Es noticia
Menú
¿Cambio de ciclo? La estacionalidad lleva al paro a la mejor cifra desde que estalló la crisis
  1. Economía
LA TASA ANUAL DE AUMENTO DEL DESEMPLEO BAJA AL 3,7%

¿Cambio de ciclo? La estacionalidad lleva al paro a la mejor cifra desde que estalló la crisis

La enorme estacionalidad de la economía española -una singularidad de su sistema productivo- ha mostrado su mejor cara. En mayo, bajó el paro registrado en las

Foto: ¿Cambio de ciclo? La estacionalidad lleva al paro a la mejor cifra desde que estalló la crisis
¿Cambio de ciclo? La estacionalidad lleva al paro a la mejor cifra desde que estalló la crisis

La enorme estacionalidad de la economía española -una singularidad de su sistema productivo- ha mostrado su mejor cara. En mayo, bajó el paro registrado en las oficinas de empleo en casi cien mil personas, mientras que la afiliación a la Seguridad Social aumentó en 134.660 cotizantes.

Nada indica, sin embargo, un cambio de tendencia, pero las cifras muestran, en todo caso, que la estabilización del mercado laboral (el fin de la destrucción de empleo) está más cerca. Un dato lo refleja. Por cuarto mes consecutivo, mejora el ritmo de pérdida de afiliados. Se sitúa ahora en el -3,7%, frente al -4,6% que llegó a alcanzar en enero de este año, lo que sugiere una corrección lenta, pero corrección al fin y al cabo.

placeholder

En diciembre de 2011, cuando se produjo el cambio de Gobierno, la tasa de destrucción de  empleo era del -2,02%, pero a partir de ahí, con las medidas de ajuste de la economía y la recesión en la mayoría de los países europeos, el mercado de trabajo  -que es un indicador retrasado de actividad- comenzó a deteriorarse. Y ese ritmo de deterioro es el que ahora se ha frenado. Hasta el punto de que los casi cien mil parados menos representan la mejor cifra de la serie histórica.

Aún así, todavía hay hoy en España un 3,75% más de paro registrado que hace un año. Lo más positivo es que se trata de la mejor tasa desde que estalló la crisis. Incluso mejor que el -4,97% que se alcanzó en abril de 2011, cuando la economía parecía que salía de la recesión, en la que volvió a caer varios trimestres más tarde. Muy lejos quedan atrás los años en que el paro crecía a ritmos anuales superiores al 30%. 

No se puede hablar, por lo tanto, de un cambio de tendencia (el paro seguirá creciendo en términos anuales en los próximos meses) por varias razones. El número de solicitudes de prestaciones por desempleo a nivel nacional en abril (último dato publicado) fue de 927.740, lo que representa un 5,1% más que el mismo mes del año anterior. Es decir, que el número de trabajadores que se ven obligados a pedir la cobertura del paro continúa aumentando. Pero es que, además, en términos desestacionalizados, el desempleo se situó en mayo en 4.875.327, lo que supone apenas “265 parados menos que el valor desestacionalizado del paro registrado en abril”, recuerda el Ministerio de Empleo. Para realizar la estimación se han utilizado los coeficientes que maneja el Ministerio de Economía.

Cifras coherentes con la recesión

¿Qué significa esto? Pues ni más ni menos que las cifras de empleo (Seguridad Social) y paro (trabajadores registrados en las oficinas de empleo) son coherentes con la coyuntura recesiva de la economía española. Sería un hecho  extraordinario que se creara empleo en medio de una recesión, algo que no ha sucedido nunca en las series históricas. O dicho en otros términos, el empleo depende del nivel de actividad, y no al revés.

Hay que recordar, igualmente, que las cifras de paro registrado (que no dejan de ser un indicador de carácter administrativo) están fuertemente afectadas por factores demográficos (entrada y salida de inmigrantes) y hasta psicológicos (efecto desánimo de los desempleados a la hora de buscar un empleo). Y esto explica, por ejemplo, que mientras en el último año el número de parados registrados ha crecido en 176.806, la destrucción de empleo (medida en términos de caída de cotizantes a la Seguridad Social) se ha situado en -629.806. Es decir, que por cada parado que deja de estar inscrito en las oficinas de desempleo, se dan de baja más de tres afiliados al sistema público de protección social.

placeholder

Como consecuencia de esta evolución, la relación afiliados/cotizantes ha caído hasta 2,32 veces. Aunque si se excluye a los parados (a los que el Estado paga la Seguridad Social) la relación baja hasta 1,98. Es decir, ya por debajo de la relación uno a dos que se considera habitualmente como la que hace posible la sostenibilidad del sistema.

No hay que olvidar, como asegura el servicio de estudios del BBVA, que cuando se corrigen las cifras de las variaciones estacionales y del efecto calendario (CVEC), se estima que la afiliación -excluidos los cuidadores no profesionales- habría seguido retrocediendo en mayo (-12.000 personas), aunque a un ritmo inferior al observado el mes pasado (-22,400). Aún así, como dicen sus economistas, hay motivos para preguntarse si ya hay luz al final del túnel.

La enorme estacionalidad de la economía española -una singularidad de su sistema productivo- ha mostrado su mejor cara. En mayo, bajó el paro registrado en las oficinas de empleo en casi cien mil personas, mientras que la afiliación a la Seguridad Social aumentó en 134.660 cotizantes.

Paro