SE REVISARÁN AL ALZA LAS PREVISIONES DE PIB

Los salarios suben con fuerza e impulsan la economía pese al bloqueo institucional

Los salarios en España están creciendo al 4% gracias a la creación de empleo y a las subidas de sueldo, aunque la nota negativa es que la productividad crece mucho menos

Foto: La bandera española delante de la sede del Banco de España. (Reuters)
La bandera española delante de la sede del Banco de España. (Reuters)

Una de las críticas más repetidas de la oposición política era que la fuerte recuperación de la economía no llegaba al ciudadano de a pie. Ya no es así, según las cifras del PIB (producto interior bruto) publicadas ayer por el INE. Así, la remuneración de los asalariados está creciendo un 4%, lo que se explica por el incremento del empleo -del 3,2% en el trimestre- y por el del sueldo medio por trabajador, que mejoró el 0,8%. La buena cifra de crecimiento económico, superior a lo esperado, seguramente provocará una mejora de las previsiones para España de los diferentes organismos y firmas de análisis a pesar de la falta de Gobierno desde hace 10 meses.

Como se puede observar en el gráfico, la parte de la renta total que se destina a pagar salarios se ha recuperado con vigor tras una desaceleración en el primer trimestre y vuelve a crecer a tasas del 4%. Y lo que es más importante, esta cifra se sitúa por encima del 3,7% interanual que crece la economía a precios actuales (el 3,2%, que es el dato de referencia en el PIB, se hace a precios constantes de 2010). Esto significa que una parte mayor del valor que genera la economía española se destina a pagar a los trabajadores.

Este crecimiento se explica por dos factores. El primero es la importante creación de empleo que se está registrando en España: hay más personas trabajando, lo que hace crecer el importe total de los salarios. Según el INE, el número de asalariados creció a un ritmo del 3,2% en el segundo trimestre. Aunque este dato es tres décimas inferior al de los primeros tres meses de 2016, implica que se han creado 484.000 empleos netos a tiempo completo en los últimos 12 meses.

El segundo elemento que explica el aumento de la masa salarial es el crecimiento de la retribución media que cobra cada empleado, que cayó un 0,1% en el primer trimestre y remontó el 0,8% en el segundo. Es decir, hay casi medio millón de personas más que trabajan y, además, el trabajador medio cobra más. Además, el hecho de que los salarios crezcan cuando la inflación baja incrementa todavía más el poder adquisitivo de los ciudadanos de a pie, lo que a su vez les permite consumir más y eso retroalimenta la recuperación de la economía.

Ahora bien, eso no significa que este dinero se reparta de forma equitativa. Valentí Pich, presidente del Consejo General de Colegios de Economistas, explica que la remuneración de los empleados que llevan más tiempo trabajando es la que está aumentando, mientras que las personas que encuentran ahora un empleo reciben unos emolumentos inferiores a los que hubieran conseguido hace unos años. En todo caso, considera que vamos a ver mucha presión sindical para que los convenios colectivos incluyan subidas salariales por encima de la inflación.

Por otro lado, este crecimiento de los salarios no es necesariamente bueno. Daniel Fuentes, socio de AFI y experto en economía española, defiende una lectura negativa porque los sueldos están aumentando por encima de la productividad (el valor añadido que genera cada trabajador). Esta variable solo se incrementó el 0,4% en el trimestre, la mitad que el sueldo medio. Si la remuneración sube pero la productividad también lo hace, ambas cosas se compensan; en cambio, si el coste aumenta pero lo que produce el trabajador no lo hace, eso se traduce en que las empresas son menos competitivas. Y, al final, eso puede poner en peligro su supervivencia.

Revisión de previsiones al alza

El dato global de PIB mostró un crecimiento trimestral del 0,82%, superior al 0,7% estimado inicialmente por el INE y el Banco de España, y también al 0,77% de los tres primeros meses del año. En términos interanuales, el incremento fue del 3,2%. Según los expertos consultados, esta fortaleza de la economía española va a obligar a los analistas y a los organismos internacionales a revisar al alza sus previsiones y a situarlas claramente por encima del 3% (actualmente, la Comisión Europea pronostica un 2,6% y la OCDE, el 2,8%).

Detrás de este buen dato se encuentra sobre todo una fuerte mejoría del saldo exterior (las exportaciones crecen más que las importaciones), que compensa una ligera ralentización del consumo de los hogares y de la inversión. No obstante, estas magnitudes mantienen su solidez: la primera crece el 3,6% interanual y la segunda, el 4%. Por el lado de la producción, todos los sectores tiran del carro -destacan el comercio, el transporte y la hostelería, que se acelera hasta el 5,2%-, salvo uno: la banca y los seguros. El mal momento que atraviesa el sector financiero, con los márgenes bajo mínimos, se traduce en una caída del 1,8% del valor que genera en el trimestre.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios