ni las victimas de terrorismo se libran

Solo familias numerosas escapan al control de la renta para beneficiarse del bono social

Se trata del único colectivo considerado como vulnerable que podrá acceder a descuentos en el recibo eléctrico sin tener que acreditar ningún requisito referente a sus ingresos

Foto: Foto de archivo de una manifestación contra la subida de la luz en Pamplona. (EFE)
Foto de archivo de una manifestación contra la subida de la luz en Pamplona. (EFE)

Las familias que acrediten su título de familia numerosa podrán aprovecharse de un descuento en la factura de la luz en su hogar del 25% sin tener que justificar ninguna limitación de los ingresos que perciben. Este es el único colectivo que el borrador del proyecto de real decreto que regulará el descuento en la factura contempla como "vulnerable" sin otro condicionante de renta. Ni las víctimas de violencia de género, ni el colectivo de víctimas del terrorismo, ni siquiera aquellas personas con algún tipo de discapacidad, aunque esté reconocida esta en un grado superior al 33%, pueden eludir el control de la renta para obtener descuentos en la factura de la electricidad.

No obstante, el borrador que el Ministerio de Energía ha remitido a la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) para su preceptivo informe establece un techo de consumo anual a los hogares donde existen tres o más hijos de 3.600kWh al año. Hasta ese límite, podrán ahorrarse un 25% en la factura de la luz, siempre que se encuentren dentro del mercado regulado, la tarifa del precio de venta al pequeño consumidor (PVPC), que conlleva tener una potencia contratada inferior a 10kW.

Cinco categorías de consumidor vulnerable

El borrador incluye cinco clases de consumidor vulnerable que puede tener acceso a descuentos:

a) Percibir una renta anual menor o igual a 1,5 veces el índice público de renta de efectos múltiples (Iprem), en el caso de que no haya ningún menor en la unidad familiar.

b) Percibir una renta anual menor o igual a dos veces el Iprem en el caso de que haya un menor en la unidad familiar.

c) Percibir una renta anual menor o igual a 2,5 veces el Iprem en el caso de que haya dos menores en la unidad familiar.

d) Estar en disposición del título de familia numerosa.

e) Que todos los miembros que tengan ingresos en la unidad familiar sean pensionistas del sistema de la Seguridad Social por jubilación o incapacidad permanente, percibiendo por ello la cuantía mínima vigente en cada momento para dichas clases de pensión.

Como se puede ver, en todos los casos anteriores se tiene en cuenta el nivel de ingresos del hogar, excepto cuando se trata de familias numerosas.

Tres supuestos especiales

Además, si un consumidor acredita unas circunstancias especiales, se flexibilizan las condiciones de renta. Es decir, se le permite un 0,5 más de Iprem en los casos a), b) o c) expuestos anteriormente.

1. Que alguno de los miembros de la familia tenga una discapacidad reconocida igual o superior al 33%.

2. Que alguno de los miembros de la familia sea víctima de violencia de género.

3. Que alguno de los miembros de la familia tenga la condición de víctima del terrorismo.

Es decir, que pese a que estas circunstancias especiales amplían la posibilidad de acceder al bono social, siguen estando vinculadas a la renta, algo que no sucede para el caso de las familias numerosas.

No obstante, y pese a todo lo anterior, el borrador del proyecto de real decreto advierte de que los umbrales y porcentajes establecidos podrán ser modificados por orden del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, previo acuerdo de la comisión delegada del Gobierno para asuntos económicos. La última palabra aún no ha sido dicha.

El actual Gobierno, con el ministro Nadal a la cabeza, decidió cambiar la regulación del bono social, cuyo coste asumirán todas las eléctricas, con el objetivo de acabar con algunos supuestos que permitían beneficiarse del bono social a colectivos sin ser objetivamente vulnerables. El borrador del proyecto de real decreto considera que en España hay aproximadamente 4,5 millones de personas que podrían estar en riesgo de pobreza energética, según datos de Eurostat. Los cálculos del Ejecutivo señalan que unos 2,5 millones de hogares se benefician de descuentos en su factura del 20% (consumidor vulnerable) o del 40% (consumidor vulnerable severo). Así, el nuevo bono social costará unos 235 millones de euros, un 25% más que ahora.

La muerte de una anciana en Reus con 81 años quemada en su casa por el fuego de las velas en 2016, ya que se le había cortado la luz dos meses antes, encendió la mecha política. El Gobierno decidió abrir el melón del bono social para, entre otras cosas, endurecer las condiciones por las que las empresas tienen derecho a cortar la luz por impagos. La actual arquitectura parlamentaria, con el Gobierno en minoría, también ha influido en que se restrinjan los cortes de luz por parte de las eléctricas, con Podemos agitando la bandera de la pobreza energética.

Hasta la fecha, las eléctricas no acaban de entender que tengan que ser ellas quienes asuman este gasto social, sin que de momento hayan aireado el fantasma de los tribunales. Es pronto, la nueva regulación aún no es definitiva.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios