Alierta quita el poder a Alonso Ureba y coloca al frente de la Asesoría Jurídica al ex Tabacalera Sánchez de Leirín
  1. Empresas

Alierta quita el poder a Alonso Ureba y coloca al frente de la Asesoría Jurídica al ex Tabacalera Sánchez de Leirín

Cambio significativo en la cúpula de poder de Telefónica. El jueves de la semana pasada, el actual secretario general del consejo de Telefónica, Antonio Alonso Ureba,

placeholder Foto: Alierta quita el poder a Alonso Ureba y coloca al frente de la Asesoría Jurídica al ex Tabacalera Sánchez de Leirín
Alierta quita el poder a Alonso Ureba y coloca al frente de la Asesoría Jurídica al ex Tabacalera Sánchez de Leirín

Cambio significativo en la cúpula de poder de Telefónica. El jueves de la semana pasada, el actual secretario general del consejo de Telefónica, Antonio Alonso Ureba, fue relevado de sus poderes como responsable del área jurídica de la compañía. En su lugar, el presidente César Alierta ha elegido a Ramiro Sánchez de Lerín, un letrado de su plena confianza, ex Tabacalera y actual vicesecretario del consejo.

La falta de sintonía entre Alierta y Ureba durante los últimos dos años ha terminado con el relevo del que fuera responsable jurídico de la CNMV. Sin embargo, y a pesar del relevo, el controvertido abogado continuará como secretario general del consejo de administración de Telefónica, a la que llegó en 2000, al tiempo que el propio Alierta, tras abandonar el organismo supervisor después del sonoro escándalo del caso Gescartera.

El nuevo responsable de los servicios jurídicos de Telefónica es una persona de la máxima confianza de Alierta, al que el presidente de Telefónica rescató de Tabacalera, tras un breve paso por Xfera, a finales de 2003. Desde entonces, Sánchez de Lerín ha estado a la sombra de Alonso Ureba, con el que ha mantenido una dura pugna profesional por el reparto de competencias del área jurídica, y otra personal por su condición de futurible sustituto.

Las especulaciones sobre la salida de Ureba se desataron desde el mismo momento de la llegada de Sánchez de Lerín. Aún así, la particular filosofía de Alierta, proclive a las soluciones pacificas y a las decisiones no traumáticas, ha hecho que este recambio se haya pospuesto en el tiempo casi dos años, como aseguran desde el entorno del propio presidente de Telefónica, de manera que todos los implicados acepten el nuevo reparto de papeles.

La relación entre Alierta y Ureba ha estado también salpicada de polémica. El abogado fue exculpado de un delito de prevaricación por el archivo, cuando era responsable de los servicios jurídicos de la CNMV, de un expediente sobre el caso conocido como Operación Tabacalera, por el que el ahora presidente de Telefónica es juzgado por un posible uso de información privilegiada.

El punto de inflexión de la carrera de Ureba en la compañía arrancó con la salida del anterior vicesecretario del consejo y antes responsable del área jurídica de Telefónica, Joaquín de Fuentes, uno de los profesionales más acreditados en el ámbito jurídico. A finales del verano de 2003, Alierta sucumbió ante las peticiones de su nuevo hombre fuerte en este departamento y Ureba pasó a controlar todo el aparato jurídico de la operadora.

Tan sólo unas semanas después, abandonó la compañía el que hasta entonces era consejero delegado, Fernando Abril Martorell, una decisión inesperada que llegó a relacionarse con la salida del anterior responsable jurídico. Ya en 2004, con el PSOE en el Gobierno, el destino quiso que Joaquín de Fuentes fuera elegido como nuevo Abogado General del Estado, nombramiento que evidenció el error táctico de Alierta.

Los cinco años de Alonso Ureba en Telefónica no han dejado indiferente a quienes han trabajado con él. Bien relacionado con el aparato de relaciones institucionales de la compañía, ha gustado de mantener un perfil informativo bajo. A pesar de su relevo, hay quien asegura que su permanencia en la sede de Gran Vía abrirá una inevitable batalla entre el antiguo y el nuevo responsable jurídico, ahora que se han tornado los papeles.

La versión oficial ofrecida por Telefónica es que con este movimiento, en línea con las necesidades de su expansión internacional, ha querido replicar los organigramas de las grandes empresas internacionales.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más