Compensa la crisis demográfica

España supera por primera vez 47 millones de habitantes gracias a la inmigración

Según los últimos datos de Estadística, la población residente en España aumentó en casi 165.000 personas, hasta más allá de los 47,1 millones, gracias a un saldo migratorio positivo

Foto: Un inmigrante, trabajando en la construcción. (EFE)
Un inmigrante, trabajando en la construcción. (EFE)

La decisión de miles de colombianos, venezolanos y marroquíes de instalarse en España consiguió, en el primer semestre de 2019, compensar la crisis demográfica española en un periodo en el que en nuestro país murieron más habitantes de los que nacieron.

Así, según los últimos datos de Estadística, entre enero y junio de 2019, la población residente en España aumentó en 163.336 personas, hasta 47.100.396.

Ese aumento, según ha explicado este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE), es resultado de un saldo migratorio positivo de 209.097 personas (348.625 entradas y 139.528 salidas), suficiente para compensar el saldo vegetativo negativo de 45.002 habitantes (169.216 nacimientos y 214.218 defunciones).

La llegada de inmigrantes ha beneficiado a la mayoría de las comunidades autónomas. De ellas, 13 han visto cómo aumentaba su población, que solo se ha reducido en cuatro: Galicia, Castilla y León, Asturias y Extremadura, junto a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, según las Cifras de Población (CP) y la Estadística de Migraciones (EM), conocidas este miércoles.

Sostiene Estadística que el saldo migratorio de 209.097 personas contabilizado entre enero y junio de 2019 es el más elevado que se ha registrado en un semestre desde 2008, primer año del que hay datos. Y que el pilar del crecimiento poblacional que España mantiene desde 2015 es la inmigración que opta por asentarse en nuestro país.

Así, entre enero y junio de 2019, el número de extranjeros aumentó en 183.073 (un 3,8%), hasta los 5.023.279, con lo que suponen el 10,6% de quienes habitan en España. De esas 183.073 personas, casi 28.000 (un 14% más) llegaron desde Colombia, 24.238 lo hicieron desde Venezuela (18% más) y 20.627, desde Marruecos (2,9%).

Otros aumentos que destaca el INE son los de la población hondureña, que sumó 13.056 personas a las que ya vivían en España (un 15,4% más), o de la italiana, con 12.522 nuevos residentes en nuestro país (5,1% más).

Mayoría marroquí

A fecha 1 de julio de 2019, la población extranjera mayoritaria en España continuaba siendo la marroquí, con 734.402 ciudadanos, seguida de la rumana (669.222), la procedente de Reino Unido (295.067), Italia (256.269), Colombia (227.102), China (193.207) y Venezuela (158.218).

Explica el INE que de las 348.625 personas procedentes del extranjero que establecieron su residencia en España en el primer semestre de 2019 (un 21,8% más que un año antes), 38.751 (el 11,1%) eran españolas.

Y de las 139.528 que optaron por salir para afincarse en otros países (un 17,5% menos que un año antes), 35.332 personas (el 24,3%) también eran españolas.

Estas cifras, analiza Estadística, suponen el primer saldo positivo (3.419) de los españoles con el exterior en un semestre desde que comenzó a elaborarse la Estadística de Migraciones en 2008.

Unos españoles que procedían principalmente de Venezuela (6.487 personas), Reino Unido (2.883) y Ecuador (2.853), mientras que los principales países que eligieron los españoles para emigrar fueron Reino Unido (8.310 personas), Francia (4.235) y Alemania (3.258).

En cuanto a la población de nacionalidad extranjera, el saldo migratorio fue de 205.678 personas —positivo y creciente desde 2015—, resultado de una inmigración de 309.874 personas y una emigración de 104.196.

El número de inmigrantes extranjeros alcanza su valor más alto para un primer semestre desde 2009, mientras que el de emigrantes es el más bajo desde el inicio de la serie homogénea, en 2008.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios