Podemos aleja el acuerdo y el PSOE confía en su abstención para investir a Susana Díaz

Los socialistas trabajan para lograr que los nuevos partidos dejen paso a la candidata socialista en segunda vuelta y confían en vencer las trabas en las próximas horas

Foto: Los representantes del PSOE-A, Mario Jiménez (d) y Juan Cornejo (i), antes de la reunión negociadora. (Efe)
Los representantes del PSOE-A, Mario Jiménez (d) y Juan Cornejo (i), antes de la reunión negociadora. (Efe)

La reunión entre Podemos y el PSOE que permita desbloquear la investidura de Susana Díaz ha terminado sin acuerdos. Los socialistas siguen trabajando en el escenario de que Podemos y Ciudadanos de Albert Rivera se abstendrán en segunda vuelta y darán paso a la candidata socialista. Saben que es muy difícil un acuerdo que mueva a estos partidos hacia un sí a Díaz,  pero intuyen que sí pueden lograr su abstención. Con esta premisa están apurando las negociaciones a apenas 24 horas de que comience el debate en el Parlamento andaluz el próximo lunes. 

Como siempre ocurre con Podemos y PSOE, a la salida del encuentro las versiones sobre lo ocurrido fueron opuestas. Forma parte de sus estrategias políticas. Los socialistas ponen el foco en la posibilidad de acuerdos y desde Podemos aseguran que no hay avances. Los de Pablo Iglesias siguen instalados en el no a Díaz aunque las conversaciones continúan abiertas. Sostienen que no tiene respuesta a las dos condiciones que quedan sobre la mesa, una vez que han admitido la retirada política de los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Exigen que se retiren los depósitos públicos a los bancos que no frenen los desahucios y reclaman una reducción drástica de altos cargos en la Junta y sus empresas públicas, además de un inventario con números sobre cuántos asesores y directivos hay ahora mismo contratados. Los socialistas acceden a imponer una serie de cláusulas a los bancos que insten a frenar los desahucios pero no aceptan cerrar las cuentas ni retirar unilateralmente los depósitos. Advierten de que sería ilegal. El secretario de organización de Podemos, Sergio Pascual, sostuvo que es insuficiente y reclamó una respuesta más "nítida". Tampoco en el tema de los altos cargos hay acuerdo. El PSOE defiende que ya ha reducido el número y los salarios de su personal de alta dirección.

Los representantes de Podemos, Sergio Pascual (d) y Manuel Garí (i). (Efe)
Los representantes de Podemos, Sergio Pascual (d) y Manuel Garí (i). (Efe)

Esta tarde hay prevista una reunión con Ciudadanos. Van a escenificar que abren conversaciones aunque fuentes socialistas insisten en que el diálogo nunca ha estado cerrado en las últimas semanas. El PSOE ha aceptado el decálogo anticorrupción del partido de Albert Rivera para atraer a Ciudadanos hacia la abstención. El candidato andaluz, Juan Marín, insistió en que no formarán parte del gobierno y que, de momento, su voto sigue siendo de rechazo a la investidura de Díaz. Pero también abrió una puerta importante a la posibilidad de alcanzar "acuerdos puntuales" con el PSOE. Solo la abstención de los nueve diputados andaluces de Ciudadanos no serviría si Podemos (15 diputados) y el PP (33) se mantienen en el no. Los socialistas necesitan al menos 16 abstenciones.

Los ánimos socialistas siguen estando muy altos. Descartan lograr apoyos o mayoría absoluta, pero dan por hecho que Susana Díaz alcanzará la presidencia en segunda votación el próximo jueves gracias a la abstención de Ciudadanos y Podemos. El secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, fue muy duro con el PP y tildó su estrategia política de "trileros". Sostuvo estas acusaciones tras conocerse que los populares asumen que no pueden afrontar unas elecciones andaluzas ni permitirán nuevos comicios en septiembre, por lo que su rechazo a la socialista podría convertirse en abstención una vez pasadas las municipales para poder abrir negociaciones en paralelo en los ayuntamientos.

Elecciones Municipales y Autonómicas