ALBERT RIVERA DIO EL ÚLTIMO OK

Historia de un despecho: Ángel Garrido llamó a Aguado y negoció 48 horas 'enfermo'

El ya expolítico del PP fue quien dio el primer paso, tras una larga reflexión y descontento de cómo le ha tratado el partido y su viraje ideológico. Todo se cerró en esta semana

Foto: Ángel Garrido e Ignacio Aguado. (EFE)
Ángel Garrido e Ignacio Aguado. (EFE)

Nadie lo sabía en el PP. Ni sus más estrechos colaboradores en el Gobierno regional, el que abandonó el pasado 11 de abril para formar parte de la candidatura europea de los populares. El secreto fue absoluto para evitar filtraciones. De hecho, Ángel Garrido, el nuevo y flamante fichaje de Ciudadanos, anuló su presencia este lunes y este martes en dos actos de campaña en Ávila y Guadalajara por una dolencia estomacal. A nadie le sorprendió, porque Garrido padece del estómago. Es su punto débil. No había tal dolencia. Garrido estaba ultimando con Ignacio Aguado su incorporación a la formación naranja. Cerrada en las últimas 48 horas.

Historia de un despecho: Ángel Garrido llamó a Aguado y negoció 48 horas 'enfermo'

Porque esta es una historia de despecho. Garrido ha renunciado a un puesto cómodo y muy bien remunerado en Europa (con un sueldo bruto mensual de 7.900 euros y unas dietas diarias de 304 euros) por ir de número 13 en la lista de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid. Y lo ha hecho porque ya no se sentía querido en el PP, el partido en el que llevaba militando 30 años. Todos creían que había aceptado con resignación el destino que le había preparado el partido: el Parlamento Europeo. Militante disciplinado, solo se había quejado en privado.

Su círculo más cercano sí sabía que "no le había hecho ninguna gracia" que no fuera el elegido para encabezar la candidatura de la Comunidad de Madrid, después "de comerse el marrón" de la dimisión traumática de Cifuentes. Y que se enterara la misma tarde de que no era el elegido. Relegado a Europa, el nuevo PP de Madrid no contaba con él. "Incluso le habían pedido que no participara en algunos actos de Isabel Díaz Ayuso [la candidata madrileña] a los que tenía previsto acudir", señalan desde su entorno. Hombre muy emocional, el distanciamiento con la nueva dirección de Casado se fue fraguando poco a poco.

Luego está la parte ideológica, la que ha servido para justificar su decisión. Garrido tampoco se sentía cómodo con el viraje a la derecha que estaba teniendo el PP, más cerca de Vox que del centro. "He decidido incorporarme a la candidatura de Ciudadanos para la Asamblea. Son muchas las razones para eso. Hoy por hoy, representa los valores del centro liberal en los que siempre he creído. Moderación, diálogo y concordia", señaló este miércoles el propio Garrido en la sede de Ciudadanos cuando fue presentado por Ignacio Aguado.

El presidente del PP, Pablo Casado, y la candidata a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
El presidente del PP, Pablo Casado, y la candidata a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

Todo se precipitó este fin de semana, cuando fue el propio Garrido quien dio el paso y telefoneó a Aguado. Aunque ambos han tenido esta legislatura varios roces dialécticos (los frecuentes en el juego político), la relación que han tejido es buena. La conversación fue larga y Garrido dejó entrever que necesitaba un cambio. Aguado lo vio rápido y se lo comunicó a la dirección nacional. Había posibilidades de fichar a Garrido, todo un torpedo en la línea de flotación del PP, su gran rival electoral. Albert Rivera dio el visto bueno y fueron Aguado y su número dos, César Zafra, quienes cerraron su incorporación mientras todos los focos mediáticos estaban puestos en los dos debates electorales, los de TVE y Antena 3.

Garrido ha sido sumamente discreto. No se lo ha dicho a nadie. Incluso alegó encontrarse mal de salud lunes y martes. Mientras negociaba. Nadie sospechó. El expresidente madrileño relató después en EsRadio que ha ayudado "la buena relación personal con Aguado" y que la decisión se ha tomado por las dos partes: "Ha sido un encuentro entre ambos. Todo ha sido muy, muy reciente". De hecho, el anuncio se ha tenido que precipitar este miércoles, el mismo día en que el BOE publicaba el nombre de Ángel Garrido en la lista europea del PP y el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid todas las candidaturas madrileñas, incluida la de Ciudadanos.

Se trata de una publicación provisional. Hay 48 horas para realizar cambios. Este mismo miércoles, Garrido ha presentado su petición de baja como militante del PP (se presentó en la sede de Ciudadanos siendo todavía afiliado popular) y ha iniciado la renuncia como candidato a las europeas con el PP. Posteriormente solicitará el alta en Ciudadanos. La formación naranja debe incluirle en este plazo en su candidatura autonómica. Ironías del destino, este jueves se cumple un año de la dimisión de Cifuentes, gran amiga de Garrido y la presidenta que se lo llevó de dos a la Comunidad.

En estas 48 horas, también se negoció en qué puesto iría Garrido. Tenía que ser uno importante, ya que actualmente Ciudadanos tiene 17 escaños y la previsión es crecer. La candidatura naranja dejaba poco margen. El uno es Aguado y el dos Zafra. En el puesto tres está Esther Ruiz, otro peso pesado del partido. El cuatro y el cinco son fichajes de última hora, profesionales de la sociedad civil. Los siguientes puestos son también nuevas incorporaciones y diputados consolidados. El acomodo al final se buscó en el 13, ocupado por el actual diputado Francisco Lara, que casualmente también dejó el PP para formar parte del proyecto de Ciudadanos. Se le planteó la posibilidad y él aceptó renunciar. No hubo problemas.

Uno de los últimos actos de Garrido con el PP.
Uno de los últimos actos de Garrido con el PP.

Garrido afronta el nuevo proyecto con ilusión, sabedor de que su decisión va a generar gran controversia con sus ya excompañeros. De la sorpresa inicial se ha pasado al rechazo más contundente. Muchos hablan de "traición" y "tránsfuga". No hay que olvidar que el actual presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, que ha sustituido a Garrido y que ha sido durante cuatro años compañero suyo en el Consejo de Gobierno, se despachaba este martes bien a gusto contra los expopulares que se han pasado a Vox: "Eso, en mi pueblo, tiene un nombre", decía Rollán, que no sabía nada de los movimientos de Garrido. En el PP se sienten engañados y acusan a Garrido de irse "sin dar la cara", "por la puerta de atrás", "como un cobarde". Este miércoles, tenía un acto previsto con los populares.

En el PP enseguida han recordado algunas de las célebres intervenciones de Garrido contra Ciudadanos en la Asamblea. "Yo creo que hoy por hoy los españoles saben que apostar por Ciudadanos lamentablemente es no saber ni siquiera por qué se apuesta, porque puede ocurrir cualquier cosa", llegó a señalar el expresidente madrileño, que también llamó a Aguado (su nuevo jefe de filas) "tonto útil de la izquierda" y aseguró que "su oportunismo no tiene límites". Habrá que ver, si finalmente Garrido es elegido diputado, cómo lo recibe la bancada popular, y si finalmente Ciudadanos es clave para formar Gobierno qué papel ocupará Garrido. Como defiende reiteradamente el nuevo fichaje naranja: "Yo en la vida he hecho siempre lo que me tocaba".

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
50 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios