la gran obsesión de nuestra campeona

Mireia Belmonte, en busca del oro soñado para sellar la 'triple corona'

Mireia Belmonte se pone en marcha en el Mundial de Budapest con el objetivo de colgarse la medalla de oro en los 200 mariposa. Nunca lo ha logrado en esta cita en piscina larga

Foto: Mireia Belmonte, en acción. (EFE)
Mireia Belmonte, en acción. (EFE)

Tras unas primeras jornadas en las que Ona Carbonell brilló con un par de medallas de plata, aparece en escena en el Mundial de Budapest nuestra gran estrella de la natación. Arranca el deporte rey del campeonato. Mireia Belmonte entra en juego, lista para pelear en diferentes pruebas y con un claro objetivo: colgarse del cuello esa medalla de oro con la que tanto sueña. Es una auténtica obsesión para la brillante deportista española. En Hungría, tras completar una exigente preparación, está lista para afrontar con garantías una cita para ella muy especial. Nunca ganó en esta cita en piscina larga

La española afrontará seis pruebas, aunque está clara en la que tendrá el dorado metal más a mano. Las pruebas que afrontará Mireia son las siguientes: los 400 (23 julio), 800 (28 y 29 julio), 1500 libre (24 y 25 julio), 200 mariposa (26 y 27 julio), 200 estilos (23 y 24 julio) y 400 estilos (30 julio). Un calendario de extrema dureza, solo para ser afrontado por deportistas de primer nivel. Con una hoja de servicios aderezada con multitud de metales, le queda ganar un oro en un Mundial en piscina larga. El oro ganado en los 200 mariposa en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro supuso el momento cumbre de su carrera, pero quiere más, para cerrar el círculo y dejar su currículum niquelado.

En su estreno no está previsto que alcance el objetivo, porque hay dos rivales superlativas en los 400 metros. Hablamos de la estadounidense Katie Ledecky y de la húngara Katinka Hosszú. La primera ganó 4 oros olímpicos en Río de Janeiro, cinco títulos en el último Mundial y, además, es la plusmarquista mundial en esta prueba, también en los 800 y los 1500 libre. Mireia lo sabe, instalarse en el lugar más elevado del podio es una tarea casi imposible, pero su estreno le servirá para ir adquiriendo ritmo competitivo para lo que vendrá después.

Un expediente perfecto

El año pasado, tras los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en los que sumó dos metales, se marcó como objetivo estar en los de Tokio en 2020. Con 26 años de edad, en plena madurez deportiva, manifestó posteriormente que no quería obsesionarse con la siguiente cita olímpica, sí en ir quemando etapas a medida que los retos aparecieran en el camino. Fred Vergnoux, su exigente entrenador, se marcó como objetivo que su pupila se colgara un oro en una gran cita y el trabajo dio sus frutos. Pero falta dar un paso más para que Mireia tenga el expediente perfecto, ganar un dorado metal en Budapest es casi una obsesión.

Con la velocidad de crucero activa ya desde hace años, reconocía Mireia antes de iniciar su participación en Budapest que "mi gran objetivo siempre fue ganar un oro olímpico y ya lo tengo en mi poder. Sin embargo, no quiero retirarme de la competición sin tener todos los oros posibles", y le falta conseguirlo en esta competición. En la prueba de los 200 mariposa tendrá su gran oportunidad para certificar la 'triple corona' —triunfar en las tres grandes citas de la natación—, aunque en esta prueba las nadadoras niponas (Suzuka Hasewaga e Hiroko Makino) han estado mejor a lo largo de este año. En los 400 estilos también tratará de colgarse un metal, aunque es una prueba que domina Hosszu.

En la imagen, Jessica Vall. (EFE)
En la imagen, Jessica Vall. (EFE)

Jessica Vall

Hace dos años, una inoportuna lesión en un hombro la alejó del Mundial, por lo que afronta el actual con una motivación especial, "con muchísima ilusión", según reconoció Mireia. Ha trabajado a conciencia, la gloria de Río de Janeiro quedó en el olvido. De ello se ha encargado, para que afronte este Mundial igual de preparada, con la misma ilusión, su entrenador. Hace unos días manifestó Fred Vergnoux que "odio que se diga que en el año postolímpico, el deportista se relaja. Lo digo porque esa no es nuestra mentalidad; cuando acaba algo, empieza otra cosa...". "Mireia es campeona olímpica para siempre, pero eso no le garantiza que repita éxito en este campeonato. Hay que volver a entrenar y punto", enfatizó.

[Más noticias de natación]

No es Mireia la única que entra en juego con el inicio de la natación. Entran en liza Jessica Vall (100 y 200 braza), Jimena Pérez (800 y 1500 libre) y África Zamorano (100 y 200 espalda); así como Hugo González (100 y 200 espalda; 400 estilos), Antonio Arroyo (800 y 1500 libre), Joan Lluís Pons (200 mariposa, 400 estilos) y Miguel Durán (400 libre). Es la primera, Vall, la que cuenta con serias opciones de hacer historia en los 200 braza, prueba en la que tiene posibilidades de subirse al podio de los mejores. Jessica ha desvelado que se siente "mejor preparada, tengo más confianza y mi fuerza mental es mayor" que en los Juegos de Río.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios