claves para entender lo que pagas

De qué depende el precio de la luz y qué debes hacer para ahorrar en tu factura

Quien entienda la factura que paga cada mes que levante la mano. Casi nadie, ¿verdad? No te preocupes: te enseñamos a entender de qué depende lo que pagas de luz y cómo puedes ahorrar

Foto:

A menudo, consultar la factura de la luz resulta imposible. ¿Qué número es ese? ¿Eso es el consumo o los euros que cobran? Entre tanto jeroglífico, a la mayoría de españoles le cuesta saber qué significan esas cifras que tiene delante. Lo cierto es que entender la factura es difícil, pero porque el sistema eléctrico y sus variaciones tampoco son precisamente sencillos. Y son muchos los ciudadanos que se preguntan por qué el precio de la luz cambia tanto y, sobre todo, a qué se deben esos cambios. Si ese es tu caso, te lo vamos a explicar.

El precio fluctúa en cada mercado

Para empezar hay que entender, como cuentan en el blog de Bankia, un factor diferencial: en nuestro país hay dos tipos de mercados, que de un modo u otro acabarán definiendo el tipo de consumo que hacemos y el precio final que acabamos pagando.

Mercado regulado

El mercado regulado se rige por unas reglas fijas, pero eso no quiere decir que el precio también sea fijo. El precio fluctúa constantemente, pero al menos no se trata de una visión a ciegas. Es la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) la que, cada día, anuncia el precio del kilovatio hora (KWh) que habrá al día siguiente. De este modo, por lo menos, los consumidores que puedan elegir sus horas de mayor consumo recurrirán a la electricidad cuando marque sus precios más bajos. Como curiosidad, en la última década el precio de la luz en España casi siempre ha acabado fluctuando al alza, como muestran las cifras de Eurostat.

Mercado libre

La existencia del mercado libre es la que determina que, a la hora de contratar tu compañía eléctrica, puedas elegir entre una amplia gama de precios. Esto implica que cada cual, dentro de sus márgenes, decide ofrecer una u otra tarifa a sus consumidores, una fluctuación de precios que casi siempre dependerá del tipo de oferta de cada empresa y de las horas en las que quiera abaratar el precio.

¿Qué hace que los precios cambien?

Hay varios factores que influyen en las subidas y caídas de precios según la entidad bancaria, pero cabe destacar especialmente dos:

1.- Costes de generación. El precio de la electricidad dependerá directamente de la energía que se esté usando. Si en nuestra casa usamos energía procedente del petróleo, será la tarifa de dicho barril la que nos hará pagar más o menos. En el caso de las renovables, por ejemplo, la cosa cambia: la tarifa dependerá no del precio de la materia prima, sino del de la maquinaria con la que se genera la energía.

2.- Proceso de generación. Hay un elemento que acaba siendo esencial a la hora de generar energía: las condiciones en que surge dicha energía. Si hace buen tiempo, por ejemplo, la generación de energía solar será significativamente más sencilla, y viceversa.

Adicionalmente hay otros factores que pueden influir en el precio final. Entre ellos están los impuestos establecidos por las instituciones públicas, pero también la propia demanda de electricidad por parte de los ciudadanos.

La clave: analiza el consumo y elige tu tarifa

Llegados a este punto, ¿cómo se puede ahorrar en la factura de la luz? En principio puede resultar algo complejo, pero, según los consejos de Bankia, puedes sacar la solución tú solo si te haces las preguntas adecuadas.

A) ¿Necesitas controlar el gasto? Hay quien puede tener un presupuesto ajustado o que, simplemente, no le haga gracia llevarse sustos a final de mes. Quienes quieran estar tranquilos ante la llegada de la factura pueden optar por una tarifa plana (pagará lo mismo cada mes independientemente de lo que consuma); los que quieran apurar y controlar al dedillo cada gasto si creen que pueden ajustarlo, deberán elegir una tarifa fija (pagará lo mismo cada hora).

Tus horarios, tu estilo de vida o tu elección energética influyen en la factura de la luz

B) ¿A qué horas consumes más? Las variaciones de precio dentro del mercado libre acaban dependiendo de que las energéticas ofrezcan precios distintos en función de cuáles sean las horas de mayor consumo. Por ello deberás pararte un rato a pensar cuáles son las horas en las que más recurres a la electricidad y optar por una tarifa que 'penalice' lo menos posible dichos tramos horarios.

C) ¿Quieres ser sostenible? A todos nos gusta ser cuidadosos con el medioambiente y esa preocupación cada vez alcanza a más capas de la sociedad. Es por ello que muchas comercializadoras ofrecen recurrir a energía verde. La factura será más abultada, pero la conciencia de sostenibilidad también.

D) ¿Necesitas más servicios? No es lo mismo tener calefacción central, que usar gas para calentarse o que vivir en una ciudad en la que apenas hace falta la calefacción. Los servicios añadidos a la luz básica también engordarán la factura, así que deberás tenerlos muy en cuenta a la hora de elegir casa.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios