EL BANCO APORTÓ EL SUELO Y FINANCIÓ LA CONSTRUCCIÓN A ARNAIZ

El arquitecto de Boadilla alquila al Santander dos edificios a través de empresas opacas

La relación del arquitecto redactor del plan urbanístico municipal de la Ciudad Financiera (Boadilla del Monte, en Madrid) con el Santander se traduce en negocios millonarios.

Foto: El arquitecto de Boadilla alquila al Santander dos edificios a través de empresas opacas
El arquitecto de Boadilla alquila al Santander dos edificios a través de empresas opacas

La relación del arquitecto redactor del plan urbanístico municipal de la Ciudad Financiera (Boadilla del Monte, en Madrid) con el Santander se traduce en negocios millonarios. Además de cobrar de Cezosa, la inmobiliaria del banco que compró los terrenos de la sede central, el urbanista Leopoldo Arnaiz es también el “casero” de la entidad financiera a través de empresas pantalla.

El edificio Alhambra, situado frente a la Ciudad Financiera, alberga las oficinas de Isban (Ingeniería de Software Bancario), la filial del Santander que desarrolla los sistemas informáticos de la entidad a nivel mundial. Leopoldo Arnaiz, denunciado por haber defendido los intereses del banco mientras estaba contratado por el Ayuntamiento de Boadilla como redactor del PGOU, consiguió en 2007 un contrató redondo: el Santander, después de aportar el suelo, le otorgó un crédito de hasta 51 millones de euros para construir y, simultáneamente, le alquiló el edificio por un plazo de quince años. Cezosa, empresa inmobiliaria del banco, era la propietaria de la parcela. Se la transfirió a Beltraex Nexo, sociedad de Arnaiz administrada por un testaferro, la misma cuyos pagos del banco está investigando el juzgado de instrucción número 35 de Madrid.

Beltraex vendió los terrenos a otra sociedad, Gamavila Urbana S.L., por 1,2 millones de euros. Esta compañía pertenece igualmente al entramado opaco del arquitecto, concretamente en un 50%. Estaba representada por Carlos Serrano Altimiras, otro de sus testaferros habituales. Así, Gamavila es la promotora del edificio Alhambra, de casi 70.000 metros cuadrados repartidos en seis plantas de aparcamiento, un semisótano y tres pisos de oficinas donde hoy trabajan cientos de empleados externos del Banco Santander.

Arnaiz ha declinado hacer cualquier tipo de declaración. Por su parte, fuentes oficiales del Santander aseguran que “vender un inmueble dando financiación al comprador y alquilándolo a continuación es una operación que se ha hecho cientos de veces en las operaciones de lease back”. No han contestado a si sabían que Arnaiz era el dueño de las empresas con las que firmaron las contratos, limitándose a decir que “el banco conocía que era el arquitecto de ambos edificios”.

La operación está perfectamente reflejada en la nota literal de la parcela del Registro de la Propiedad de Boadilla del Monte. Para este negocio, Arnaiz no utilizó ninguna de la veintena de sociedades que encabeza con luz y taquígrafos, sino dos pertenecientes a su entramado opaco, para evitar cualquier relación “oficial” con Cezosa y el Santander. Pero el citado registro refleja que la licencia de construcción del ayuntamiento incorpora el certificado del arquitecto “Leopoldo Arnaiz Eguren”. El contrato de alquiler lo firmaron Ingeniería de Software Bancario (ISBAN) y Beltraex Nexo el 4 de noviembre de 2007. Luego fue cedido a Santander Global Facilities. Todo estaba bien atado antes de poner la primera piedra. Según fuentes cercanas al propio Arnaiz, en los quince años de alquiler amortizará la operación y tendrá para sí un edificio completo cuyo terreno, créditos y arrendamiento le llegaron del Santander. La inversión total del edificio asciende a 72,9 millones de euros.

Edificio Montepríncipe

Los empleados de ISBAN ocupan igualmente el Edificio Montepríncipe, muy cerca del Alhambra, pegado a la M40 y justo en el inicio del término municipal de Alcorcón. También está alquilado a una de las empresas pantalla de Leopoldo Arnaiz, de la que en este caso posee un 33 por ciento del accionariado. Para esta construcción el banco no ha aportado financiación alguna. Tiene capacidad para más de 1.500 trabajadores y casi mil plazas de garaje. Los contratos de alquiler los firmaron testaferros de Arnaiz.

En la sesión oral del juicio contra Leopoldo Arnaiz por el caso de la Ciudad Financiera, en septiembre de 2010, tanto el arquitecto como los directivos del banco negaron que existiera ninguna relación entre Cezosa y Arnaiz, como ha demostrado ahora este diario. El tribunal desconocía la trama de empresas opacas de Arnaiz. Por eso y porque no lo consideró funcionario (trabaja para el ayuntamiento tras presentarse a concurso), el urbanista fue absuelto, aunque la sentencia está recurrida.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios