EL PARO NO BAJARÁ DEL 26% HASTA 2018

El FMI pronostica un largo invierno para la economía española en pleno verano

Sin vacaciones. Bajada de sueldos, más impuestos, profundizar en la reforma laboral y en la de las pensiones... Así son los deberes puestos por el FMI

Foto: La directora general del FMI, Christine Lagarde, saluda el ministro de Economía, Luis de Guindos, en la reunión del G20 en Moscú
La directora general del FMI, Christine Lagarde, saluda el ministro de Economía, Luis de Guindos, en la reunión del G20 en Moscú

A las 16 horas de un 2 de agosto. Fueron la hora y el día elegidos por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para difundir el resultado de su última auscultación sobre la economía española. En los termómetros, temperaturas superiores a los 30 grados y, en algunos casos, próximas a los 40. Un contraste perfecto para las previsiones del FMI, que pronostica un largo invierno para la economía española en caso de que no se acometan más reformas y Europa no ayude con mayor decisión. 

Frente al calor térmico, la frialdad de las cifras. Y tanto, porque son de las hielan. ¿Qué opina del paro? Que no bajará del 26% hasta 2018, año en el que se moderará hasta el 25,3%. ¿Cómo ve el crecimiento? Anémico en el mejor de los casos. Tras contraerse este año un 1,6%, el organismo cree que en 2014 la economía solo conseguirá remontar hasta no registrar caídas, pero tampoco subidas, porque se estancará en el 0,0%, y que entre 2015 y 2017 crecerá menos de un 1%, barrera que no saltará hasta 2018, cuando alcanzará el 1,2%. ¿Y el consumo privado? Seguirá cayendo hasta 2015 y solo empezará a contribuir en 2016. 

Bueno, al menos, concederá que España va a cumplir los objetivos de déficit público alcanzados con Bruselas... Tampoco. Este año, en el que España debe reducir el desajuste de las cuentas públicas hasta el 6,3%, prevé que solo lo bajará hasta el 6,7%; el año que viene la desviación será de una décima, desde el 5,8% comprometido al 5,9% que pronostica. ¿Y para cuándo domará España el déficit para situarlo bajo el 3%? Europa pide conseguirlo en 2016; el FMI no lo ve hasta 2018, ejercicio en el que el Estado podría gastar un 2,3% más de lo que ingresará. 

El FMI pronostica que el paro no bajará del 26% hasta 2018
El FMI pronostica que el paro no bajará del 26% hasta 2018
¿Alguna buena noticia? Sí. Haberlas, haylas, particularmente en lo que respecta al sector exterior. Como las exportaciones, que se acelerarán para crecer a tasas superiores al 5% desde 2014. A su rebufo, la balanza por cuenta corriente arrojará un saldo positivo ya desde 2013 y balanza comercial lo conseguirá en 2014. Y la deuda exterior neta, que constituye uno de los mayores talones de Aquiles de la economía española, mejorará para pasar de una cifra equivalente al 92% de PIB en 2013 hasta el 59% en 2018.

Esta reducción se inserta dentro del proceso de desapalancamiento en el que está inmersa a economía española, que continuará en el próximo lustro... a su ritmo. El FMI prevé que la deuda de las empresas caerá entre 2013 y 2018 del 172 al 161% del PIB y la de los hogares, del 82 al 75% del PIB. En total, del 254 al 236% del PIB. Y en cuanto a la deuda de las Administraciones Públicas, primero crecerá del 92 al 106% del PIB entre 2013 y 2017 y luego se estabilizará en este nivel en 2018. O lo que es lo mismo: sí, la deuda bajará, pero en 2018 aún equivaldrá al 342% del PIB, frente al 346% previsto para este año

Deberes por sextuplicado

Este es el panorama que el FMI dibuja para España... salvo que España acelere las reformas. Porque quiere más. "El fuerte progreso en las reformas está ayudando a estabilizar la economía y los desequilibrios fiscales y externos se están corrigiendo rápidamente. Pero el desempleo permanece inaceptablemente alto y el panorama sigue siendo difícil", describe el organismo dirigido por Christine Lagarde. Y remacha: "Esta situación demanda una acción urgente para generar empleo y crecimiento. El esfuerzo reformista necesita ser puesto al mismo nivel de los desafíos". 

De forma concreta, el Fondo pone deberes en seis materias concretas. De ellas, cinco competen directamente a España y la última reclama algo más a Europa. La prioridad es el empleo, y para ello reclama profundizar en la reforma laboral para impulsar la flexibilidad, acabar con la dualidad entre fijos y temporales y generar oportunidades de trabajo. Consciente de la dificultad de la empresa, recomienda un gran pacto social que allane el camino.

¿Nada más? No. Sirviéndose de sus modelos, subraya las bondades que permitiría el siguiente cóctel: primero, reducir los salarios nominales un 10% en dos; en paralelo, recortar las cotizaciones a la Seguridad Social en 1,7 puntos para amortiguar el impacto de la caída de los sueldos en el consumo, y dos años después subir el IVA, pero no con subidas de los tipos, sino cambiando la base de productos. ¿Qué resultados generaría? A juicio del FMI, propiciaría "una depreciación real de en torno al 5% en tres años", con más exportaciones y menos importaciones; el PIB crecería a su vez en un 5 puntos porcentuales sobre los cálculos actuales hasta 2017 y el empleo, en 7 puntos porcentuales en el mismo periodo.  

El FMI también es consciente de que el desapalancamiento camina demasiado lento, por eso reclama medidas para que "se haga tan eficiente como sea posible". ¿Cómo? Agilizando los procedimientos de reestructuración e insonlvencia, tanto para las empresas como incluso para las personas. 

Sobre el sector financiero. el FMI juzga que, un año después del rescate, "el sistema bancario está más fuerte, pero los riesgos continúan siendo altos". Por este motivo, emplaza a reforzar más el capital de las entidades, limpiar los balances y eliminar las restricciones en la oferta de crédito.

En cuarto lugar, valora la reducción del déficit, pero pide más. Considera que España está a medio camino de su meta, y pide que al ajuste continúa, pero sin que eso perjudique a la recuperación. A corto plazo encuentra una oportunidad para aumentar los ingresos en "el incremento de los impuestos indirectos, que están relativamente bajos". De nuevo menciona la posibilidad de subir el IVA y otros impuestos sobre el consumo. A medio plazo, recomienda revisar el gasto público en educación y sanidad, así como profundizar en la reforma de las pensiones

A continuación, el FMI reclama que "la competitividad mejore" para reducir más el diferencial de inflación con respecto a la Eurozona. En este sentido, encuentra positivas iniciativas como la anunciada para promover la unidad de mercado, pero solicita liberalizar sectores y promover un mejor entorno para los negocios en una economía dependiente de las pequeñas y medianas empresas (pymes). 

Y en sexto lugar, el organismo multilateral echa en falta más ayuda por parte de Europa y del Banco Central Europeo (BCE). "Las políticas europeas han ayudado, pero, de forma crucial, la política monetaria no se está transmitiendo", apunta el FMI. Por este motivo, emplaza a las autoridades europeas y al BCE a dar más de sí: "Europa debería moverse más rápido para completar la unión bancaria y el BCE debería implementar más medidas para reducir los costes de financiación mucho más altos del sector privado español". 

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios