CIERRA 2013 CON CASI 1,9 MILLONES DE CLIENTES

ONO aprobará el día 11 su salida a Bolsa con una OPV valorada en 1.000 millones

La oferta estará dirigida exclusivamente al mercado institucional. La empresa de cable ha cerrado 2013 con más de cinco millones de contratos

Foto: Imagen de una tienda de ONO. (ONO)
Imagen de una tienda de ONO. (ONO)

Mientras los mercados cruzan apuestas sobre la supuesta carrera emprendida por Vodafone y Liberty Global para comprar ONO, en los cuarteles generales de la operadora española todo está listo y dispuesto para la aprobación formal de la salida a Bolsa. La decisión será adoptada de manera oficial el próximo día 11 de febrero, fecha para la que, a falta de las últimas confirmaciones, va a ser convocado el consejo de administración que preside José María Castellano.

El equipo ejecutivo de ONO que encabeza la consejera delegada de la compañía, Rosalía Portela, lleva tiempo trabajando en el proyecto tanto con la CNMV como también con los potenciales bancos encargados de dirigir la colocación en los mercados. La empresa de cable cuenta con ofertas de una decena de entidades financieras españolas y extranjeras, entre las que se elegirán un total de cuatro bancos de inversión; dos de ellos encargados de la coordinación global de la operación y otros dos de las relaciones con los potenciales inversores en lo que se denomina el ‘book runner’.

La salida a Bolsa se llevará a cabo a través de una Oferta Pública de Suscripción de nuevas acciones (OPS) por importe de 800 millones de euros destinados a reducir la deuda del grupo que ahora es de 3.300 millones. Además se realizará una Oferta Púbica de Venta (OPV) por valor de 200 millones. La operación no va a implicar un cambio relevante de la estructura de capital, que está dominada por los fondos de inversión Providence (15,2%), CCMP (15,2%), Thomas H. Lee (15%) y Quadrangle (9%), junto a otras grandes entidades como General Electric (9%) o la Caisse de Dépots de Quebec(7%).

José María Castellano, presidente de ONO.
José María Castellano, presidente de ONO.
Tanto la OPS como la OPV estarán exclusivamente orientadas a inversores institucionales sin que exista ningún tramo minorista o 'retail' para particulares, con excepción de la reserva de títulos destinados a los empleados de la propia empresa. La salida a Bolsa servirá para avanzar de manera decisiva el proceso de saneamiento, reduciendo los gastos financieros y rebajando sobre todo el apalancamiento.  La previsión de la compañía apunta a una relación de deuda sobre ebitda de poco más de tres veces frente al multiplicador de 4,6 que ahora registra la sociedad.

La valoración estimada de ONO se fija en una horquilla de 6.500 a 7.000 millones de euros, lo que supone entre nueve y diez veces el ebitda en números redondos. La empresa está cerrando estos días el ejercicio de 2013 durante el que se ha llevado a cabo una  importante labor de gestión operativa además de financiera. El último trimestre del pasado año ha sido especialmente intenso en una estrategia orientada a potenciar la alta velocidad, los productos de telecomunicaciones convergentes y el sistema avanzado de televisión TiVo.

Datos operativos del ejercicio 2013

ONO se presentará en Bolsa con más de 5,2 millones de servicios contratados y casi 1,9 millones de clientes, de los que 7.000 se han incorporado a lo largo de los últimos meses del año. Un detalle más exhaustivo del balance comercial muestra que los clientes de Banda Ancha superan el millón y medio gracias al factor diferencial de competitividad que suponen los servicios de alta velocidad, entre los que destacan los 500 megas para Pymes y autónomos.

La convergencia de servicios facilitó el desarrollo de 185.000 contratos de ‘Ono Móvil’ en el pasado trimestre, lo que permite superar al cierre del año el millón de líneas en operación. El servicio de televisión inteligente TiVo creció también de forma paralela hasta alcanzar casi 325.000 usuarios activos al término de 2013.

La puesta en valor de ONO, cinco años después de remontar una situación crítica, ha suscitado el interés de las grandes multinacionales convencidas del proceso de consolidación que se ha de vivir en el mercado europeo de telecomunicaciones. La aparición en escena de Vodafone, o la más reciente de Liberty Global, adquieren carta de naturaleza con la salida a Bolsa. La cotización de ONO en los mercados de valores puede ser el punto de inflexión que permita a los accionistas financieros maximizar la venta de sus participaciones.

Los fondos internacionales llevan años esperando su oportunidad pero quizá ahora la paciencia sea la mejor consejera porque es previsible que la compañía española reporte mayores plusvalías dentro de un tiempo. Baste recordar el caso de Kabel Deutschland que obligó a Vodafone a rascarse el bolsillo después de que la compañía alemana consolidase durante unos años su valor en Bolsa.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios