La OCDE mejora su previsión de crecimiento para la zona euro
  1. Economía
SUBIÓ UN 0,9%

La OCDE mejora su previsión de crecimiento para la zona euro

Los autores del informe destacan que el abaratamiento del petróleo y las medidas de expansión cuantitativa tomadas por el Banco Central Europeo (BCE) explican el grueso de la mejora

placeholder Foto: La OCDE ha revisado al alza las previsiones de crecimiento económico para la zona euro y Japón para este año (EFE)
La OCDE ha revisado al alza las previsiones de crecimiento económico para la zona euro y Japón para este año (EFE)

La OCDE ha revisadoal alza las previsiones de crecimiento económico para la zona euro y Japón para este año y el próximo, gracias a una serie de elementos favorables, en particular la caída de los precios del petróleo y las medidas de estímulo de los bancos centrales.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) calcula que la economía de la zona euro -que subió un 0,9 % el ejercicio pasado- progresará un 1,4 % este año y un 2 % el próximo, lo que significa en ambos casos tres décimas más de lo que había calculado en noviembre.

En el caso de Japón, el alza del producto interior bruto (PIB) -que permaneció estancado en 2014- será del 1 % en 2015 (frente al 0,8 % estimado hace cuatro meses) y del 1,4 % en 2016 (comparado al 1 %).

La OCDE mantiene sin cambios sus proyecciones sobre Estados Unidos, que seguirá tirando del carro de las economías desarrolladas con un incremento del PIB -tras el 2,4 % en 2014- del 3,1 % este año y del 3 % el siguiente.

Tampoco hay apenas modificaciones en el caso del Reino Unido, con un ascenso del 2,6 % en 2015 (una décima menos que en noviembre) y del 2,5 % en 2016 (igual que hace cuatro meses).

La OCDE eleva significativamente sus cifras de crecimiento para la primera economía de la zona euro, Alemania, hasta el 1,7 % este año (seis décimas más) y al 2,2 % el que viene (cuatro décimas más).

Las revisiones son algo menos importantes para Italia -al 0,6 % en 2015 (cuatro décimas más) y al 1,3 % en 2016 (tres décimas)-, y sobre todo para Francia -al 1,1 % el presente ejercicio (tres décimas suplementarias) y al 1,7 % el próximo (dos décimas)-.

Los autores del informe destacan que el abaratamiento del petróleo y las medidas de expansión cuantitativa tomadas por el Banco Central Europeo (BCE) explican el grueso de la mejora de las expectativas en la eurozona.

Pero añaden que para una recuperación cíclica el "elemento clave" sería un aumento de la inversión, y por eso el llamado Plan Juncker constituye "una importante oportunidad" que hay que aprovechar con reformas en el mercado único que, por ejemplo, eviten la dispersión de precios en sectores como la electricidad.

Otra recomendación es establecer unas reglas fiscales en la zona euro "más efectivas y más creíbles" que acaben con la incertidumbre que ha dominado en los últimos años, en los que se ha recurrido repetidamente a extensiones de los plazos para las medidas presupuestarias.

Para Estados Unidos, el descenso del precio del bruto ha supuesto ganancias en poder adquisitivo, y aunque el dólar se ha apreciado muy rápidamente (lo que perjudica sus exportaciones), a juicio de la OCDE eso no tendrá un impacto negativo sobre la evolución de su PIB.

Y aunque la actividad ha podido verse algo dañada en el primer trimestre a causa de la ola de frío en el noreste del país, ese efecto quedará anulado en los próximos meses.

En cuanto a los grandes países emergentes, la OCDE avanza que en los dos próximos años India va a crecer a un ritmo superior al de China. En concreto el PIB de India subirá -tras el 7,3 % de 2014- un 7,7 % en 2015 y el 8 % en 2016, mientras el de China se situará en torno al objetivo oficial de Pekín, con un 7 % este ejercicio y un 6,9 % el próximo.

El contrapunto lo marca Brasil, para el que los autores del informe revisan fuertemente a la baja sus expectativas a causa del impacto del descalabro de los precios del petróleo, pero también de la política monetaria y fiscal y de la "incertidumbre política".

La economía brasileña, que se mantuvo estancada el pasado año, sufrirá una caída del 0,5 % en 2016 (una corrección de dos puntos negativos respecto a lo anticipado en noviembre) y únicamente recuperará un 1,2 % en 2016 (ocho décimas menos).

Informe OCDE