EL NIVEL MÁS ALTO JAMÁS ALCANZADO

El Gobierno dispara el gasto en desempleo en 2010 hasta los 38.900 millones, el 4% del PIB

Los Presupuestos Generales del Estado para el 2010 están a punto de salir del horno (el próximo sábado serán aprobados por el Consejo de Ministros). Pero

Foto: El Gobierno dispara el gasto en desempleo en 2010 hasta los 38.900 millones, el 4% del PIB
El Gobierno dispara el gasto en desempleo en 2010 hasta los 38.900 millones, el 4% del PIB

Los Presupuestos Generales del Estado para el 2010 están a punto de salir del horno (el próximo sábado serán aprobados por el Consejo de Ministros). Pero ya se conocen algunas cifras. La más importante es que la factura del desempleo se convierte en la partida más importante del gasto público. Hasta el punto de que el año próximo el Estado destinará a este fin 38.876 millones de euros. O lo que es lo mismo, cerca del 4% del Producto Interior Bruto (PIB).

La cifra aparece en el anteproyecto de presupuestos del Servicio Público de Empleo (el anterior Inem). Y fue aprobada el pasado miércoles por su consejo general, del que forman parte tanto los sindicatos como los empresarios. En términos absolutos, se trata de la cantidad más abultada jamás pagada por el Estado para pagar la cobertura del desempleo, pero también en términos relativos.  Es superior incluso al nivel que se alcanzó en 1993, cuando la factura del desempleo llegó a representar el 3,5% del PIB, lo que dio pie al Gobierno de Felipe González a aprobar el célebre 'decretazo' que desencadenó una huelga general.

El gasto para el año próximo es similar a la previsión de liquidación para este año, y que el Gobierno ha situado en 40.608 millones de euros. De esta cantidad, sin embargo, hay que restar unos 2.000 millones que corresponden al año 2008, pero que se han asignado en 2009. De esos 38.608 millones que se destinarán a desempleo este año, 32.611 millones servirán para cubrir las prestaciones de carácter económico, y el resto se destinará a financiar las políticas activas (cursos de formación) y gestión del propio servicio público de empleo.

El hecho de que la cantidad total sea equivalente a la de este año ha sorprendido a empresarios y sindicatos, que estiman que el presupuesto nace ya con un déficit elevado debido a que el desempleo seguirá creciendo el año próximo, como de hecho admite el propio Ejecutivo. Sus críticas, como siempre, no servirán para nada, ya que el consejo general del Inem ni siquiera vota los presupuestos. Simplemente se cumple el trámite de la información. Se trata, por lo tanto, de cumplir una formalidad legal, como sostiene uno de los asistentes.

Desviación presupuestaria

Las desviaciones en el gasto por desempleo no son, en cualquier caso, ninguna novedad. Este año, el Gobierno había previsto gastar en prestaciones 19.615 millones de euros, pero finalmente se ha producido un aumento del 42% respecto del presupuesto inicial, lo que obligó a aprobar hace unos meses un crédito extraordinario por valor de 17.000 millones de euros.

El Gobierno entiende que aunque el paro seguirá subiendo en 2010 no será necesario incrementar las aportaciones públicas, toda vez que muchos trabajadores perderán su derecho al haber finalizado sus prestaciones, sin que tengan posibilidad legal de cobrar una prestación de carácter asistencial. La ley obliga al Estado a pagar las cotizaciones sociales de los parados mientras los trabajadores sin empleo perciban algún tipo de prestación. Y como muchos se 'caerán' de las listas del INEM, el Estado se ahorrará dinero, lo cual afectará de forma negativa al nivel de cobertura, pero por supuesto que deja sin ingresos a miles de parados.

Pese a ello, las previsiones del Ejecutivo son consideradas como 'voluntaristas' por los agentes sociales. Uno de los asistentes a la reunión del miércoles dijo ayer a El Confidencial que "las estimaciones están fuera de la realidad", por lo que no podrán cumplirse. El Ministerio de Trabajo, en concreto, estima como posible que los ingresos por cuotas de los asalariados crecerán un 1,2% en 2010, y un 2% en el caso de los autónomos y regímenes especiales. Estas previsiones, en su opinión, contradicen el escenario macroeconómico del propio Gobierno, que estima una caída del PIB de tres décimas en 2010 con un descenso del 1,7% en el volumen de ocupación, lo que supone la pérdida de cerca de 300.000 puestos de trabajo. De ahí que se sostenga que las cuentas nacen ya con déficit. Funcas, de hecho, va más allá y prevé que el año próximo se pierda el 2,8% de la fuerza laboral, es decir, unos 530.000 empleos.

 

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios