Los fraudes en la formación

Cómo el caso Aneri puede convertirse en el caso CEIM

Podemos pide la comparecencia de Arturo Fernández y otros cargos de la Cámara de Comercio, CEIM y la Comunidad de Madrid en la comisión de investigación de los cursos de formación

Foto: José Luis Aneri. (EC)
José Luis Aneri. (EC)

El caso Aneri, como se ha llamado hasta ahora al fraude en los cursos de formación de la Comunidad de Madrid, puede acabar convirtiéndose en el caso CEIM, las siglas que dan nombre a la patronal madrileña. Si en Andalucía los fraudes en las subvenciones de la formación investigados por la jueza Alaya parecen haber salpicado sobre todo a los sindicatos, a empresas de formación y a la propia Junta, en Madrid son algunas organizaciones empresariales y CEIM las que están bajo sospecha.

El grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid pidió ayer la comparecencia de hasta 16 personas en la comisión que investigará el caso Aneri, para la que aún no hay fecha. Entre ellas, Arturo Fernández, expresidente de CEIM y presidente de la Cámara de Comercio; Isabel Mariño, exconsejera de Empleo; Patricia Herrero, exdirectora general de Formación; Alfonso Tezanos, expresidente de la Comisión de Formación de la Cámara; Alejandro Couceiro, exsecretario general de CEIM, y Esperanza Aguirre, expresidenta de la Comunidad de Madrid.

La lista de nombres tendrá que consensuarse aún con los demás grupos políticos, pero la presentada ayer trata de sacar el caso Aneri de una simple estafa ideada por un joven empresario en su despacho y pretende descubrir si detrás de eso había todo un sistema para malversar a gran escala los fondos públicos destinados a los cursos. 

Esto es, por ahora, lo que se ha descubierto. 

Un viejo sistema

Alfonso Tezanos, exvocal de CEIM.
Alfonso Tezanos, exvocal de CEIM.

José Luis Aneri, un empresario cordobés, hijo de un funcionario de la Seguridad Social, llega a Madrid en 2007 bajo la tutela de Alfonso Tezanos. Tezanos era conocido por dos cosas: por ser un hábil pescador de votos cada vez que había elecciones en la patronal CEIM y por tener una organización llamada Fedecam, que básicamente se dedicaba a conseguir subvenciones de la Comunidad de Madrid para hacer cursos de formación para otras asociaciones empresariales. Algunas de esas organizaciones ni siquiera existían y eran solo una pantalla para obtener más ayudas públicas.

Tezanos y su socio Víctor Porta pedían las subvenciones en nombre de esas organizaciones y luego daban los cursos en sus academias. Pero la mayor parte de ellos no se hacían. Fedecam aprovechaba la falta de control de la Administración para falsear firmas y alumnos. Utilizaban datos de alumnos que sí habían asistido a clase y luego los replicaban en otros cursos que realmente no se habían organizado. En realidad no inventan nada. Los fraudes en las subvenciones de formación son viejos y se remontan a finales de los años noventa, a casos como el del Imefe en Madrid, donde redes empresariales se habían hecho con 8,41 millones. 

Decisiones tomadas bajo el efecto de la cocaína

Mientras trabaja en Fedecam, Aneri aprende pronto cómo se pergeña el fraude y cree que es capaz de hacerlo mejor. En unos años decide separarse de sus valedores y monta Sinergia Empresarial. Eso es en 2011. A partir de ahí empieza a cambiar. Gana mucho dinero, se lo gasta compulsivamente en ropa, coches y otros caprichos. Y comienza una peligrosa espiral hacia ninguna parte en la que abundan las mujeres, los fajos de billetes en el bolsillo y la cocaína. Esta le hace perder el control. En Fedecam, las cosas se hacían con más cuidado, sin matar la gallina de los huevos de oro, pero Aneri empieza a convertirse en una máquina de conseguir subvenciones. Lo hace con rapidez, a veces días antes de que se terminen los plazos para presentar los planes. Encerrado en su despacho, mientras se alimenta de gominolas, Red Bull y cocaína, Aneri es capaz de presentar temarios de cursos calcados de libros o de Google y presentar una lista de alumnos con nombres y apellidos que dan apariencia de realidad a unos funcionarios que no tienen capacidad para inspeccionar si todo se ha hecho. 

Encerrado en su despacho, mientras se alimentaba de gominolas, Red Bull y cocaína, Aneri era capaz de inventar decenas de cursos falsos

A principios de 2013, la deriva de Aneri le hace descuidar su ficción. En febrero se divorcia de su esposa. Poco después empieza a dejar de atender los requerimientos de los técnicos de la comunidad, que observan cómo faltan muchos papeles en los planes de formación de unas 30 organizaciones empresariales que han solicitado ayudas públicas, en total, unos 4,4 millones de euros. Los técnicos dan cuenta de lo que ocurre pero sus superiores no dan la orden de que se llame a las asociaciones empresariales. 

La investigación 

Algunas denuncias de asociaciones empresariales que se sienten estafadas llegan a los juzgados de Plaza de Castilla. Los policías de la Unidad Adscrita comienzan a investigar. Piden información a la Consejería de Empleo de la Comunidad de Madrid, pero solo reciben silencio. Un funcionario decide por cuenta propia colaborar con la policía. La publicación de un informe sobre todo el asunto en 'El País' permite conectar la investigación de los juzgados con la que llevan siguiendo desde hace un año los policías de la Sección de Investigación de la Seguridad Social de la UDEF. Estos habían recibido en 2012 un expediente sospechoso de Ucotrans, una federación de transportes que recibía subvenciones nacionales para hacer cursos que también habían sido gestionados por Aneri. Con la suma de ambas investigaciones, el fraude sumaba 15 millones de euros. 

