BAJA LA REDUCCIÓN a 9,3 millones de partícipes

Montoro sube de tapadillo la fiscalidad de los planes de pensiones: se declarará el 70%

La reforma fiscal de Cristóbal Montoro oculta una subida de la tributación de los planes de pensiones para 9 millones de partícipes, que pagarán más desde 2015.

Foto: El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro (EFE)
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro (EFE)

La reforma fiscal de Cristóbal Montoro oculta una subida de la tributación de los planes de pensiones que afecta a más de 9 millones de partícipes: hasta ahora, se reducía en un 40% el rescate de las aportaciones anteriores a 2006; a partir de 2015, esta reducción bajará al 30%. Dicho de otro modo, habrá que tributar por el 70% del patrimonio frente al 60% actual. Así se incluye en el texto de la nueva Ley del IRPF, y contradice a Economía, que anunció el 1 de septiembre que este porcentaje se mantendría en el 40%. Hacienda justifica esta medida porque el aumento de los mínimos personales y familiares, junto con la rebaja de los tipos impositivos, hacen que el efecto neto sea neutral o beneficioso para los titulares de estos productos.

La reducción del 40% en el rescate en forma de capital (de una sola vez) es uno de los derechos adquiridos más antiguos del sistema fiscal español. En realidad, se trata de un régimen transitorio a raíz de la reforma de los planes que adoptó Pedro Solbes en 2006, cuando eliminó este incentivo para las aportaciones posteriores a ese año para incentivar su cobro como renta periódica. Sin embargo, el Gobierno socialista entendió que los partícipes que habían aportado a estos productos con anterioridad a la reforma lo habían hecho basándose en este incentivo fiscal, por lo que consideró de justicia mantenerles el régimen vigente hasta ese momento.

La subida incluida en la actual reforma para 2015 significa que aquellas personas que hayan ahorrado, por ejemplo, 100.000 euros en un plan de pensiones, deberán reflejar en la declaración del ejercicio en que rescaten el dinero 70.000; mientras que si lo cobran antes de 2014, sólo deben reflejar 60.000. Sobre ese importe se aplica el tipo impositivo que le corresponda, que probablemente subirá por el incremento de la base imponible que supone este rescate.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, y Cristóbal Montoro. (EFE)
El ministro de Economía, Luis de Guindos, y Cristóbal Montoro. (EFE)

Como es sabido, los planes tributan por todo el patrimonio, tanto las aportaciones del partícipe como la rentabilidad obtenida (ya que las aportaciones desgravan en el año en que se realizan). A ese importe íntegro es al que se aplica la reducción. Recordemos también que estamos hablando siempre de las aportaciones realizadas hasta 2006. Las posteriores deben consignarse por su totalidad, por lo que es mucho más atractivo rescatarlas en forma de renta mensual.

Economía anunció que se mantendría en el 40%

Esta medida se ha incluido de tapadillo en la reforma fiscal, en contra del anuncio inicial del Gobierno de que la reducción se mantendría en el 40%. Así consta en la nota de prensa enviada por Economía (no por Hacienda) el 1 de septiembre, donde se dice literalmente que "los derechos económicos obtenidos por aplicación de este supuesto de liquidez tributan como las prestaciones, es decir, en el IRPF del beneficiario como rendimientos del trabajo, integrándose en la base general en su totalidad. Se excluyen las prestaciones en forma de capital correspondientes a aportaciones realizadas con anterioridad a 1 de enero de 2006, que tendrán una reducción del 40%".

Sin embargo, el artículo primero apartado nueve del proyecto por el que se modifica la Ley del IRPF cambia la redacción del artículo 18.2 de esta norma y sustituye 40% por 30%: "El 30 por ciento de reducción, en el caso de rendimientos íntegros distintos de los previstos en el artículo 17.2.a) de esta Ley que tengan un período de generación superior a dos años, así como aquellos que se califiquen reglamentariamente como obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo, cuando, en ambos casos, sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo siguiente, se imputen en un único período impositivo". Este porcentaje es el que se aplicará a todas las rentas irregulares (obtenidas en más de un año) y fuentes de Hacienda confirman que también se refiere al rescate de los planes de pensiones.

Luis de Guindos y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)
Luis de Guindos y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)

Compensado por las rebajas del IRPF

Se trata de una medida que afecta a los 9,32 millones de partícipes que habían contratado planes de pensiones individuales o de empresa antes de enero de 2006 (a los que habría que restar los que se hayan jubilado ya o vayan a hacerlo antes de fin de año). En total, el patrimonio de estos productos a esa fecha –es decir, el que tiene derecho a la reducción que ahora baja al 30%– ascendía a casi 73.000 millones de euros.

Estas fuentes explican que, aunque efectivamente la reducción se aminora en 10 puntos, este efecto queda compensado por las otras rebajas fiscales que incluye la norma de Montoro, que se encuentra en tramitación parlamentaria. En primer lugar, está la elevación de los mínimos personales y familiares, que hará que una parte mayor de la base imponible del contribuyente (incluyendo el rescate del plan de pensiones) quede exenta de tributación.

En segundo lugar, la tarifa que se aplica sobre esa base imponible se reduce una media del 12,5%, como se ha encargado de promocionar el Ejecutivo al presentar la reforma fiscal. La reducción máxima llega hasta el 23,4% para los que ingresen menos de 24.000 euros, aunque es poco probable que los que cobren de golpe su plan de pensiones se encuentren por debajo de esa cifra.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
56 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios