LA OPERADORA DESPEDIRÁ A DECENAS DE EJECUTIVOS EN LOS PRÓXIMOS DÍAS

Telefónica hace otra reestructuración que afectará a sus directivos

Telefónica sigue de cambios. Tras la reestructuración de su cúpula y de sus negocios aprobada el pasado mes de septiembre, la operadora va a anunciar en

Foto: Telefónica hace otra reestructuración que afectará a sus directivos
Telefónica hace otra reestructuración que afectará a sus directivos

Telefónica sigue de cambios. Tras la reestructuración de su cúpula y de sus negocios aprobada el pasado mes de septiembre, la operadora va a anunciar en los próximos días una nueva vuelta de tuerca a su organización que afectará principalmente a sus puestos directivos. Este ajuste, para el que Telefónica ha contado con el asesoramiento de McKinsey, supondrá la salida de muchos de ellos.

Según un comunicado interno de la multinacional al que ha tenido acceso El Confidencial, se trata de poner en marcha “un nuevo esquema de funcionamiento y relación en sus equipos globales y regionales con el objetivo de avanzar, de manera ágil, clara y eficiente, hacia la nueva estrategia de crecimiento adoptada por la compañía el pasado 5 de septiembre”.

Ese día, Telefónica comunicó la integración de España en la división Europa, la creación de una nueva área de crecimiento, Telefónica Digital, así como el cambio de roles de hombres tan importantes como Santiago Fernández Valbuena y José María Álvarez Pallete.

El primero fue destinado a dirigir Latinoamérica, el mercado de mayor crecimiento para el grupo, mientras que el segundo dejó precisamente ese puesto para hacerse cargo de los negocios en el Viejo Continente.

Según el comunicado de Telefónica, “esta visión estratégica, que persigue afianzarnos como un líder global en el entorno digital, motivó un cambio de modelo organizativo, que partía de la creación de dos nuevas unidades, Telefónica Digital y Recursos Globales, preparadas para capturar, respectivamente, las oportunidades del nuevo entorno digital y los beneficios de la escala. Además, el nuevo diseño simplificaba la agrupación de los negocios en dos áreas geográficas: Europa y Latinoamérica”.

La compañía considera que “cuatro meses después, el modelo se ha consolidado; se han marcado los objetivos y se ha puesto en marcha la nueva organización”. Por este motivo, Telefónica va a acometer “un segundo paso con la definición de funciones, misión y responsabilidades de las unidades globales, corporativas y regionales, y su modelo integrado de trabajo”.

El nuevo esquema de funcionamiento se apoya en cuatro pilares. En primer lugar, los negocios en América Latina y Europa quedan claramente enfocados en los resultados, y crearán direcciones específicas de cliente para acometer proyectos regionales y acercar la oferta y las inversiones a los requerimientos de sus mercados. Para las funciones de soporte contarán con los servicios globales y corporativos, En segundo lugar, Telefónica Digital se centrará en capturar todas las oportunidades de los nuevos desarrollos, mientras que Recursos Globales buscará capturar las economías de escala dando servicio a los negocios, transfiriendo mejores prácticas y centralizando áreas especializadas como son Sistemas y Tecnología.

Por último, objeto específico de este nuevo diseño, “el centro corporativo global será más ágil y ligero, y estará preparado para gestionar áreas críticas comunes y proporcionar un servicio distintivo a los negocios”. Según distintas fuentes, esta afirmación se traducirá en la reubicación de algunos directivos y en el despido de decenas de ellos (se ha llegado hablar incluso de 200) que tras los últimos cambios se habían quedado sin funciones operativas.

Para Telefónica, este reestructuración "conlleva la simplificación de las áreas globales y corporativas a través de la reordenación de puestos directivos. Cada una de las áreas corporativas llevará a cabo los cambios necesarios para su implantación en los próximos días y comunicará los ajustes a la organización”.

Esta nueva vuelta de tuerca se produce apenas siete meses después de que la compañía aprobase un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 6.500 personas en tres años. A finales del pasado ejercicio habían dejado la multinacional más de 2.400 personas ubicadas en España, el negocio con peor comportamiento.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios