mándame un selfie

"En política hay demasiados personajes tóxicos. Hay que recuperar la confianza"

'El Confidencial' inicia con Carlos Negreira, candidato por el PP al Ayuntamiento de A Coruña, una serie de retratos de las principales formaciones en los que el personaje nos hace llegar su propia imagen

Foto: Carlos Negreira, con su hija Alba, delante de una imagen de Picasso. (EC)
Carlos Negreira, con su hija Alba, delante de una imagen de Picasso. (EC)

Pregunta. A ver, si las campañas electorales, apenas influyen en el voto, ¿por qué tanto alboroto y tanto gasto por parte de los partidos?

Respuesta. Bueno, las campañas ya no son lo que eran. Los grandes fastos pasaron a la historia; el low cost también ha llegado a las campañas electorales. Sentimos la necesidad de contar qué hemos hecho o qué pensamos hacer, pero es verdad que el ciudadano percibe que las campañas son demasiado largas. Acortarlas no sería mala idea.

P. ¿Usted a qué le presta más atención a lo que le dicen por la calle o a las encuestas?

R. La calle es lo fundamental. Escuchar a los vecinos es la antesala de una buena decisión; son los mejores asesores. Además, las encuestas siempre son pasado. Si uno gobierna con las encuestas, gobierna mirando al retrovisor. Hay que mirar adelante siempre, escuchar más a la gente y prestarle menos atención a tanta estadística y a tanto informe técnico.

Al PP no le pasa nada grave que no se pueda arreglar, pero hay que tomar decisiones

P. ¿Y se ha dado el caso de que alguna vez haya visto en la calle lo contrario de lo que decían las encuestas?

R. En las últimas elecciones, de hecho. Nadie apostaba porque yo pudiera ser alcalde y, sin embargo, en la calle yo notaba afecto y cariño. Pero no es solo mi caso; en muchas elecciones, en España y fuera de España, las encuestas dicen una cosa y la realidad, otra.

P. ¿Si le pregunto qué le pasa al PP me va a responder o lo dejamos para después de las elecciones?

R. Al PP no le pasa nada grave que no tenga solución. Lo que ocurre es que hay que tomar decisiones. Últimamente hay demasiados personajes tóxicos para la política y debemos recuperar la confianza de los ciudadanos. Me refiero a todos los partidos políticos. Pero vamos, un partido como el nuestro que tiene miles y miles de militantes puede y debe tener un buen futuro.

P. En el Gobierno hay ministros que defienden la política de la piel y la cercanía y otros que defienden la política de la gestión, pura y dura. ¿Usted qué tipo de político es?

R. Yo soy de los políticos a los que le gusta la cercanía. Me gusta la política peatonal. Todo lo que pensábamos que nos separaba de los ciudadanos, empezando por los coches oficiales, lo hemos quitado aquí en A Coruña. La política tiene que ser de piel, de calle, es fundamental, sin miedo a dialogar y a oír lo que tengas que oír para luego intentar tomar las mejores decisiones.

Las campañas electorales de ahora también son de 'low cost'

P. ¿Lo ocurrido al PP en Andalucía es extrapolable a Galicia o, a esos efectos, las dos comunidades están en las antípodas?

R. En Galicia, y lo hemos demostrado en todos estos años, el PP tiene una política muy cercana, política de barrio, de calle. Por eso es el partido favorito de los gallegos, por el arraigo con la gente. Eso es lo que lo diferencia.

P. Primero fue Fraga, luego llegó Rajoy y ahora las quinielas ponen a Feijóo. ¿Galicia es la cuna del PP?

R. Es lo que le decía, la cercanía y el arraigo del PP en Galicia. Y vocación de servicio. Por eso los políticos gallegos gozan de tanto aprecio por parte de los militantes del Partido Popular.

P. Confiéseme una cosa: un caso de corrupción de su partido con el que usted se haya cabreado de verdad

R. No me gusta hacer un ránking de corrupción porque toda es condenable… Lo de Bárcenas… Aquellas primeras revelaciones, en fin, fue muy duro de ver.

La política tiene que ser de piel, de calle, es fundamental

P. Qué le queda a Carlos Negreira de brasileño. Porque usted nació en Río de Janeiro… ¿Una samba, quizá?

R. Jejeje… Me vine de Brasil muy pronto, a los tres años, pero como digo, medio broma, medio en serio, soy el único alcalde brasileiro que hay en Europa. ¿Qué me queda? Me queda el agradecimiento a un país que le dio una oportunidad a mis padres cuando lo necesitaron y me queda un espíritu alegre, distendido, optimista. Es ese aire positivo y el ánimo que contagian los brasileños con el ‘tudo bem, tudo bom’. A los españoles, que tantas veces nos falla la autoestima, nos vendría bien ese aire.

P. ¿Por qué me manda este selfie?

R. Me he hecho el selfie con mi hija Alba. Y he querido hacerlo delante de Picasso, porque es un genio reconocido en todo el mundo y lo teníamos oculto aquí en A Coruña, que fue su cuna artística. Y representa muy bien el carácter universal y abierto que tenemos los coruñeses.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios