Claves para hacer la declaración de la renta de un fallecido
  1. Economía
  2. Declaración Renta
ejercicio de la renta 2020

Claves para hacer la declaración de la renta de un fallecido

Con la muerte no se acaban los compromisos con la Hacienda Pública: cuando un ciudadano fallece sus herederos deben encargarse de ajustar las cuentas con la Administración Pública

placeholder Foto: La documentación para hacer la declaración de un fallecido deberá presentarse dentro del periodo oficial establecido por la Agencia Tributaria y en los mismos plazos que el resto de contribuyentes (Pexels)
La documentación para hacer la declaración de un fallecido deberá presentarse dentro del periodo oficial establecido por la Agencia Tributaria y en los mismos plazos que el resto de contribuyentes (Pexels)

El 2020 fue un año complicado: a principios de año irrumpió en China una pandemia provocada por un coronavirus hasta la fecha desconocido, similar al SARS, que en poco tiempo es expandió por todo el planeta activando las alarmas de todos los países. La pandemia del covid-19 afectó en muchos aspectos de la sociedad, especialmente en lo que se refiere a lo sanitario, con cerca de tres millones de positivos y más de 70.000 fallecidos, pero también ha tenido duras consecuencias en el plano económico. Ahora, más de un año después de la declaración de un estado de alarma que no se había aplicado hasta el momento, arranca una campaña de la declaración de la renta algo peculiar, para la que habrá que tener en cuenta algunos aspectos que hasta ahora no eran tan habituales, como ocurre con los ERTE, una fórmula habitual desde que estalló la pandemia.

Entre las muchas dudas que surgen en tiempos de campaña de la renta se encuentra una que se repite todos los años y en la que, a pesar de las circunstancias, hay que tener en cuenta: se trata de qué hacer con la declaración de la renta de las personas que han fallecido recientemente. Lo cierto es que con la muerte no se acaban los compromisos con la Hacienda Pública: cuando un ciudadano fallece sus herederos deben encargarse de ajustar las cuentas con la Administración Pública ya que, pese a la defunción, la obligación de presentar la declaración de la renta sigue pesando sobre él. Así, los familiares o herederos de los contribuyentes fallecidos durante 2020 tendrán que presentar la declaración de la renta correspondiente al periodo comprendido entre el 1 de enero del pasado año y el momento de su muerte, siempre y cuando los ingresos del fallecido durante el último año superen los 22.000 euros si provienen de un único pagador o los 14.000 euros si se acumula más de uno y éstos han aportado a sus arcas más de 1.500 euros.

¿Cuándo se presenta la declaración?

La documentación necesaria deberá presentarse dentro del periodo oficial establecido por la Agencia Tributaria y en los mismos plazos que el resto de contribuyentes. La campaña de la renta de 2020 este año finaliza el 30 de junio.

Una declaración individual

Según lo establecido por la Agencia Tributaria, la declaración de un contribuyente fallecido deberá presentarse de manera individual, de manera que aunque la persona difunta formase parte de una unidad familiar que hasta el momento presentaba una declaración conjunta, en estas circunstancias deberá presentarse su documentación por separado.

La unidad familiar puede elegir modalidad

Aunque sobre la persona fallecida recaiga la obligación de realizar una declaración individual, el resto de la unidad familiar sí podrá presentar una declaración conjunta si lo desea, siempre excluyendo las aportaciones del difunto.

Cuando sale a devolver

En aquellos casos en los que la declaración de la renta sale a devolver deberá tenerse en cuenta la cantidad a percibir para presentar la documentación necesaria en función de esta. Todos los documentos necesarios podrán aportarse a través del registro presencial o telemático.

  • 2.000 euros o menos

Para cantidades igual o inferiores a 2.000 euros los herederos deberán aportar a la Agencia Tributaria el certificado de defunción de la persona declarante, el libro de familia completo, el certificado del registro de últimas voluntades, el testamento (en caso de que figure en el certificado de últimas voluntades) y el certificado bancario de titularidad de la cuenta a nombre de las personas que van a cobrar.

En el supuesto de que haya varios herederos y se desee que el importe se abone únicamente a uno de ellos, será necesaria también una autorización escrita y firmada de todos los herederos más las fotocopias de sus DNI.

  • Más de 2.000 euros

Para las devoluciones superiores a 2.000 euros se requerirá además de los documentos indicados anteriormente un documento que justifique que se ha declarado en el impuesto de sucesiones y donaciones el importe de la deducción. En el caso en el que haya varios herederos y que el medio de pago elegido sea la transferencia bancaria, habrá que presentar también un certificado bancario de titularidad de la cuenta a nombre de todos los herederos o, en su caso, poder notarial a favor de alguno de ellos.

Modelo H-100

Para percibir el pago de devolución los beneficiarios deberán cumplimentar el impreso modelo H-100, la solicitud de pago de devolución a los herederos, disponible en la sede electrónica de la Agencia Tributaria. Para llegar a este documento solo hay que seguir la siguiente ruta en la web de la Agencia Tributaria: Todos los trámites > Impuestos y tasas > Otros > Devoluciones a sucesores de personas físicas.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Declaración de la Renta Administraciones Públicas IRPF Impuestos Renta 2019-2020
El redactor recomienda