La policía detiene a Aneri el 27 de febrero de 2014. Unas semanas después se detiene a 12 personas más, entre ellos Víctor Porta y Alfonso Tezanos, que además de ser presidente de Fedecam, es presidente de la Comisión de Formación de la Cámara de Comercio, vicepresidente de la de CEIM y un conseguidor de apoyos para el presidente de la patronal, Arturo Fernández. 

En verano, Aneri canta y consigue salir de la cárcel. Dice que todo el sistema es posible porque él daba a las organizaciones empresariales, supuestamente estafadas, unas mordidas de hasta el 50% del dinero que recibía de los cursos. Estas lo niegan. Una plataforma de asociaciones afectadas empieza a luchar en los tribunales para demostrar que Aneri les estafó. 

Los demás Aneris

Las informaciones publicadas por los medios de comunicación empiezan a hablar de un sistema lleno de irregularidades. Se publica un antiguo informe de la Cámara de Cuentas en el que se denunciaba que directivos de CEIM habían pagado sus salarios con dinero de los cursos. Esa denuncia había sido archivada. Se empieza a hablar de otros casos sospechosos, otros posibles Aneris. La policía detiene a otras dos personas de la firma Garben, que también había organizado un sistema similar para hacer cursos. Poco después, por alguna razón, la investigación parece estancarse en el juzgado 9 cuya titular es Esperanza Collazos. Llegan las elecciones de mayo de 2014. Y no pasa nada. 

Hasta hace unas semanas. La jueza cita en calidad de imputados a los responsables de 12 organizaciones empresariales, a los que Aneri había acusado de formar parte con él del fraude. Pero es que, además, en otros juzgados se siguen otros casos similares a los de Aneri y Tezanos. En la Consejería de Empleo, donde se almacenan todos los expedientes de la formación de todos estos años, los técnicos siguen inspeccionando si alguien más ha multiplicado alumnos o diseñado otros métodos para justificar los cursos y llevarse el dinero. 

CEIM, la Cámara y la formación

Arturo Fernández y Juan Rosell.
Arturo Fernández y Juan Rosell.

Mientras todo esto ocurría, muchas cosas pasan en la Cámara de Comercio y CEIM, las dos instituciones a las que Tezanos había pertenecido. Arturo Fernández, acorralado por otros escándalos, se ve obligado en diciembre de 2014 a dejar la patronal pero sigue manteniendo su cargo en la Cámara de Comercio, órgano tutelado por la comunidad que aún no ha convocado las elecciones para renovarle. En CEIM le sustituye Juan Pablo Lázaro. El empresario se trae de la Cámara a su amigo Miguel Garrido, que ocupaba el cargo de director general. Los cambios son naturales porque después de todo, CEIM y Cámara llevan años siendo una sola cosa, con un mismo presidente y con unos trasvases de dinero de la Cámara a CEIM que no parecen despertar las alertas de la comunidad. Al mismo tiempo, abandonan el barco de la Cámara otros trabajadores, entre ellos Fernando Garzo, que había sido director de Formación. 

Los fraudes en las subvenciones de formación son viejos y se remontan a finales de los años 90

A la espera de que la comisión de investigación de la Asamblea de Madrid llame a algunos de los implicados, se han sabido más cosas que apuntan en la dirección de CEIM. La semana pasada, la Cámara aprobaba por la puerta de atrás un trasvase de un millón de euros a CEIM a través de un convenio del que no se tienen más datos que el título: 'Establecer los medios para el desarrollo de actuaciones conjuntas para el cumplimiento de los objetivos comunes de promoción e impulso de las pymes'. Ese acuerdo se aprobó en el pleno de la Cámara con la presencia de la que hasta este miércoles era viceconsejera de Economía, Rocío Albert. Es un acuerdo marco que se aprueba desde hace 10 años, pero nunca se desglosa ni se explica en ninguna memoria de cuentas en qué se ha gastado el dinero.

Varias fuentes consultadas por este periódico han permitido conocer que esos fondos proceden de los fondos de formación que recibe la Cámara de Comercio de la propia CEIM. El sistema lleva usándose desde hace años. Al menos en los últimos cinco años, CEIM pide subvenciones millonarias a la comunidad para hacer cursos. La formación la realiza la Cámara de Comercio. Poco después, la Cámara firma con la patronal un convenio similar al aprobado esta semana para que el dinero retorne a CEIM. Cómo se justifican esos cursos es algo que todavía no se ha investigado oficialmente. 

Aclaración de CEIM

La patronal CEIM desmiente que todo esto sea así. Ayer mandó una aclaración a estas informaciones que se publica en su integridad: 

"En relación con el Acuerdo de Colaboración entre la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Madrid y CEIM Confederación Empresarial de Madrid-CEOE, la Cámara desea aclarar que se trata de un convenio que se ha venido suscribiendo desde el año 2000.

Este convenio tiene por objeto establecer los medios para el desarrollo conjunto y coordinado de actividades en beneficio de las pymes de la Comunidad de Madrid. Dichas actividades se recogen en las cláusulas del convenio y consisten en la celebración de reuniones, jornadas, estudios, etc. encaminados a analizar la problemática y las necesidades de las pymes madrileñas, así como trabajar en favor de su reconocimiento social e implementar vías de mejora para su competitividad. Concretamente, estas acciones se desarrollan en los ámbitos de la internacionalización de las empresas, el sector comercial, la creación de empresas, la innovación y la calidad.

Asimismo, la Cámara desea aclarar que los fondos dedicados a estas acciones no guardan relación alguna con los fondos destinados a los programas de formación".

-jZȚ'^>^Vhw^Ƭޮ

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios