De los fósiles a las renovables: cuatro casos de cómo España está girando hacia la economía verde
  1. Economía
hidrógeno, biomasa, fotovoltaica...

De los fósiles a las renovables: cuatro casos de cómo España está girando hacia la economía verde

Todas estas empresas tienen algo en común: partiendo de un paisaje de industrias poco sostenibles, han apostado por modelos de la nueva economía, la economía verde

Foto:

La economía española se está reconvirtiendo. Es algo que puede comprobarse poco a poco y en el día a día, pero los datos nos ayudan a dibujar este escenario. La tendencia se produce tanto en los consumidores (el 69% de españoles quiere usar productos reparados o reutilizados) como en las propias empresas, que cada vez dan más pasos por aumentar sus índices de sostenibilidad. La Cuenta de Emisiones a la Atmósfera del Instituto Nacional de Estadística (INE), de hecho, pone negro sobre blanco cómo la economía española ha ido rebajando sus emisiones de gases de efecto invernadero desde 2008.

Cuatro casos de reconversión económica

Ya no solo es que la economía española luche por ser más sostenible, sino que además se producen escenas icónicas, por ejemplo, cuando una instalación que antes se empleaba para actividades contaminantes acaba evolucionando y convirtiéndose en la sede de empresas enmarcadas dentro de la economía verde. Estos son algunos ejemplos de ello.

Del gasoil a la tecnología circular: Ingeobras

La calle Madre Rafols de Zaragoza ha dado un vuelco espectacular en los últimos años. En su momento, acogió la sede de una empresa de distribución de petróleo y derivados, un sector importante de la economía española, pero que con el paso del tiempo ha ido dando paso a alternativas más sostenibles dentro de nuestro tejido empresarial. Y esa evolución en la economía española se ha trasladado también a las instalaciones de dicha calle zaragozana.

Y es que, a día de hoy, el número dos de Rafols está ocupado por Ingeobras, una empresa que diseña y lleva a cabo proyectos de ingeniería, pero con un enfoque particular: el de centrarse siempre en la economía circular. Sobre esta base, Ingeobras desarrolla tecnologías que pueden ayudar a eliminar los nitratos de diversas sustancias, a mejorar la calidad del agua, a monitorizar el consumo de recursos esenciales y, en definitiva, a acercarse a cada sector económico para ver de qué manera puede ayudarle a ser cada vez más sostenible.

placeholder

De la minería a las renovables: Ence

Puertollano (Ciudad Real) ha sido siempre un municipio industrial y, por ello, ha acogido a lo largo del tiempo actividades empresariales que hoy vemos que no estaban alineadas con la noción de economía sostenible. Cuna de la industria minera e industrial en las últimas décadas, hasta el año 2017 la ciudad acogía una planta de generación de energía a base de combustibles fósiles. A día de hoy, sin embargo, esas mismas instalaciones acogen la denominada Biollano, una planta de energía renovable con biomasa de Ence que, con una capacidad de 50 MW y una inversión superior a los 100 millones de euros, supone una fuente de energía totalmente gestionable, al poder operar la planta las 24 horas del día y todos los días del año, independientemente de las condiciones meteorológicas. Esta planta supone también empleo directo, indirecto e inducido en Puertollano: teniendo en cuenta los datos de APPA (30 empleos por cada MW de biomasa instalados), Ence sostiene 1.500 empleos en la zona.

No es la única iniciativa que la empresa española lleva a cabo en este proceso de transformación de la ‘vieja’ a la ‘nueva’ economía en nuestro país. También proyecta en Almería la construcción y puesta en marcha de una planta de generación de energía renovable con biomasa, a partir de los restos vegetales resultantes de la agricultura de invernaderos de la provincia. El proyecto busca valorizar esta biomasa resultante de los invernaderos, hasta 660.000 toneladas al año, en una planta de cogeneración de 36 MW. Estos restos vegetales pueden suponer un problema medioambiental al no poder ser debidamente gestionados: falta de espacio, malos olores, etc. Esta planta pretende contribuir así al fomento de la economía circular en la zona de El Ejido, ofreciendo una alternativa a esta problemática. Por otro lado, las biofábricas de Ence en Pontevedra y Navia transforman la madera en celulosa para sustituir al plástico en multitud de aplicaciones, así como en energía renovable al aprovechar la lignina y los restos vegetales forestales. En su apuesta por los productos sostenibles, en 2019 la compañía lanzó la marca Ence Advanced como resultado de años de trabajo en investigación de mercado, I+D+i, desarrollo industrial y de producto. Desde esta plataforma, la compañía trabaja en el desarrollo de productos con menor huella ambiental.

placeholder

De la gasolinera a la hidrogenera: Clantech

Las gasolineras forman parte del paisaje turístico y de transporte de nuestro país. Actualmente, nadie duda de su contribución a la contaminación del medioambiente, pero por ahora las alternativas al vehículo tradicional son escasas en España, con lo que las estaciones de servicio siguen siendo instalaciones esenciales para la inmensa mayoría de formas de transporte. Sin embargo, hay quien ha decidido cambiar dicho paisaje.

Se trata de Clantech, una empresa de ingeniería que, aunque está radicada en Sevilla, opera en todo el país. Lo hace ideando y desarrollando estaciones de servicios de hidrógeno, también llamadas hidrogeneras, para poder suministrar carburante a todos aquellos vehículos que funcionen mediante esta alternativa. No es casualidad, de hecho, que en muchas ocasiones sus hidrogeneras se ubiquen en terrenos donde antes había una gasolinera tradicional. Además, el repostaje en estas instalaciones es muy rápido: en menos de cinco minutos un vehículo movido por hidrógeno puede conseguir una autonomía de hasta 700 kilómetros, muy por encima de los niveles que puede ofrecer, por ejemplo, la recarga de un coche eléctrico.

placeholder

De la contaminación a la energía fotovoltaica: Soltec

Tanto la Región de Murcia como su capital han tenido siempre un problema que, la verdad sea dicha, ha afectado a muchas otras ciudades: el excesivo consumo de derivados del petróleo. En el año 2011, sin ir más lejos, dicho consumo fue de 1.343 ktep. Estaba claro que la región y la ciudad necesitaban un cambio de modelo y este no podía llegar solo por parte de administraciones públicas y ciudadanos; también necesitaba a las empresas.

Una de las que ha acudido en ayuda de la transformación del modelo económico ha sido Soltec Energías Renovables, una compañía que, aprovechando las condiciones climatológicas de la zona, ha desarrollado un modelo de negocio en torno a la ingente energía fotovoltaica, abasteciendo tanto al entorno cercano como a otras empresas y administraciones dentro y fuera de España. A día de hoy, de hecho, Soltec cuenta con más de 11 GW en proyectos en todo el mundo.

placeholder

Todas estas empresas, como vemos, tienen algo en común: partiendo de un paisaje empresarial dominado por industrias poco sostenibles, han optado por darle la vuelta a la situación y apostar por modelos de negocio enfocados hacia la nueva economía, la economía verde. Todo sea para que nuestro país sea cada vez un entorno más sostenible.

Economía Energías renovables ECBrands