EL ENDEUDAMIENTO PÚBLICO SE DUPLICA EN SÓLO CUATRO AÑOS

Montoro comunica a Bruselas que España necesita endeudarse en 114.193 millones

El reloj de la deuda continúa marcando minutos. Y lo hace con insólita perserverancia. Hasta el punto de que este año el conjunto de las administraciones

Foto: Montoro comunica a Bruselas que España necesita endeudarse en 114.193 millones
Montoro comunica a Bruselas que España necesita endeudarse en 114.193 millones

El reloj de la deuda continúa marcando minutos. Y lo hace con insólita perserverancia. Hasta el punto de que este año el conjunto de las administraciones públicas se endeudará en nada menos que 114.193 millones de euros. Es decir, el doble que el déficit público previsto para este año: 56.824 millones de euros (el 5,3% del PIB).

Esto quiere decir que el año acabara con un endeudamiento público equivalente a 849.154 millones de euros, de largo la cifra más abultada jamás alcanzada por la economía española. Para hacerse una idea de lo que representa esa cifra sólo hay que tener en cuenta que al comenzar la crisis, en 2008, el volumen de deuda pública en términos de Protocolo de Déficit Excesivo (que no recoge todos los pasivos públicos) ascendía a 436.984 millones. Quiere decir esto que en apenas cuatro años la deuda pública se ha multiplicado por dos. O lo que es lo mismo, ha crecido en 412.170 millones de euros.

Los datos aparecen en la comunicación que ha hecho el Gobierno español a Bruselas, y reflejan con nitidez el deterioro de las finanzas públicas derivado del aumento del gasto, pero también del desplome de los ingresos pese a la subida de impuestos y tasas. Las cifran más recientes de Eurostat muestran, en concreto, que  la recaudación ha pasado de representar el 37% del PIB en 2008 al 35,1% tres años más tarde, lo que supone unos 20.000 millones de euros menos que el Estado ha tenido que compensar acudiendo a los mercados en busca de financiación.

Este fuerte aumento del endeudamiento explica que el pago de intereses se haya duplicado. Hasta el extremo que este año el conjunto del sector público y no sólo la administración central, gastará en intereses 34.646 millones, frente a los 17.399 millones de hace cuatro años. Durante ese mismo periodo, por el contrario, el gasto en formación bruta de capital fijo (las inversiones públicas) habrá pasado de 43.646 millones a 25.975 millones, lo que refleja la intensidad del ajuste. Nada menos que algo más de 17.600 millones de recorte de la inversión pública.

Menos inversión, más gasto corriente

Esto quiere decir que el sector público incumple la llamada ‘regla de oro’, que recomienda acudir al endeudamiento sólo para financiar la inversión para aprovechar el efecto multiplicador que tiene sobre la economía. Por el contrario, la deuda crece y crece para financiar gasto corriente.

La difícil situación de las finanzas públicas se ha manifestado con toda nitidez durante el primer trimestre del año. Los datos publicados ayer por la Intervención General del Estado reflejan que el déficit en Contabilidad Nacional (que recoge todas las operaciones de pagos e ingresos independientemente de cuando se efectúa la transferencia) se sitúa ya en sólo tres meses en el 1,85% del PIB, muy por encima del 1,06% que se alcanzaba el año pasado por las mismas fechas.

O dicho en otros términos. Hasta finales del primer trimestre de este año  la necesidad de financiación del Estado, déficit en términos de la contabilidad nacional, fue de 19.696 millones, cifra que supera en 8.322 millones a la registrada a finales del mismo trimestre del año 2011. La causa  de este incremento tiene que ver en su práctica totalidad con el adelanto de las transferencias a las Comunidades Autónomas y a la Seguridad Social.

Desde el lado de los ingresos, igualmente, la atonía de la demanda interna continúa drenando recaudación. Y según este informe de la Agencia Tributaria, los ingresos impositivos cayeron durante el primer trimestre un 5,9%. Pero mientras que la recaudación por IRPF baja un 0,2%, por IVA desciende un 9,1%, aunque hay que tener en cuenta que esta tasa esta sesgada al alza por el mayor ritmo de las devoluciones.

Los datos de la Agencia Tributaria ponen de manifiesto, a su vez, que el aumento de los tipos impositivos tanto en las rentas del trabajo como las del capital (primer paquete económico del Gobierno) comienzan a dar sus frutos para Hacienda. Este aumento de la presión fiscal ha supuesto unos ingresos adicionales de 310 millones de euros, de los cuales 200 millones son retenciones del trabajo y el resto del capital.

Estos ingresos, sin embargo, se han devaluado por la decisión de Hacienda de rebajar hasta el 4% el tipo de IVA por la adquisición de viviendas. Esta reducción -que ha favorecida fundamentalmente a las entidades financieras- ha costado por el momento 220 millones de euros en términos de recaudación.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios