanto con Daniel Salama como con Deirós y Gómez-Gil. Sin embargo, al mismo tiempo que se trabajaba en esta alternativa, a finales del pasado ejercicio se contrató a la empresa especializada en reestructuraciones Forest Partners para "la asistencia en el proceso de refinanciación" de la compañía.

Éste dejaba a un lado los planes de Yakan, que se hizó con 1,1 de los 6 millones de deuda de Urbar, y basaba las perspectivas de fuerte crecimiento del grupo, y por tanto de su capacidad para saldar la deuda con la banca, en medio centenar de contratos con Guinea. De hecho, según aparece en un informe de Forest Partners con fecha 9 de octubre de 2014 "Metrocompost dispone de contratos en Guinea por importe de 28,5 millones ya adjudicados para el periodo 2015-2018" y adicionalmente "prevé obtener 23,1 millones adicionales".

Estos contratos, por sus fechas y protagonista, coinciden con los de CIEHLSA y Ciesa Guinea Ecuatorial, pero distan mucho de alcanzar los más de 80 millones en que, según el anteproyecto del plan de negociodiseñado para Metrocompost hace año y medio, y al que ha tenido acceso este medio también, se cifraron los acuerdos con Guinea, lo que terminó por destapar las suspicacias del entorno de Rafael Salama y abrir la caja de los truenos. Una batalla en la que Yakan trató de pasar al ataque ejecutando sus deudas, pero que el otro bando le frenó presentando una querella criminal el pasado marzo.

Pescanova Refinanciación Mercado Continuo KPMG
El redactor recomienda