UNICAJA SE CONVIERTE EN EL NUEVO FAVORITO

El Gobierno insiste en salvar Banco de Valencia y convoca su subasta para el 15 de julio

El Gobierno ha decidido plantar cara al comisario Joaquín Almunia, que pidió la liquidación de uno de los tres bancos nacionalizados, y ha retomado la subasta

Foto: El Gobierno insiste en salvar Banco de Valencia y convoca su subasta para el 15 de julio
El Gobierno insiste en salvar Banco de Valencia y convoca su subasta para el 15 de julio
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min
    El Gobierno ha decidido plantar cara al comisario Joaquín Almunia, que pidió la liquidación de uno de los tres bancos nacionalizados, y ha retomado la subasta de Banco de Valencia, que se encontraba en el limbo a la espera de que se concretase el rescate de la banca. Según fuentes conocedoras de la situación, el Banco de España ha pedido a los candidatos a comprar la entidad que finalicen su análisis y presenten ofertas vinculantes el próximo 15 de julio, aunque se desconoce de dónde saldrá el EPA (esquema de protección de activos).

    Con este anuncio, el Ejecutivo no sólo se enfrenta a la Comisión Europea, sino que se contradice a sí mismo. El ministro Luis de Guindos dijo en la rueda de prensa en la que presentó el rescate financiero que habría que esperar a que las valoraciones independientes determinaran las necesidades de capital de Banco de Valencia y CatalunyaCaixa -también en proceso de subasta- y, a partir de ahí, se decidiría si se sigue adelante con la venta o se quedan en poder del Estado dentro del nuevo programa de recapitalización. Ahora, las pujas seguirán adelante independientemente de las nuevas inyecciones de capital.

    Por otro lado, en el sector nadie entiende cómo se van a financiar estas subastas, dado que el Fondo de Garantía de Depósitos no tiene capacidad para asumir las inyecciones de capital y los EPA necesarios para venderlas. Y el Gobierno no cree que sea posible utilizar el dinero del rescate europeo para ello, según fuentes cercanas el Ejecutivo. "Si destinan el dinero a EPA es una pérdida irrecuperable, y no creo que el Gobierno esté por la labor de perder ese dinero de forma inmediata; es mucho más lógico que lo usen para recapitalizar estas entidades", explican en un banco de inversión.

    Por otro lado, la previsión generalizada es que los test de estrés que hoy harán públicos Roland Berger y Oliver Wyman identifiquen fuertes necesidades de provisiones para estas entidades, que derivarán en mayores exigencias de capital. Esto hizo que las ofertas preliminares presentadas en las pujas fueran tan exageradas que hacían inviable la venta. Ahora bien, en el caso de Banco de Valencia, los interesados dispondrán de suficiente tiempo para evaluar estas necesidades y realizar sus ofertas, algo que no ocurrirá en el de CatalunyaCaixa.

    ¿Subastas sólo formales?

    Entonces, ¿para qué se mantienen las subastas? Según las fuentes, el Gobierno quiere tener las pujas sobre la mesa para saber exactamente el coste de vender estas entidades, y entonces decidir si es mejor buscar una forma de financiarlo, quedarse con ellas inyectando el capital necesario o liquidarlas como pide Almunia. En segundo lugar, es posible que la entidad más pequeña, Banco de Valencia, sí reciba alguna puja asumible, y al menos podría quitarse ese problema de encima.

    Banco de Valencia ha sufrido las consecuencias de las palabras de Almunia, ya que es la más débil de las entidades nacionalizadas. Según fuentes cercanas a la entidad, en los últimos días ha registrado considerables retiradas de depósitos, aunque no ha trascendido su cuantía. "Los responsables del banco -que gestiona el FROB- guardan el secreto bajo siete llaves", según una de estas fuentes.

    Unicaja cobra ventaja

    Los candidatos que pueden presentar oferta vinculantes por Banco de Valencia ante Nomura -el responsable de la subasta- son Ibercaja, Liberbank (inicialmente iban por separado antes de anunciar su fusión), Unicaja, Mare Nostrum, Santander y Kutxa, tras la retirada de Popular y la indiferencia de Bankinter. No obstante, el principal candidato inicial, Mare Nostrum, ha perdido bastante interés en la puja dad la nueva situación. Además, las entidades que van a recibir dinero europeo casi con toda seguridad tendrán vetado realizar adquisiciones dentro de las exigencias de Bruselas.

    Todo esto convierte a Unicaja en el principal candidato a llevarse Banco de Valencia, si es que finalmente la puja llega a su fin y si las ofertas no son inasumibles. La entidad que preside Braulio Medel está presionada por el Gobierno para acometer otra operación -aparte de la absorción de Caja España- y puede aprovechar esta oportunidad para completar su franquicia nacional en muy buenas condiciones... si es que le conceden un EPA de suficiente tamaño.
    Economía
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    23 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios