Guillermo Arizcorreta, el Jorge Mendes de los caballos
  1. Deportes
  2. Otros deportes
MONOPOLIZA LAS MEJORES MONTURAS de ESPAÑA

Guillermo Arizcorreta, el Jorge Mendes de los caballos

De jockey aficionado a convertirse en el preparador de caballos de carreras más reputado del país en apenas una década y partiendo de la nada

Foto: Arizcorreta posa en uno de sus patios en el Hipódromo de la Zarzuela, en Madrid (Foto: S. Fenoll)
Arizcorreta posa en uno de sus patios en el Hipódromo de la Zarzuela, en Madrid (Foto: S. Fenoll)

"¿Qué cómo puedo explicarte la importancia de Arizcorreta en el turf español? Digamos que si vas al hipódromo y no apuestas por alguno de sus caballos, o eres muy listo y sabes algo que los demás desconocen, o eres tonto de remate".

La frase corresponde a un periodista experto en hípica, pero podría haberla firmado cualquiera que sepa cómo están las cosas en el mundo del caballo. Y es que el donostiarra Guillermo Arizcorreta se ha convertido en la referencia entre los preparadores de caballos de carreras. Como Jorge Mendes, factótum de la representación futbolística, Arizcorreta no solo cuenta más monturas que nadie, setenta, sino que además proceden de cuadras como la Popular, Rocío o Aterpe, todas ellas reconocidas por su ojo para seleccionar futuros campeones. Incluso algún ex ministro, de gran vocación hípica, le ha confiado las joyas de su corona.

placeholder (Enrique Villarino)
(Enrique Villarino)

Todo lo ha construido desde cero. No mamó la afición en casa, como sucede en muchas familias vascas, sino que se la encontró en el colegio, de la mano de dos amigos que le llevaron a la hípica de Oiartzun. Allí se destapó como gentleman rider, o jockey amateur, de los que fue campeón nacional entre 1997 y 2000. "Eso sucedió mientras estudiaba Dirección de Empresas, pero la cosa me gustó realmente y, al terminar la carrera, cogí a mi novia -ahora esposa- y me la llevé a Inglaterra", explica el preparador.

Allí aprendió junto a Luca Cumani, uno de los preparadores más afamados de la historia de este deporte, donde asimiló que la principal diferencia entre España, Francia e Inglaterra es el tamaño de los mercados: "Allí hay más público, más tradición, más apuestas, y por lo tanto van los mejores caballos, pero a nivel de preparación e instalaciones no tenemos nada que envidiarles", concede Arizcorreta.

Arizcorreta ganó la temporada pasada 32 carreras en Madrid que se suman a las 18 que conquistó en Francia

Cuando volvió a España, ya formado al máximo nivel, la fortuna se puso de su lado: Mauricio Delcher, maestro de maestros, acató la jubilación y dejó un enorme agujero en la preparación de potenciales campeones. Durante los últimos diez años, el grueso de los grandes propietarios se han ido decantando por sus servicios, por los que cobra en torno a 1.200 euros mes/caballo, más el 10% de los premios que consiga en competición. En 2011 Arizcorreta adelantó a Delcher en victorias y, desde entonces, nadie ha conseguido destronarle en Zarzuela.

Así las cosas, su figura ha despertado cierto recelo entre los preparadores, que consideran su posición cercana al monopolismo. El consenso asegura que presentar hasta tres purasangres del mismo preparador a una carrera empobrece el espectáculo al tiempo que la mayoría reconoce que Arizcorreta no es culpable activo, dado que son los propietarios quienes buscan al mejor entrenador posible para su montura.

placeholder (Enrique Villarino)
(Enrique Villarino)

La situación se agrava un poco más porque los mejores jockeys están con Arizcorreta; en especial el checo Vaclav Janacek, con el que tiene un contrato de exclusividad ligado a sus caballos; esto es, si uno de ellos compite, entonces Janacek ha de montarlo. Si no, puede escoger cualquier otra montura. Janacek es una de las claves del éxito de Arizcorreta, ya que ha liderado la clasificación de ganancias en Zarzuela tres de los últimos cinco años, quedando en segundo lugar las otras ocasiones. "Janacek es el mejor y está con el mejor preparador, es pura lógica. Si no fuera Guillermo, seguramente se iría con otro", relatan fuentes del hipódromo.

Trabajo y talento

Más allá del talento y el trabajo, Arizcorreta cree que no hay fórmulas mágicas: "Aplico mi método y trato que los caballos vayan más rápido cada día. La clave, quizá, está en interpretar qué necesita cada caballo, porque lamentablemente no hablan", dice entre risas. Sostiene el guipuzcoano que ni él mismo sabe cuándo un caballo va a ser un ganador, sino que es necesario observar su comportamiento en carrera, ya que unos prometen para luego desinflarse ante la exigencia y viceversa.

placeholder Arizcorreta junto a Argüero, uno de sus purasangre estrella
Arizcorreta junto a Argüero, uno de sus purasangre estrella

Explica Arizcorreta que lo primero que busca en un animal es que esté sano, que aguante sin lesionarse en una modalidad, el turf, especialmente agresiva con las extremidades, además de fijarse "en los aplomos, ya que es crucial fisiológicamente que la pisada sea recta". La genética, por supuesto, es un indicador de la carrera de un caballo, y quizá el que más influya en el precio, si bien no garantiza nada: "Es lo bonito de este deporte, que mucha gente se gasta pastones en un caballo para ver cómo les superan, una y otra vez, otros más baratos", dice.

En estos momentos Arizcorreta y los más de veinte trabajadores -con los que departe por igual en inglés, español y euskera- de su cuadra trabajan como Jorge Mendes, reponiendo las unidades de negocio que se han ido a otros países. Para la próxima temporada de Zarzuela, que suele arrancar el último fin de semana de marzo, el vasco tiene dos comodines en preparación. Uno es Argüero, de Cuadras Rocío, un purasangre de dos años que el año pasado ganó cuatro de las cinco carreras que disputó. "No destaca ni por físico ni por pedigrí, pero es un animal muy serio, que sabe lo que tiene que hacer. Ha aprendido rápido su oficio y eso le ha servido para destacar entre su generación". Aunque Argüero solo costó 10.000 euros, el próximo año correrá en las citas importantes del calendario.

La otra bala de plata es Boston Charm, una potra de dos años de Whylard-Valladolid con un cambio de ritmo eléctrico, que ha ganado todo lo que ha corrido, "y que demuestra en carrera cosas que no le habíamos visto en los entrenamientos, lo que es una gran noticia". Por último, Arizcorreta tranquiliza a los fánaticos que temen su marcha a Francia o Inglaterra: "Competiremos en Francia, pero con base en Madrid. Sería bonito vivir la experiencia, pero con la proyección que estamos teniendo, mi futuro está en España", concluye.

El redactor recomienda