Es noticia
Menú
La última polémica de Kyrgios, el rey de los líos: a punto de llegar a las manos tras un pelotazo
  1. Deportes
  2. Tenis
UNA MÁS PARA SU HISTORIAL

La última polémica de Kyrgios, el rey de los líos: a punto de llegar a las manos tras un pelotazo

El tenista australiano fue protagonista de una fea acción en pista y, horas después, denunció haber recibido amenazas por parte del entrenador rival por ese gesto durante el encuentro

Foto: El polémico Nick Kyrgios. (EFE/EPA/Dean Lewins)
El polémico Nick Kyrgios. (EFE/EPA/Dean Lewins)

De sobra es conocido Nick Kyrgios. El actual 115º del mundo es uno de esos jugadores que no deja a nadie indirente y que, en muchas ocasiones, se ha hecho un nombre en los medios de comunicación más por sus polémicas que por sus resultados. Y todo ello a pesar de ser uno de los jugadores más talentosos del circuito, que llegó a ser el 13º del ránking ATP y que, a sus 26 años, sigue teniéndolo todo para estar entre los mejores... salvo por sus salidas de tono tan habituales.

Ahora, Kyrgios se visto envuelto de nuevo en otra polémica, en esta ocasión, al término de su último partido de dobles. El 'enfant terrible', junto a su compatriota Thanasi Kokkinakis, dieron la sorpresa en segunda ronda del Open de Australia tras eliminar a los grandes favoritos, los croatas Mate Pavic y Nikola Mektic. De hecho, son los número uno y dos del mundo de la especialidad, respectivamente, y los vigentes campeones olímpicos y del pasado Wimbledon.

Foto: Nadal celebra un punto ante Kachanov. (EFE/EPA/Dave Hunt)

Pero el problema no fue únicamente la victoria, sino que los modos no gustaron lo más mínimo a los croatas. No solo la actitud del público de la grada, molestando continuamente a los balcánicos en cada acción de juego y abucheando cada vez que tenían la oportunidad, sino que también atacaron a Kyrgios, al entender que con su actitud y su modo de jugar alentaba este tipo de acciones... que terminó por explotar tras un pelotazo del australiano contra uno de sus rivales.

Sucedió en el primer set del encuentro, en pleno 'tie-break'. Con empate a tres puntos, se estaba disputando una bola que podía ser definitiva, esa que podía decantar el devenir del set por la importancia que tenía. Tras un saque de Kokkinakis y un par de buenas acciones suyas, Pavic solo pudo devolver una bola muerta a Kyrgios: llegando con todo, no dudó en reventarla contra el cuerpo de Mektic, al que pidió disculpas instantáneamente por el brutal pelotazo que le había dado.

El pelotazo de Kyrgios a Mektic.

El público celebró enfervorecido lo ocurrido y esa situación sacó del partido a los croatas. Los australianos se llevaron esa primera manga 7-6(8) y el segundo set, 6-3, logrando la clasificación y eliminando a los grandes favoritos, que se quejaron amargamente en sala de prensa de la actitud del público: "Son muy ruidosos. Ellos animan a los australianos pero estoy seguro de que a los tenistas locales no les molestaría que mostrasen más respeto por los rivales", afirmó Pavic.

Pero el problema no se quedó ahí. Horas después del encuentro, el propio Kyrgios denunció en redes sociales lo que supuestamente ocurrió en el vestuario al término del choque: "Sólo os informo de que ayer, después de hacerles picadillo por partida doble, el preparador y entrenador de nuestros rivales procedieron con una amenaza de pelea en el gimnasio. El tenis es un deporte suave, y todo porque me moví y les golpeé con una pelota de tenis", afirmó el australiano, echando más leña al fuego.

Un complicado historial

Y es que, si por algo destaca Kyrgios, es más por sus continuas salidas de tono que por sus resultados deportivos. Faltas de respeto a rivales, protestas contra la grada, pelotazos a jugadores y aficionados, menosprecios en pista... El amplio historial del australiano con los malos modos en un deporte que si por algo destaca es por la caballerosidad que lo rodea le ha granjeado esa fama de 'bad boy' que, a día de hoy, no solo no se ha quitado, sino que sigue alimentando.

Sin ninguna duda, la polémica más fuerte que Kyrgios ha tenido en pista sucedió en el Masters de Montecarlo de 2015. El australiano se enfrentaba al suizo Stan Wawrinka y, tras conseguir un punto tras un potente servicio, se giraba para recibir nuevas bolas. Sería en ese momento donde soltaría el gran improperio: "Kokkinakis se acostó con tu novia. Lamento decírtelo, compañero". El suizo no lo escucharía en pista, pero tras el partido montaría en cólera.

Kyrgios se refería a la tenista croata Donna Vekic, lo que provocó la reacción de Wawrinka en Twitter: "Lo que dijo no se lo diría a mi peor enemigo. No es sólo inaceptable, sino que va más allá. Espero que la ATP no se quede parada y se levante por la integridad de este deporte que hemos trabajado tanto por construir". El australiano fue multado con 10.000 euros y apercibido con cumplir un mes de sanción. Unos malos modos que aún le persiguen en pista.

De sobra es conocido Nick Kyrgios. El actual 115º del mundo es uno de esos jugadores que no deja a nadie indirente y que, en muchas ocasiones, se ha hecho un nombre en los medios de comunicación más por sus polémicas que por sus resultados. Y todo ello a pesar de ser uno de los jugadores más talentosos del circuito, que llegó a ser el 13º del ránking ATP y que, a sus 26 años, sigue teniéndolo todo para estar entre los mejores... salvo por sus salidas de tono tan habituales.

Australia
El redactor recomienda