los papeles de panamá

De un médico de Barcelona al gigante hospitalario: la sanidad que opera 'offshore'

El Grupo Hospiten cobró en Panamá dividendos y plusvalías. Pero no es un caso aislado: la relación entre profesionales de la salud y los paraísos fiscales es un patrón constante

Foto: La sede de Mossack Fonseca en Panamá ayudó a crear estructuras 'offshore' también a médicos españoles. (Reuters)
La sede de Mossack Fonseca en Panamá ayudó a crear estructuras 'offshore' también a médicos españoles. (Reuters)

De ser un pequeño grupo familiar a convertirse en gigante de la sanidad privada en España y el mundo. En esta frase podría resumirse la historia de Hospiten, tercer grupo hospitalario privado de España. Presente en 19 países, el Grupo Hospiten recurrió a los servicios del despacho panameño Mossack Fonseca para organizar su estructura societaria y aprovechar el marco legal del país caribeño para desviar dividendos y plusvalías, según consta en la documentación interna de la firma obtenida por el 'Suddeütsche Zeitung' y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), y publicada en exclusiva en España por El Confidencial y La Sexta. 

[Destapamos a Mossack Fonseca, la gran trama de las sociedades 'offshore']

En el sector de la salud, este conglomerado no es el único que se puso en contacto con los abogados protagonistas de los papeles de Panamá. Fuera para intereses personales -como comprar un inmueble- o para cobrar los derechos de las patentes de un medicamento, la relación de profesionales españoles del mundo de la salud con el negocio 'offshore' es un patrón que se repite en los 11,5 millones de documentos de la filtración.

Dividendos y patentes, en Panamá

El Grupo Hospiten facturó en 2013 más de 240 millones de euros, un 83% procedente de pacientes privados. Nacido en Canarias, tiene una sólida presencia en esta Comunidad Autónoma, la tercera que más dinero destina a conciertos hospitalarios, de acuerdo con los datos que recoge el último informe del Instituto para el Desarrollo y la Investigación en Sanidad. Pero en el año 2000 las islas se le quedaron pequeñas y el grupo, presidido por Pedro Luis Cobiella, médico e hijo del fundador, dio el salto al extranjero. Hoy cuenta con hospitales en República Dominicana, Jamaica y México, además de en el resto de España.

Todo ingreso de fuente extranjera recibido por la sociedad está exento de impuestos en la República de Panamá

Los primeros contactos desde el grupo con Mossack Fonseca hacen referencia al negocio en República Dominicana. Pero en 2011, el departamento financiero del grupo se puso en contacto directamente con la firma panameña para inscribir ante la Agencia Tributaria panameña Tuscany Investment Group, una sociedad constituida años antes y con accionistas radicados en Jersey. La compañía no tenía actividad, sino que sus resultados de ese año se debían a los dividendos que recibía de Hospiten Holding y de la plusvalía de acciones por la venta de una parte de las acciones del grupo, según detallan los documentos internos de Mossack Fonseca.

¿La razón de esta operación? "Todo ingreso de fuente extranjera recibido por Tuscany está exento de impuestos en la República de Panamá", se lee en los archivos de la firma panameña. Se trataba justamente de aprovechar uno de los mayores atractivos de la jurisdicción panameña, la ausencia de tasas sobre ganancias desde el extranjero. 

Hospiten ha confirmado a este diario la operación, aclarando que "todas las sociedades pertenecientes al grupo cumplen con sus obligaciones fiscales y tributarias en los países donde operan y en España".

Las ventajas de Panamá no se limitan al cobro de dividendos. Es un refugio perfecto también para controlar los derechos de propiedad intelectual de patentes o marcas de productos farmacéuticos o bioquímicos. Así lo asegura el gerente de Curaxys, un ambicioso proyecto biotecnológico nacido en 2013 en Andalucía, que se acercó a Mossack Fonseca para proteger los "secretos industriales" de sus productos. "Nos pusimos en contacto con Mossack para conocer el funcionamiento de estructuras jurídicas para la protección de propiedad industrial, secretos industriales o bien patentes", explica a este diario un administrador de la empresa que, sin embargo, hoy está en quiebra.

En 2015 se ponía punto y final al intento de Curaxys de despegar en Andalucía y también a su intento de abrirse negocio en el mundo ‘offshore’. "No profundizamos mucho en ello porque Curaxys se desvaneció", remata su gerente.

Pisos y cuentas 'offshore'

Entre los profesionales de la salud, se estiló también el uso más ‘clásico’ de las sociedades 'offshore'. Un caso que consta en la base de datos es el de Pedro Salisachs, neurólogo de Barcelona ya jubilado, quien abrió una compañía para manejar una cuenta en Suiza que permaneció activa hasta 2014.

La conexión con los paraísos fiscales del mundo de la medicina se repite en el caso de Callaway Real Estate, ‘offshore’ que ejercía de accionista de una empresa española con el mismo nombre y cuyo único bien era un inmueble en la ciudad condal. Su administrador, M. P. F., un cirujano y directivo de una empresa biofarmacéutica global, que utilizó la sociedad "para motivos particulares, no por motivación fiscal", explica a este diario.

Lo cierto es que, para hacerlo, contó con la ayuda de unos expertos en el sector, la firma Roca y Asociados. Con 115 sociedades, es el primer bufete español por ‘offshores’ creadas con Mossack Fonseca, seguido por el Bufete G. Pretus.

Asesores en Andorra, accionista en Holanda

También pasaron por grandes expertos del sector ​Antonio Parente Dueña y José María García Antón, dueños, hasta su venta al fondo de Warren Buffett, de Lipotec, empresa dedicada a la producción de compuestos cosméticos para firmas de lujo. Ambos coincidieron también en Islas Vírgenes Británicas en la sociedad Lacse Limited, constituida en 2011, y a través de los servicios del despacho de Jaume Torres, presidente de la Asociación de Asesores Fiscales de Andorra. Según Dueña, la sociedad "nunca llegó a utilizarse".

Tanto GP Pharm como Prima Derm, las dos empresas de Dueña y Antón que quedaron fuera de la operación con Buffett, están registradas en España y controladas a través de una sociedad BV holandesa. Un esquema legal que, como explica a este diario José María Peláez, inspector de Hacienda, "es muy típico entre las multinacionales, que se aprovechan de las nomas holandesas para eludir las leyes antiparaíso". Un reciente informe de Oxfam International, basado en los datos de la Comisión Europea, define Holanda como un paraíso fiscal: "Es el país europeo que más facilita la elusión de impuestos corporativos". 

Desde GP Pharm definen este esquema, permitido por la legislación española, como "fórmula habitual para atraer inversión y desarrollar un grupo empresarial con vocación internacional".

No es la primera vez que una filtración destapa el uso de sociedades 'offshore' en el mundo de la salud. En Offshore Leaks, una anterior colaboración entre el ICIJ y El Confidencial, destacaba el caso del cirujano plástico Mario Telles, presidente de honor de la Sociedad Europea de Cirugía Estética y Laser. Figuraba como protector del fideicomiso Paper Clip Trust, pero aseguró no tener "nada que ver" con la compañía. 

Papeles Panamá

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios