Enel ordena recortar 1.000 empleos en Endesa tras el rejón del Gobierno
  1. Economía
SUPONE UN AJUSTE DE HASTA EL 10% DE LA PLANTILLA

Enel ordena recortar 1.000 empleos en Endesa tras el rejón del Gobierno

Enel tiene decidido que Endesa debe someterse a un plan de adelgazamiento para ajustarse a la brusca caída de la demanda eléctrica y a la nueva

placeholder Foto: Enel ordena recortar 1.000 empleos en Endesa tras el rejón del Gobierno
Enel ordena recortar 1.000 empleos en Endesa tras el rejón del Gobierno

Enel tiene decidido que Endesa debe someterse a un plan de adelgazamiento para ajustarse a la brusca caída de la demanda eléctrica y a la nueva regulación que castiga los beneficios de la compañía. La multinacional italiana ha encargado a Borja Prado, el presidente de la empresa española, recortar unos 1.000 empleos, cerca del 10% de la plantilla, para ahorrar en costes.

Esa es la propuesta que la dirección de Recursos Humanos de Endesa quiere llevar a cabo para hacer frente a las medidas regulatorias aprobadas por el Gobierno en los últimos meses, y que Enel calcula que tendrá un impacto de 1.500 millones en su cuenta de resultados. Prueba de este temor es que la empresa pública italiana ha ajustado el valor de su 92% de Endesa en 2.400 millones, devaluación que, no obstante, se debe a que Enel pagó más del doble del precio al que cotiza Endesa en bolsa.

Sobre este recorte de personal, el consejero delegado de Endesa, Andrea Brentan, comentó hace una semana en Roma, con motivo de la presentación de los resultados de Enel, que la compañía está negociando un nuevo convenio con los sindicatos, pues el vigente “está desconectado de la realidad económica actual”. Brentan añadió que, en el caso de abordarse un plan de ajuste, se haría mediante bajas voluntarias. En este sentido, recordó que en los últimos cuatro años han salido de la eléctrica unas 2.000 personas, bajas que se deben a la aplicación de los expedientes de regulación de empleo aprobados hace cerca de una década.

La dieta que Endesa quiere imponer a sus 10.500 empleados en España no acaba con el despido de 1.000 trabajadores. La compañía quiere suprimir varias pagas especiales, como la de eficiencia, y la promoción horizontal, de tal manera que pueda evitar los aumentos de sueldos pactados en el último convenio. Al contrario, la eléctrica pretende recortar los salarios en cerca de un 30% quitando las pagas variables, al considerar que no se han conseguido los objetivos marcados. Para las nuevas contrataciones, la propuesta es pagar un 40% menos, amén de desvincular la nómina al IPC, disminuir los días de vaaciones y suprimir el derecho a tener luz gratis. 

Enel ya ha planificado un recorte de costes en los mercados que califica de "maduros" de unos 1.500 millones de euros, objetivo que en gran parte conseguirá con la puesta en marcha de One Company. Se trata de un proyecto por el que gran parte de la operativa de las filiales se centraliza en Roma, con la consiguiente reducción de la estructura corporativa. Una iniciativa que en España ha supuesto el traspaso de las actividades de compras, auditoría, sistemas, telecomunicaciones, patrimonial, comunicación y financiera a la matriz.

Primeros ajustes

Este plan de ajuste para el 10% de la plantilla llega después de que Endesa ya haya comenzado a meter la tijera en algunos de sus negocios que más se han visto afectados por los constantes cambios regulatorios. La eléctrica se ha visto obligada a poner en marcha expedientes de regulación de empleo (ERE) en sus plantas de ciclo combinado.

La primera factoría afectada ha sido la de San Roque (Cádiz), debido a las pérdidas ocasionadas por la paralización de la actividad. Este ciclo combinado, como los restantes cuatro que tiene repartidos por España, no entran en funcionamiento porque las energías limpias tienen preferencia a la hora de atender la demanda energética nacional, tal y como les ocurre a los de Iberdrola y Gas Natural Fenosa.

En relación con todas las decisiones adoptadas por el Ministerio de Industria, Borja Prado entiende “que es difícil legislar en una situación económica tan difícil”, según dijo la semana pasada en Roma. Pero critica que estas medidas hayan afectado más a Endesa que al resto del sector, motivo por el cual se ha visto obligado a meter la tijera. Además, Endesa ha decidido contraer un 26% las inversiones en España como reacción a los continuos recortes aprobados por José Manuel Soria.

Endesa