Los Miarnau negocian la refinanciación de 500 millones de la mayor constructora catalana
  1. Economía
LA CAÍDA DE OBRA PÚBLICA COLOCA A COMSTA EN PÉRDIDAS

Los Miarnau negocian la refinanciación de 500 millones de la mayor constructora catalana

La familia Miarnau ha abierto con la banca acreedora la refinanciación de más de 500 millones de deuda del grupo Comsa Emte, según han confirmado fuentes

Foto: Los Miarnau negocian la refinanciación de 500 millones de la mayor constructora catalana
Los Miarnau negocian la refinanciación de 500 millones de la mayor constructora catalana

La familia Miarnau ha abierto con la banca acreedora la refinanciación de más de 500 millones de deuda del grupo Comsa Emte, según han confirmado fuentes de la propia empresa constructora. El primer grupo constructor catalán no ha querido dar más detalles sobre este proceso, uno de los más importantes que se negocia estos días en Cataluña, pero fuentes financieras han apuntado que llegaría hasta los 800 millones.

El conglomerado empresarial de Comsa Emte factura más de 2.500 millones de euros al año, es la primera constructora catalana y la octava española, controlada en un 70% por la saga Miarnau y en un 30% por los Sumarroca, que se reparten las presidencia, para Jorge Miarnau, y la vicepresidencia, ocupada por Carles Sumarroca, uno de los pocos grandes empresarios que ha dado apoyo público al proyecto secesionista de Artur Mas.

Respecto a la deuda que necesita salvar, Comsa Emte tiene un crédito sindicado de 500 millones con las siguientes entidades: Bankia, Banco Sabadell, CaixaBank, Banco Santander, BBVA y Catalunya Banc. La renegociación de este crédito es capital porque la caída de actividad constructora hace imposible cumplir las condiciones con las que se constituyó, según han detallado fuentes financieras conocedoras de los contactos.

Pero además, Mirnau y Sumarroca tienen que hacer frente a un endeudamiento adicional de diversas filiales, ya que Comsa Emte opera en sectores como los servicios ferroviarios o las energías renovables. Esta deuda rondaría otros 300 millones adicionales, que la firma también precisa renegociar y que también ha añadido a las conversaciones que mantiene con sus bancos para resolver toda la situación del pasivo.

Entrada en pérdidas

La coyuntura juega en contra de la constructora. En este sentido, Comsa Emte ha entrado en números rojos. Según el registro mercantil, al cierre del 2011 la constructora ha cerrado con 5 millones de euros de pérdidas, pero podrían ser superiores si se incluyen los resultados de las diversas filiales. A este respecto, portavoces del grupo se han negado a desvelar a cuánto ascienden las pérdidas conjuntas de todo el perímetro del grupo.

Una pista podrían ser los recursos propios del grupo. En 2011 eran de 358 millones, 78 millones menos que en el año anterior. Fuentes del grupo han explicado que no toda esta disminución puede imputarse a los números rojos del grupos, sino que los Miarnau han recurrido a sus reservas para financiar parte de su actividad ante los problemas para obtener nuevo crédito bancario.

Caída del sector constructor

El problema para Comsa Emte es la caída del sector de la obra pública. En 2011 se ha licitado la mitad de la obra pública que se programó en España el año anterior. Y en 2012 la caída de la obra pública en España fue más del 24%. En Cataluña, mercado natural de Comsa-Emte, la situación es más dramática.

Este año 2012 casi no ha habido licitaciones por el férreo control aplicado por el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell sobre el gasto público, de manera que su colega de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, ha quedado maniatado. Esta restricción supondrá que las constructoras catalanas casi no tendrán obras para hacer el año que viene y que el sector camina hacia la parálisis, según han explicado fuentes constructora vinculadas a la obra pública.

En este entorno, el volumen de negocio de Comsa-Emte sufrirá un severo recorte este año 2012, sobre todo por su actividad en España. Por eso, como señala la carta del presidente en la memoria del grupo, la apuesta es por la internacionalización. En este contexto, Comsa-Emte ha planteado un ERE para reducir 298 empleos, más de 30% de su personal fijo. Además tampoco renovó otros 132 trabajadores eventuales.

Refinanciación Constructoras