LEDECKY YA SUMA DOS OROS EN BUDAPEST

Mireia se estrena con el freno de mano y Sjostrom logra un récord histórico

Mireria Belmonte, que no se clasificó para ninguna de las dos finales en las eliminatorias de 200 estilos y 400 libre, ha comenzado con el freno de mano puesto. Su opción de oro son los 200 mariposa

Foto: Mireia Belmonte tras su participación en los 200 estilos. (EFE)
Mireia Belmonte tras su participación en los 200 estilos. (EFE)

La primera jornada de la natación en el Duna Arena de Budapest no decepcionó. Cayó el primer récord del mundo gracias a la sueca Sarah Sjostrom que nadó el primer relevo de los 4x100 con un excepcional 51.71 convirtiéndose así en la pimera mujer en bajar de los 52 segundos en los 100 metros libres. Sjostrom apunta a ser la reina de la velocidad de estos mundiales, pero el trono en general está prácticamente adjudicado a la fabulosa Katie Ledecky, que en el primer día ya metió dos oros al zurrón.

Mireria Belmonte, que no se clasificó para ninguna de las dos finales en las eliminatorias de 200 estilos y 400 libre, ha comenzado con el freno de mano puesto. Su opción de oro son los 200 mariposa, la prueba que ya ganó en los Juegos de Río y tiene opiones de medalla en los 400 estilos, pero tanto ella como su entrenador Fred Vergnoux están firmemente convencidos de que compite mejor cuantas más pruebas nade, así que lo de este domingo fue una especie de calentamiento para la nadadora catalana, aunque ella misma admitió que había estado por debajo de sus expectativas y no se había encontrado bien. Este lunes volverá a competir en los 1.500 metros, territorio Ledecky, pero que le servirá para medir sus fuerzas de cara a la final del miércoles de mariposa.

Katie Ledecky, este domingo en Budapest. (EFE)
Katie Ledecky, este domingo en Budapest. (EFE)


La venganza de Sun Yan

La primera final que se disputó fue la de 400 metros masculinos, donde el gigante chino Sun Yan se tomó la revancha de Río. En los Juegos, el australiano Mark Horton consiguió el oro y encima le llamó tramposo por haber dado positivo en doping. Sun no es nada apreciado por sus compañeros por su carácter bravucón que le ha valido tener varios enfrentamientos con otros nadadores, pero en Budapest el público, al contrario de lo que sucedió en Río, ha obviado su pasado y no tuvo que escuchar ningún abucheo. El chino no dio opción esta vez a Horton y se coronó por tercera vez campeón mundial de los 400, igualando así a Ian Thorpe y lo celebró dando puñetazos al agua y echándole una miradita desafiante a Horton, que luego en el podio le dijo algo al oído sin que Sun esbozara una mínima sonrisa. Está claro que se la tenía jurada.

En los 400 femenino comenzó el espectáculo Ledecky que, como Sun Yang, ganó con autoridad la carrera en la que es plusmarquista mundial y consiguió su tercer título en la distancia en un Mundial. Menos de una hora después, formó parte del equipo de relevos 4x100 nadando la tercera posta con un discreto tiempo de 53,83, pero que sirvió para que Simone Manuel rematara la faena y ganar su segunda medalla de oro. Hay que tener en cuenta que Katie Ledecky no es velocista, así que tiene un enorme mérito que se mida cara a cara con las mejores del mundo. Habrá que esperar a los 800 y 1.500 para verla en su salsa y la única duda es si logrará batirse a sí misma y sus récords del mundo, que va a ganar se da por descontado.

Sjostrom, una mujer de récord. (EFE)
Sjostrom, una mujer de récord. (EFE)

Hosszu es la estrella

Katinka Hosszu también debutó y es la gran estrella, como no podía ser de otra manera, disputándose el Mundial en su casa. Cada vez que aparece por la piscina el público enloquece y se clasificó con una seguridad marca de la casa para la final de los 200 estilos donde podría batir el récord del mundo. Su marido y entrenador Shane Tusup ya se dejó ver con su gorra de Iron Lady, la marca de la nadadora que marcha viento en popa, aplaudiendo con fervor a su esposa.

Otro récord que podría caer también es el de los 100 braza, donde Tom Peaty dominó con total autoridad en la semifinal y hay claras opciones de que consiga batir su propio récord en la final.

Por parte española, además de Mireia Belmonte, la otra opción de medalla es la de Jessica Vall, que debutará en los 100 braza, donde su objetivo es clasifcarse para la final, mientras que será en los 200 donde pueda tener alguna posibilidad de ser bronce.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios