acciones en la selección de los springbooks

La polémica racista de la estrella de Sudáfrica o cómo se puede tirar un Mundial a la basura

Los Springboks, pese a ser uno de los grandes favoritos para alzarse con el Mundial de rugby, se ha visto envuelto en una polémica que podría afectar a su rendimiento deportivo

Foto: Eben Eztepeth (c) en este Mundial de Japón. (@EbenEztebeth4)
Eben Eztepeth (c) en este Mundial de Japón. (@EbenEztebeth4)

Sudáfrica terminó su participación en la fase de grupos con un rotundo 66-7 ante Canadá este martes. Con la clasificación para la fase final en el bolsillo -Argentina eliminada y Australia con dudas-, los sudafricanos se erigen como la gran alternativa a los All Blacks en el Hemisferio Sur para esta Copa del Mundo. Pero no todo han sido buenas noticias para la expedición de verde en estos días…

A finales de la semana pasada, los Springboks anunciaban que abría un proceso interno para investigar sobre un presunto caso de racismo a una de sus grandes estrellas en el presente Mundial, el segunda línea Eben Eztebeth. Lo hizo a través de un comunicado y tan solo un día después de que se conociera la decisión de la Comisión de Derechos Humanos de Sudáfrica de emprender acciones legales contra el jugador por un posible acto de abuso racista y agresión producida a finales de agosto en la localidad de Langebaan (a unos 100 km de Ciudad del Cabo).

Comunicado de Sudáfrica

"Después de nuestras conversaciones con la Comisión de Derechos Humanos de Sudáfrica, hemos instituido un proceso interno para abordar el asunto, los detalles del cual quedaron como un tema laboral entre Rugby Sudáfrica y el jugador"

Ante esta grave acusación, el segunda línea quiso defenderse a través de su página de Facebook cuando estalló la noticia: “Es completamente falso y sin fundamentos que abusé física o racialmente de alguien, como se dijo en las redes sociales. Muchos testigos pueden corroborarlo. Soy y siempre fui un verdadero embajador de esta nación multicolor y del deporte que amo”.

A día de hoy, el que fuera nominado a mejor jugador del mundo en 2013, permanece en silencio y sin hacer declaraciones ante el anuncio de su selección de abrirle un expediente interno.

La celebración “racista” desmentida

Tras conocer la decisión de la investigación interna a uno de los grandes puntales de los Springboks, el aficionado y la selección de Sudáfrica se vio envuelta en una nueva polémica con el racismo de por medio. Ocurrió a la conclusión de la victoria sudafricana ante Italia por 49-3 el pasado fin de semana. Tras casi asegurar el pase y la segunda plaza de su grupo, al salir del pasillo clásico a la conclusión de cada partido, varios jugadores de raza blanca del combinado sudafricano se reunieron para celebrar el triunfo, a su encuentro tras salir del pasillo acudió Makazole Mapimpi para unirse a ellos en la celebración pero un gesto de Francois Steyn hizo que el ala sudafricano de raza negra se diera la vuelta y emprendieron otro camino en dirección contraria a la de sus compañeros.

El vídeo de esta secuencia se viralizó y empezaron a arder las redes sociales condenando un racismo que realmente no existió como luego quisieron aclarar tanto el entrenador del equipo como el propio implicado: "Algunas personas verán algo malo en ello. Yo puedo asegurar que, como entrenador, no permitiría nunca que algo así ocurriese. No hay nada de eso en este equipo. Es un grupo muy unido", aseguraba el técnico, Rassie Erasmus.

"Todo el mundo sabe que, en una gira o en una Copa del Mundo, en un grupo de 31, hay los 15 titulares y los suplentes. Esta vez, los suplentes son llamados la 'bomb squad' (el equipo antiminas) porque entran para arreglarlo todo o porque todo va bien y es una falsa alarma. Eso fue una gracia toda la semana, especialmente en torno a Lood de Jager (suplente los dos primeros partidos). Tras el partido acudió, pero Steyn le dijo que no formaba parte de la 'bomb squad' ya que había sido titular. Mapimpi, que llegaba, vio que eran ellos así que se dio la vuelta", añadía el seleccionador nacional para explicar los hechos ocurridos.

Al ver el revuelo que se organizó con la viralización del vídeo el propio jugador también quiso aclarar la polémica celebración a través de sus redes sociales: “Mientras caminaba hacia ellos, me di cuenta de que estaban a punto de hacer su ritual de ‘bomb squad’, y que yo no era parte de ella, así que decidí que debía alejarme. No era parte de eso, pero no había nada de malo en lo que estaban haciendo: estamos unidos como equipo” aclaró Mapimpi.

Próximo objetivo: rugby femenino

Estos dos sucesos han empañado la gran labor de integración a través del rugby que ha sufrido el país sudafricano en estas últimas dos décadas (tras la victoria en el Mundial de 1995). En estos días, muchos de los aficionados a los Springboks han encontrado en este deporte otra clave de integración para conseguir regularizar la actividad deportiva en las mujeres de Sudáfrica. Todavía queda un largo camino por recorrer, pero el rugby es uno de los instrumentos más importantes para llegar a conseguir una ‘normalidad’ e igualdad de la mujer sudafricana en el deporte.

No obstante y pese a contar con equipos formados de rugby femenino, la delegación española de las leonas lideradas por José Antonio Barrio pudo comprobar en su última gira a Sudáfrica en el mes de septiembre la falta de infraestructuras, organización y medios con la que se ‘topan’ día a día las ‘Women Bocks’. Todavía tienen mucho camino por hacer para que el femenino se parezca en algo al masculino y es un tema importante sabiendo que en Sudáfrica el rugby no es sólo competición, sino una vía para unir a este complejo país.

Rugby
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios