Es noticia
Menú
"Ha sido mi mejor partido": el hambre de Nadal para soñar con el título en Australia
  1. Deportes
  2. Tenis
6-3, 6-2, 3-6 Y 6-1 PARA EL ESPAÑOL

"Ha sido mi mejor partido": el hambre de Nadal para soñar con el título en Australia

El tenista español jugó dos sets brillantes y, en el tercero, sufrió un bloqueo que coincidió con el despertar del ruso. Pero se levantó como los campeones para meterse a octavos

Foto: Nadal celebra un punto ante Kachanov. (EFE/EPA/Dave Hunt)
Nadal celebra un punto ante Kachanov. (EFE/EPA/Dave Hunt)

Meritoria victoria de Rafa Nadal ante Karen Kachanov (6-3, 6-2, 3-6 y 6-1) para meterse en octavos del Open de Australia en un partido en el que el español demostró que quiere pelear por todo. El jugador balear se enfrentaba a su primera gran prueba de fuego en el torneo 'aussie', al medirse al vigente subcampeón olímpico y que llegaba jugando un gran tenis. Nadal firmó tres sets brillantes y fue capaz de superar las dudas en el que perdió, motivo suficiente para creer en sus opciones.

Nadal está de vuelta. El tenista español empieza a demostrar que no ha venido a Australia de paseo ni a recuperar la forma perdida después de casi medio año sin competir por culpa de su grave lesión en el pie y que su objetivo es luchar por el título. Solo lleva un puñado de partidos desde que volviera a las pistas, pero se le empiezan a ver ciertos detalles que hacen pensar que en su cabeza no existe otra opción que no sea pelear por su 21º Grand Slam y ser el más 'grande' de la historia.

Foto: Rafa Nadal, tras su partido. (EFE/EPA/Dave Hunt)

"Evidentemente, ha sido mi mejor partido. En todos los aspectos he mejorado. La posición en pista, de piernas, el revés sin ninguna duda ha sido el mejor día… Estaba golpeando sin sensación de fallo y pudiendo cambiar direcciones. Para mí, es muy importante el nivel del cuarto set después de haber perdido el tercero. Después de venir de dónde venimos y ser capaz de reaccionar cómo lo he hecho, pues es algo de lo que estoy muy satisfecho", agregó satisfecho tras el encuentro..

Hace solo unas semanas, Nadal sumaba el 89º título de su carrera, tras convertirse en campeón en Melbourne por 7-6(6) y 6-3 ante Maxime Cressy. Era su primera alegría después de un año complicado por culpa de su maldito escafoides, una lesión crónica que ya le pudo retirar del deporte cuando solo tenía 19 años y que, ahora, le ha vuelto a dar problemas e incluso ha tenido que pasar por quirófano. Por eso, quedaban dudas de cómo llegaría a Australia... disipadas a las primeras de cambio.

Tras derrotar a Marcos Giron y Yannick Hanfmann en los primeros dos partidos del torneo, llegaba la hora de verdad ante Kachanov, un jugador que llegaba en gran estado de forma y que sería la primera piedra de toque para el español en Australia. Pero, desde el comienzo del partido, Nadal demostró su poder: pasó por encima del ruso, incapaz de encontrar ni ritmo ni juego... y, cuando lo hizo, el español no bajó los brazos y fue capaz de superar el bache.

El balear consiguió demostrar ante Kachanov que su mente está más fuerte que nunca. Jugó dos sets brillantes y, en el tercero, sufrió un bloqueo que coincidió con el despertar del ruso. Pero, a pesar de ello, se levantó como los campeones: olvidando el tropiezo, mejorando su nivel y acabando con la fortaleza de un Kachanov que nada pudo hacer. Nadal ha vuelto de cabeza y, de momento, el físico le acompaña. La única duda es saber si tendrá gasolina suficiente para todo el torneo.

Durante la primera manga, sacó su magia desde el comienzo: tras ganar el juego inicial, hizo su primer 'break' a las primeras de cambio que, confirmado con su servicio, le permitieron ponerse 3 a 0 nada más empezar. A partir de ahí, Nadal tan solo tuvo que mantener su saque para llevarse la primera manga por 6 a 3 y empezar mandando en el marcador. Acababa de dar el primer golpe, pero llegaba el momento de la verdad, en un segundo parcial donde Kachanov debía de subir su nivel.

placeholder Foto: EFE/EPA/Dave Hunt.
Foto: EFE/EPA/Dave Hunt.

Reacción y respuesta

Así fue y el ruso aumentó sus revoluciones en pista para tratar de igualar la contienda... pero el español sofocó su intento a las primeras de cambio. Nadal también subió su ritmo, especialmente desde el fondo de la pista, y sacó un repertorio de golpes ante el que Kachanov nada pudo hacer. Veía cómo le caía 'break' tras 'break' sin poder frenarlos y el español no perdió la oportunidad de aumentar su distancia en el marcador, llevándose el segundo parcial por 6 a 2.

Pero algo cambió en el tercer set. Cuando parecía que Nadal había apagado el fuego, entró en una pequeña crisis de juego que coincidió con el mejor momento del ruso en el partido. El español empezó a tener dudas con su servicio y Kachanov creció, logrando 'robarle' el primer set del torneo a Nadal (3-6) y mostrando que no estaba dispuesto a rendirse: a pesar de su mal momento, la lectura positiva es que no le perdió la cara al partido y siguió peleando pese a las adversidades.

De hecho, esa pelea que mostró en la tercera manga es la que le dio réditos en el cuarto y definitivo set. ¿Por qué? Porque el español mantuvo ese mismo nivel y Kachanov bajó, lo que le permitió romperle el saque en varias ocasiones para sellar el pase a octavos de final (6-1). Nadal mostró un gran tenis y fue capaz de superar sus dudas en sus momentos más bajos, una demostración de que mentalmente está más fuerte que nunca. Solo queda por ver si su físico le acompaña.

Meritoria victoria de Rafa Nadal ante Karen Kachanov (6-3, 6-2, 3-6 y 6-1) para meterse en octavos del Open de Australia en un partido en el que el español demostró que quiere pelear por todo. El jugador balear se enfrentaba a su primera gran prueba de fuego en el torneo 'aussie', al medirse al vigente subcampeón olímpico y que llegaba jugando un gran tenis. Nadal firmó tres sets brillantes y fue capaz de superar las dudas en el que perdió, motivo suficiente para creer en sus opciones.

Rafa Nadal Australia
El redactor recomienda