EXIGE TRAER LA NÓMINA, LOS AHORROS O NUEVOS CLIENTES

Sabadell resarce con condiciones a los atrapados en cuotas de la CAM

El Banco Sabadell ha comenzado a ofrecer compensaciones a los clientes de la CAM -adquirida por el banco catalán- atrapados en las cuotas participativas de la

Foto: Sabadell resarce con condiciones a los  atrapados en cuotas de  la CAM
Sabadell resarce con condiciones a los atrapados en cuotas de la CAM
El Banco Sabadell ha comenzado a ofrecer compensaciones a los clientes de la CAM -adquirida por el banco catalán- atrapados en las cuotas participativas de la entidad alicantina, tal como adelantó El Confidencial en diciembre. Pero esta compensación no sale gratis, porque está exigiendo a los afectados algún tipo de contrapartida, como traer la nómina, el dinero que se llevaron cuando estalló el escándalo o nuevos clientes para la entidad. A cambio, se les ofrece el valor de las cuotas cuando fueron suspendidas de negociación en bolsa -con fuertes pérdidas respecto a la salida a bolsa-, normalmente en forma de acciones de Sabadell, aunque en ocasiones también como depósitos, según fuentes conocedoras de la situación.

Se trata de una mera táctica comercial para conservar a esos clientes, ya que el banco catalán no tiene ninguna obligación de hacerse cargo de las cuotas, cuyo valor económico es cero tras la intervención de la CAM. Estas cuotas no fueron traspasadas a Banco CAM -que es lo que adquirió el Sabadell-, sino que se quedaron dentro de la antigua Caja del Mediterráneo, titular tan sólo de la obra social y de la oficina que la entidad tenía en Miami. No sólo eso, sino que las condiciones impuestas por Bruselas a la operación de compra impiden al banco asumir en su balance estos activos u otros que les puedan sustituir.

Sin embargo, el consejero delegado del Sabadell, Jaume Guardiola, admitió que se iban a buscar fórmulas para compensar a estos clientes, que se sienten "estafados" pora la CAM, y así retenerlos en la entidad en vez de perderlos a manos de la competencia. Ahora bien, estas compensaciones ni son totales ni salen gratis. Para empezar, valoran las cuotas al precio al que se encontraban cuando la CNMV las suspendió de cotización definitivamente el pasado 9 de diciembre, 1,34 euros. La mayoría de los afectados adquirieron estos títulos en la oferta pública de venta del 23 de julio de 2008, a un precio de 5,84 euros, con lo cual la pérdida es del 77%. Es decir, pueden recuperar sólo una pequeña parte de la inversión inicial.

En segundo lugar, para acceder a esta solución, los cuotapartícipes deben cumplir nuevas exigencias, que, según las fuentes consultadas, son distintas en función del cliente. "Lo que se exige básicamente es aumentar la vinculación, domiciliando la nómina, contratando más productos o trayendo los ahorros de estas entidades", explican. Otra exigencia habitual es que aquellos que se llevaron sus ahorros indignados por las pérdidas en las cuotas los traigan de vuelta. Y si es un cliente que ya tiene suficiente vinculación, se le exige que traiga uno nuevo para poder acceder a la compensación.

¿Qué son las cuotas participativas?

Las cuotas participativas fueron un 'invento' parecido a las acciones pero para las cajas de ahorros: unos títulos con derechos económicos (dividendo) pero sin derechos políticos, dada la peculiar estructura de la propiedad de las cajas. Se trataba de abrir el camino a la cotización en bolsa de las cajas, aunque la única que lo siguió fue la CAM en 2008. Como suele ser habitual, la entidad colocó masivamente estos valores entre los clientes particulares de su red de oficinas ante la falta de demanda de los inversores institucionales, que desconfiaban tanto de esta fórmula como de las cajas en general. Se estima que unos 50.000 clientes de la CAM compraron estas cuotas.

Con el estallido de las burbujas de crédito e inmobiliarias, comenzó la caída en barrena de las cajas y, con ella, la de las cuotas de la CAM, que nunca alcanzaron en bolsa el precio de la OPV. La intervención de la entidad en julio del año pasado fue la puntilla para estos títulos. El afloramiento de fortísimas pérdidas y la inyección de dinero público por el 100% del capital redujo el valor económico de las cuotas a cero, lo que provocó su derrumbe en bolsa hasta que fueron suspendidas en un día en que la avalancha de órdenes de venta determinaba una caída del 30% de su cotización. La adquisición de la entidad por el Sabadell con una nueva inyección de capital público certificó su defunción.

Ante el desastre, se crearon algunas asociaciones de afectados que pidieron una compensación total por el dinero invertido inicialmente por los cuotapartícipes, a lo que se negó el Sabadell, apoyado por las exigencias comunitarias. Lo único que ha accedido a ofrecer es la fórmula actual para resarcir a los clientes de las últimas pérdidas sufridas desde la citada suspensión.

Precedente para Bankia y Banco de Valencia

Este precedente se aplica a los casos de Bankia y Banco de Valencia, cuyo valor también será cero ya para la primera inyección de dinero recibida del FROB, y mucho más con la segunda del fondo de rescate europeo, tras la valoración de sus necesidades de capital que está realizando Oliver Wyman junto a las cuatro grandes auditoras. A pesar de que sus acciones siguen cotizando e incluso han vivido un sorprendente rally en las últimas sesiones, lo normal es que también acaben valiendo cero y que sus accionistas acaben perdiendo toda su inversión.

Cuestión distinta es la de las preferentes. Estos títulos sí se incluyen en el balance del Banco CAM, por lo que el Sabadell ha podido ofrecer un canje a los inversores atrapados en estos valores perpetuos de la CAM. A pesar de que este canje suponía también una pérdida para los tenedores de preferentes (valoraba la acción de Sabadell a 2,3 euros cuando cotizaba en mercado a 1,5), la alternativa de quedarse con unos papeles que no valen nada llevó a que el 95,7% de los titulares de estos activos acudiera al canje. Además, el banco que preside Josep Oliu se ha comprometido a pagar un interés del 6% trimestral a quienes mantengan las acciones durante cuatro años.
Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios