PREFIERE HACER FRENTE A UNA DERRAMA EN EL FGD

FG (BBVA) vuelve a dar largas a Guindos al negarse a aportar dinero al 'banco malo'

Francisco González se mantiene en sus trece. El presidente de BBVA tiene decidido rechazar la petición de Luis de Guindos de aportar dinero a la SAREB.

Foto: El presidente del BBVA, Francisco González. (EFE)
El presidente del BBVA, Francisco González. (EFE)

Francisco González se mantiene en sus trece. El presidente de BBVA hace oídos sordos a la nueva petición de Luis de Guindos de aportar dinero a la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) en una segunda fase cuyo plazo vence a finales de año. La decisión le supondrá tener que hacer frente a una penalización mediante una derrama extra al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).

Según han confirmado distintas fuentes, tanto próximas al banco como al Ministerio de Economía, BBVA no va a suscribir una participación en el denominado banco malo, en cuyo capital sí que entraron a finales del pasado año Banco Santander, CaixaBank, Banco Popular, Banco Sabadell y Kutxabank. Entre todos aportaron en esa primera fase 1.446 millones de euros, de los que la entidad dirigida por Emilio Botín puso 840 millones y el grupo presidido por Isidro Fainé, 606. 

A BBVA le habría tocado una cantidad intermedia, pero Francisco González se negó a entrar en el accionariado de la Sareb, de la que Banco Santander se quedó con el 27,7% del capital y CaixaBank, el 11,7%. Fuentes oficiales de BBVA han declinado hacer comentarios sobre esta información, si bien otras fuentes de la entidad indican que, en relación con el banco malo, "todo sigue igual".

Como adelantó El Confidencial en noviembre de 2012, Francisco González tuvo un encontronazo con Luis de Guindos al considerar que el banco malo no era la mejor estrategia para enjugar los créditos fallidos de los bancos nacionalizados y que no iba a destinar dinero de sus accionistas a ese proyecto. Más aún, el banquero gallego siempre sostuvo su postura en contra del rescate de entidades como Novagalicia, CAM, Unimm o Catalunya Banc, cajas que él habría dejado caer.

El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)
El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)
Ahora, el presidente de BBVA tiene una segunda oportunidad, ya que hasta finales de año puede hacer una aportación al banco malo. De lo contrario, en enero tendrá que hacer frente a una derrama extraordinaria para capitalizar el FGD, el ente que garantiza los depósitos de hasta 100.000 euros de todos los clientes de la banca española. La decisión de FG es que prefiere ser coherente con su decisión inicial y hacer el desembolso excepcional al Fondo de Garantía de Depósitos antes de claudicar a la presión de Guindos, una postura adoptada basándose en un análisis interno de rentabilidad.

El ministro de Economía aprobó en marzo un real decreto ley para dar una salida al problema de las preferentes de las cajas nacionalizadas. La regulación establecía una derrama extra de la banca al FGD del 3 por mil de los depósitos, cantidad con la que se conseguirá obtener entre 1.500 y 2.000 millones de euros. El matiz con el que Guindos castigaba a BBVA  radicaba en el hecho de que los grupos financieros que hubieran sufragado parte de la constitución de la Sareb tendrían una serie de bonificaciones sobre el desembolso que les correspondiese.

Derrama especial para Reyes

Entre esas deducciones aplicables al primer tramo, se prevé una de hasta un máximo del 30% de las cantidades invertidas por las entidades, antes del 31 de diciembre de 2013, en la suscripción o adquisición de acciones o instrumentos de deuda subordinada emitidos por la Sareb. Como BBVA no ha invertido en el banco malo, tendrá que expedir un cheque de 120 millones, del que se podía haber ahorrado entre 36 y 108 millones ya que se prevén también deducciones por hasta el 90%. Según comentó el banco, su coste total será de 300 millones.

Un hombre sostiene una pancarta durante una concentración de preferentistas.
Un hombre sostiene una pancarta durante una concentración de preferentistas.
Con los 800 millones que Economía espera recaudar en enero, el FGD podrá pagar la compensación acordada con los preferentistas de Novagalicia y de Catalunya Banc, una maniobra que no fue bien recibida por la banca sana, que ha tenido que sufragar los excesos de las cajas quebradas. El fondo, cuya hucha común sirve para proteger las cuentas de los clientes en caso de bancarrota de una entidad, acabó el 2012 con un déficit de 1.247 millones de euros, consecuencia de pagar buena parte de la reestructuración de la CAM y de Unnim, que tienen un blindaje ante pérdidas que cubre el FGD.

Este desfase patrimonial quedó posteriormente compensado, ya que los bancos hicieron dos aportaciones: una teóricamente ordinaria de 1.575 millones y otra especial de 234 para hacer frente al descubierto. No obstante, el agujero puede prorrogarse durante diez años, ya que el Estado se ha comprometido a cargar con las futuras pérdidas que se descubran en la CAM (ahora en manos de Sabadell), Banco de Valencia (CaixaBank), Unimm (BBVA) y CCM (BBk) debido a la aceptación de una sistema de protección de activos o EPA.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios