VENDE UN 6% A UN FONDO BRITÁNICO Y OTRO 4% EN MERCADO

Abelló renuncia al sillón de Repsol tras salir escocido de Sacyr y enemistado con FG y Botín

Juan Abelló ha decidido poner fin a su inversión en el sector de la construcción después de más de once años en el capital de Sacyr

Foto: Abelló renuncia al sillón de Repsol tras salir escocido de Sacyr y enemistado con FG y Botín
Abelló renuncia al sillón de Repsol tras salir escocido de Sacyr y enemistado con FG y Botín

Juan Abelló ha decidido poner fin a su inversión en el sector de la construcción después de más de once años en el capital de Sacyr Vallehermoso. El contrastado financiero ha vendido su casi 10% de la empresa dirigida por Manuel Manrique con pérdidas de casi 200 millones tras colocar cerca de un 6% a un fondo británico y el resto a inversores institucionales. Un paso que supone, además, renunciar a su puesto de vicepresidente de Repsol.

Austral, una de las sociedades instrumentales de Juan Abelló, troceó ayer sus 42,69 millones de acciones de Sacyr (el 9,62% del capital) en cuatro paquetes de entre uno y 26,25 millones de títulos de la constructora para venderlos a entre 1,65 y 1,72 euros por acción. El más grande supone un 6% del capital de la constructora, participación que ha sido adquirida por un fondo británico cortoplacista cuyo nombre no ha sido revelado.

Torreal, el holding de Abelló, llevaba en el accionariado de Sacyr desde 2002, cuando compró el 15% de la sociedad dirigida en aquellos tiempos por José Manuel Loureda y Luis del Rivero. La fusión con Vallehermoso redujo ese protagonismo al 8%, inversión que en aquellos tiempos se cifró en 135 millones de euros. Posteriormente, en marzo de 2006, compró otro 1% a 16,75 euros (44 millones de euros) a Fernando Martín, quien también le vendió otro paquete igual a Demetrio Carceller.

Un mes después, Abelló completó su 10,001% en la empresa al adquirir en el mercado acciones por 12,41 millones de euros. El precio rondó entre los 26 y los 27 euros por acción, a años luz de los 4 euros a los que Sacyr amplió capital a principios de 2011, en una inyección de 400 millones en la que Torreal también participó para no diluirse. 

Todas esas aportaciones perseguían mantener su influencia en la constructora y, especialmente, en Repsol, de la que Abelló se convirtió en vicepresidente cuando Sacyr compró el 20% de la petrolera. El financiero fue uno de los talladores a la hora de hacer valer esta inversión, que a finales de 2011 quedó reducida al 10% al tener que vender la otra mitad por la presión asfixiante de la banca acreedora.

Abelló, con el visto bueno de La Caixa, hizo su última maniobra en Repsol en septiembre del pasado año cuando intentó quitar a Antonio Brufau de la presidencia. El ingeniero industrial se defendió y abortó el movimiento en la cúpula directiva. Sacyr se desentendió siempre de esas confabulaciones, ya que Manrique le había prometido total fidelidad tras salvarle de la quiebra en la Navidad de 2011.

Una experiencia en general desagradable para un inversor acostumbrado a ganar siempre. Abelló llegó a tener plusvalías de 500 millones en Sacyr cuando su participación alcanzó un valor de 1.000 millones. Ayer se fue del capital de la constructora por apenas 75, con pérdidas estimadas de 200 millones.

Unos números rojos que se suman a la ruptura de sus relaciones con BBVA, tras el intento de asalto que protagonizó Del Rivero en 2004, y con Santander, cuyo consejo abandonó de forma abrupta para intentar tomar el control de su competidor con sede en Bilbao.

La cartera de Torreal queda ahora compuesta por sus participaciones en Laureate (educación), Pepe Jeans y Hackett (textil), Saba Infraestructuras (aparcamientos y parques logísticos), Imagina (audiovisual), Banca Leonardo (financiero), CVNE (vino D.O. Rioja), Zed (contenidos para móviles), Cie Automotive (componentes de automoción) y Talgo (fabricación de trenes).

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios