David Sokol, el nuevo oráculo de Omaha
  1. Economía

David Sokol, el nuevo oráculo de Omaha

Es el mantra que se repite durante los últimos años. Warren Buffett, el fundador de Berkshire Hathaway, ya tiene sucesor. El inversor estrella de Wall street,

placeholder Foto: David Sokol, el nuevo oráculo de Omaha
David Sokol, el nuevo oráculo de Omaha

Es el mantra que se repite durante los últimos años. Warren Buffett, el fundador de Berkshire Hathaway, ya tiene sucesor. El inversor estrella de Wall street, genuino representante de la filosofía del invetsment value, tiene quien recoja su testigo. Este año también, como en los anteriores, con motivo de la celebración del Convención de Omaha, donde Buffet reúne a los partícipes de su fondo, volvió a salir a colación el nombre de David Sokol como heredero del Oráculo de Omaha.

 

¿Quién será el nuevo faro del mundo de la inversión? A priori, todo parece indicar que Berkshire Hathaway dividirá sus gestiones ejecutivas en dos cargos: uno corresponderá al responsable de inversiones y otro, más ejecutivo, al de la gestión de las compañías del portfolio. Para este segundo puesto, el nombre que se repite en cada convención es el de Sokol, presidente de Mid American Energy, una de las casi cien firmas englobadas en el holding industrial de Buffett.

Precisamente, este carácter industrial que ha tomado Berkshire Hathaway, sobre todo tras la reciente adquisición por 26.000 millones de dólares de la compañía de ferrocarriles Burlington Northern Santa Fe, ha vuelto a centrar la atención de los fondistas en David Sokol. Responsable de Mid American Energy desde hace más de una década, tras invitar a Buffett a invertir en la compañía, este ingeniero ha sabido granjearse la admiración del gran gurú. Sobre todo vía resultados.

Su labor como ejecutivo agresivo, exigente y adicto al trabajo, como él mismo se reconoce en el libro Pleased but not Satisfied (Contento, pero no satisfecho), le ha valido la confianza de Warren Buffett para asumir un nuevo reto: tomar los mandos de la compañía aérea Netjets, una de las apuestas más comprometidas de Berkshire Hathaway, a la que debe dar la vuelta y conducir al terreno de los beneficios.

La afinidad entre ambos inversores alcanza extremos singulares. Para empezar, ambos viven en Omaha, su dentro de operaciones, la ciudad donde repartieron periódicos en su infancia y donde trabajaron como dependientes en pequeños supermercados. Para más casualidades, también tuvieron éxito temprano en sus respectivas carreras: Buffett en una famosa firma de inversión privada y Sokol como ingeniero en una empresa de energía cuando solo era un veinteañero.

A partir de estos puntos, sobra decir que tanto Buffett como Sokol no sienten especial predilección por el mundo de Wall Street. Forman parte del sistema, pero explotan al máximo su perfil de inversores ajenos a las modas, incluso juegan contracorriente, sabedores de que su trayectoria es la principal carta de presentación ante sus partícipes. El tiempo les ha dado la razón. De momento, la historia ya ha reconocido al maestro y, tal vez, lo haga con el sucesor.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Warren Buffett