pleito por responsabilidad patrimonial

Abertis reclama al Estado 143 millones por fundir a negro nueve canales de televisión

Cellnex, la filial de telecomunicaciones del grupo catalán, ha presentado una reclamación por daños y perjuicios por la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a clausurar nueve frecuencias

Foto: El presidente de Abertis, Salvador Alemany (c), acompañado del vicepresidente y consejero delegado, Francisco Reynés (i), y el director de Comunicación, Juan M. Fernández Puértolas (d), durante una rueda de prensa (EFE)
El presidente de Abertis, Salvador Alemany (c), acompañado del vicepresidente y consejero delegado, Francisco Reynés (i), y el director de Comunicación, Juan M. Fernández Puértolas (d), durante una rueda de prensa (EFE)

El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes sacar a subasta seis canales de televisión con los que compensar a las empresas audiovisuales que se vieron perjudicadas por el cierre de ocho frecuencias por decisión del Tribunal Supremo. Una de las más afectadas por aquella medida adoptada por el Partido Popular fue Cellnex, la filial de telecomunicaciones de Abertis, que ahora exige ser resarcida por el Estado. En concreto, le reclama 143 millones de euros.

Según recoge el folleto informativo de la salida a bolsa de esta subsidiaria, el grupo presidido por Salvador Alemany ha presentado una reclamación por responsabilidad patrimonial por los daños y perjuicios ocasionados al ser Cellnex el operador terrestre de las señales. El cálculo y estimación definitiva de estos daños dependerán del tiempo que se mantenga el cese de dichas emisiones y de cómo quede definida la ocupación de los múltiplex de la Televisión Digital Terrestre (TDT) nacional.

El 6 de mayo de 2014, el Ministerio de Industria ordenó el cierre de nueve canales de televisión como consecuencia de una sentencia del Tribunal Supremo que anulaba una decisión del Consejo de Ministros presidido en su momento por José Luis Rodríguez Zapatero, que adjudicó la licencia para la puesta en marcha de dichos canales sin concurso previo. Las más afectadas fueron Mediaset, que perdió dos frecuencias, y Atresmedia, que tuvo que llevar tres a negro.

Sede Abertis.
Sede Abertis.

Pero también Abertis como operador de las señales, ya que impactó en su situación financiera, en el resultado de sus operaciones y en los flujos de caja. Cellnex apuntó un coste de 20 millones de euros para la capacidad de cada múltiplex de cobertura que ha quedado en el aire sin adjudicar.  

Continúa la incertidumbre

Con la nueva subasta sacada a concurso por el Gobierno, Abertis confía en recuperar parte de los ingresos perdidos por el cierre de los citados canales, si bien matiza que su filial no puede garantizar que las licencias se reasignen del modo oportuno para sus intereses ni que vaya a prestar servicios para los nuevos difusores. Las nuevas adjudicaciones se harán a lo largo de 2015, pero su entrada en servicio será gradual, hasta el punto de que no estará completada hasta mediados de 2017.

La situación para Cellnex puede ir a peor si el Tribunal Supremo también anula otros ocho canales que el anterior Ejecutivo otorgó en 2010. Los principales operadores, como Mediaset y Atresmedia, dan por hecho que la nueva sentencia del Alto Tribunal también promulgará el cierre de estas frecuencias, lo que impactaría en sus cuentas.

El dictamen se prevé que se haga publicó en las próximas semanas. La subsidiaria de Abertis se ha personado en los recursos administrativos presentados por las televisiones contra la Administración Pública, pero en este segundo caso no cuantifica en el folleto de su salida a bolsa la reclamación al Estado ni el impacto que tendría en sus cuentas la posible resolución.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios