PROPONE INVESTIR A UN INDEPENDIENTE

Pablo Iglesias rompe la baraja para visibilizar las "contradicciones" del PSOE

El líder de Podemos acusa la falta de liderazgo de Sánchez y sus contradicciones mientras pasa de exigir el derecho a decidir como línea roja a plantear un presidente independiente

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la valoración de los resultados electorales este lunes. (Reuters)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la valoración de los resultados electorales este lunes. (Reuters)

Podemos no permitirá “ni por activa ni por pasiva” un Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy, pero tampoco facilitará las cosas a Pedro Sánchez. A las cinco líneas rojas “irrenunciables” que la formación emergente ha puesto sobre la mesa, incluida la celebración de un referéndum en Cataluña que para el PSOE es inasumible, Pablo Iglesias ha añadido que el líder de los socialistas no entre en la ecuación. Si este martes el número dos del partido, Íñigo Errejón, ya adelantaba en una entrevista en 'Onda Cero' que no veía a Pedro Sánchez en la Moncloa, por lo que “habría que plantear la posibilidad de una figura independiente”, Pablo Iglesias apuntalaba este miércoles esta propuesta en un artículo de opinión titulado 'A Pedro no le dejan'.

“Si a Pedro Sánchez no le dejan intentar ser presidente, porque quizá no esté siquiera en condiciones de ser el líder de su partido, tal vez sea el momento de que una figura independiente de prestigio asuma dar los pasos necesarios para intentar que en España deje de gobernar el Partido Popular y pongamos fin al tiempo de la corrupción y la desigualdad”, concluía en líder de Podemos. En un encendido mensaje dirigido al PSOE, Iglesias no solo ahonda en la falta de liderazgo de Sánchez, sino en las contradicciones de su partido. “¿Cómo es posible que no hayamos hablado todavía? ¿Es que no va a plantear la posibilidad de un Gobierno alternativo al de Rajoy?”, se pregunta tras criticar “la abdicación de responsabilidades del PSOE y la parálisis de su secretario general”.

Hasta la fecha, Pablo Iglesias ha mantenido conversaciones con los representantes parlamentarios del PNV (Aitor Esteban), Democracia y Libertad (Francesc Homs), Unidad Popular (Alberto Garzón) y ERC (Gabriel Rufián), mientras que Pedro Sánchez se ha reunido con Mariano Rajoy, quien también recibirá el próximo lunes en Moncloa a los candidatos de Podemos y Ciudadanos. Tras el encuentro, el líder de los socialistas dejó claro que no facilitaría la investidura de Rajoy y que trabajaría para que haya un Ejecutivo "de cambio progresista y con capacidad de diálogo".

Pablo Iglesias rompe la baraja para visibilizar las "contradicciones" del PSOE

La misma noche electoral, tras conocerse los resultados, la formación emergente ya puso un elevado listón a los socialistas. El silencio por parte de Ferraz llevó a Iglesias a desconfiar desde el mismo día después de las elecciones sobre la posibilidad de que se produzca una gran coalición o que Sánchez permita la investidura de Rajoy con su abstención. Una desconfianza que ha ido creciendo a medida que avanza la semana, sobre todo después de que este miércoles Sánchez respondiese a la petición de Iglesias para reunirse con un poco concreto “en los próximos días”.

En palabras de Pablo Iglesias, el secretario general de los socialistas “no se encuentra en una situación fácil”. Desde su punto de vista, “el PSOE queda abocado a aceptar que el PP gobierne o bien a la incierta búsqueda de una nueva candidata (o candidato) que pueda reparar en el futuro el resultado electoral de Sánchez (el peor del PSOE en la historia de nuestra democracia)”. Una situación que achaca al hecho de que “la mañana del 21 la geopolítica del poder del PSOE empezó a operar, caótica y contradictoria”, principalmente porque los barones del PSOE encabezados por Susana Díaz cerraron “la posibilidad de que Sánchez dialogara con nadie que no fuera el PP o Ciudadanos".

Errejón e Iglesias la noche electoral del 20-D. (EFE)
Errejón e Iglesias la noche electoral del 20-D. (EFE)

Pocas horas después de estas acusaciones, Sánchez hacía hincapié en que la gestión del partido post 20-D y de la política de alianzas, así como de las negociaciones, las conducirá la dirección federal del PSOE. Es decir, Sánchez y no los barones. Por lo que indicaba que Susana Díaz ha de atenerse a la "cultura de partido". Errejón ya había exigido al PSOE que hablase con una sola voz y lamentaba desconocer la postura de Sánchez acerca de la formación de un nuevo Gobierno pero sí las opiniones de Díaz o del presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara.

El paso al frente de Sánchez y su determinación no parecen suficientes para atraer a Podemos en un frente contra el PP. El derecho a decidir es otra de las piedras que Podemos ha puesto en el zapato del socialista. Se trata de la línea roja que más frontalmente choca con los pilares del PSOE y una cuestión irrenunciable para Iglesias.

El derecho a decidir, paradójicamente, podría permitir en último término la investidura del candidato popular: "Si los señores que mandan en el PSOE y que han hablado no entienden que España es un país diverso y plurinacional están entregando el país a Rajoy". Podemos quiere romper la baraja y, mientras tanto, obligará al PSOE a retratarse tanto de puertas hacia afuera como hacia dentro.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios